martes, junio 22, 2021
InicioEn la brechaLas tensiones sirven para abrir nuevos caminos. Informe final sobre las religiosas...

Las tensiones sirven para abrir nuevos caminos. Informe final sobre las religiosas de EE.UU.

Éxodo 127
– Autor: Isabel Gómez Acebo –

El cardenal Braz de Aviz y Mons. José Rodríguez Carballo, ofm, presentaron en Roma el informe final de la Visita Apostólica sobre las religiosas de los Estados Unidos. El informe es una descripción de la situación actual de las religiosas en la nación norteamericana -unas 50.000; eran 125.000 a mediados de los 60, y con una media de 70 años-. En total se han visitado 341 institutos a los que pertenecen estas 50.000 religiosas.

La madre María Clara Millea, ascj., japonesa, como Visitadora Apostólica, lo ha llevado a cabo con un sistema de  “entrevista de hermana a hermana“ para facilitar el diálogo, siguiendo el modelo de la visita que la Virgen María hizo a su prima Isabel. El Informe asegura que las religiosas tienen un gran aprecio por el carisma de sus fundadores y por la historia de sus Institutos y Congregaciones, después de constatar que la vida religiosa femenina en Estados Unidos sufre una crisis vocacional, palpable en la mayor parte de las congregaciones. Se da la circunstancia de que las vocaciones que surgen son de mujeres que desean recibir una mayor formación espiritual.

El texto advierte que es necesaria la implicación de la Iglesia en el fomento de nuevas vocaciones, aunque reconoce que algunas Congregaciones han suspendido sus esfuerzos para lograr nuevas novicias.

La relación entre las religiosas y obispos recibe también una atención prioritaria en el informe. Se apela a la voluntad del papa Francisco de actualizar el documento Mutuae Relationes sobre dicha materia. Se pide a las religiosas aceptar el deseo de la Iglesia de desarrollar un diálogo honesto y fructífero. Se afirma que las tensiones están siempre presentes allí donde hay vida genuina y no deben interpretarse como hostilidad sino como una oportunidad para la reflexión teológica que abra nuevos caminos a la presencia de la vida de las religiosas en el seno de la Iglesia.

 

NUNCA ES TARDE SI LA DICHA ES BUENA

Al fin, tras cinco años de sufrimiento, angustia y confrontación entre el Vaticano y las congregaciones religiosas norteamericanas se ha hecho la luz y se han levantado las espadas que estaban en alto. Tengo la impresión de que la figura del papa Francisco y los nuevos nombramientos al frente de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, el cardenal Joao Braz de Aviz (que nunca se mostró a favor de la forma en la que se había llevado la visitación) y el secretario Rodriguez Carballo han tenido influencia en los nuevos modos. Los tres siguen la línea que marcó el Concilio Vaticano II y que es radicalmente distinta de la de su predecesor en el cargo, el cardenal Rodé, muy restauracionista.

El hecho de que el informe sobre la visitación se haya hecho con seis personas, tres hombres y tres mujeres, tras la mesa presidencial, ya dice mucho. Sobre todo porque dos de las mujeres eran Sharon Holland, representante de la LCWR, un grupo de religiosas que suma el 80% del total, y Agnes Mary Donovan, presidenta de CMSWR, que supone el otro 20%, en su mayoría contemplativas. La tercera era aún más significativa, pues era la religiosa Clare Millea, a la que Roma había encargado que llevara a cabo la famosa visitación. Cuando le tocó hablar, en un momento dado, se le quebró la voz y casi se echó a llorar, una demostración de lo duro que había sido para su persona el cargo que había asumido por obediencia.

Aparte de la emoción esta mujer tuvo la valentía de defender a las religiosas y órdenes que se habían opuesto a la investigación. Hace falta mucho valor, dijo, para resistirse a un poder omnímodo que te puede cambiar la vida pero es un camino necesario que hay que seguir si es el que te pide tu conciencia.

La idea inicial era que las monjas no conocieran el resultado de la investigación, una práctica horrible que ha seguido el Vaticano con frecuencia pero que, en este caso, ha marcado un antes y un después, ya que cada congregación podrá tener acceso al documento.

Ya no se mencionan las condenas de que las religiosas habían caído en el “feminismo radical”, un cajón de sastre que sirve para condenar las legítimas demandas de las mujeres, y en el “secularismo”, posiblemente porque a Roma le parecía mal que algunas monjas se unieran a las protestas contra la guerra, el trato a los emigrantes… Se ha pasado de puntillas sobre dos palabras muy favorecidas por los documentos vaticanos, el tema de la “complementariedad sexual” y el “genio de las mujeres” porque, al fin y al cabo, nos colocaba como el “otro”, inferior frente al varón que es la norma. Los dos sexos tenemos la misma dignidad que nos ha sido conferida por el bautismo, y los diferentes dones o carismas que ostentamos en la Iglesia nos son dados por el Espíritu y no por patrones de sexo o raza.

Empezaba el título de esta entrada con “Nunca es tarde si la dicha es buena”. Es cierto que ha cesado el clima de confrontación con lo que es positivo, pero el dolor queda y los responsables tienen que darse muchos golpes de pecho por el daño inflingido. Si esta triste historia vale para que se instaure un auténtico espíritu de colegialidad, fraternidad y cooperación en la evangelización entre todos los cristianos, algún fruto se habrá conseguido. Serán los consabidos renglones torcidos de Dios.

PREMIO A LAS RELIOSAS NORTEAMERICANAS – LCWR

 

Las monjas estadounidenses recibieron el premio “Herbert Haag” 2013. El premio les fue entregado como reconocimiento por su compromiso a favor de los pobres, de los sectores marginados y débiles de la sociedad “y por la reflexión sobre los signos de los tiempos a la luz del Concilio Vaticano II”, por lo que las monjas se han convertido en “un pilar” de la Iglesia estadounidense.

La Fundación del premio indica que “las acusaciones no han tenido fundamento y representan el resultado de un proceso de investigación que no tiene transparencia”. Además, añade que “muchos católicos, sobre todo en los Estados Unidos, han visto la intervención de la Congregación para la Doctrina de la Fe como algo escandaloso”. Ahora llega el premio de la Fundación Herbert Haag por la libertad en la Iglesia. Este reconocimiento pretende honrar la memoria del ­teólogo Haag (1915-2001), insigne biblista y reputado profesor en Tubinga.

 

Buscador


Para mantener este portal y seguir ofreciendo en abierto gratuitamente su contenido, la revista ÉXODO te agradece sinceramente tu colaboración voluntaria.

Si estás interesado/a en recibir la revista Éxodo en papel, puedes hacer:

  • Suscripción anual: 5 números: 35 € España, 40 € Extranjero.
  • Adquirir números sueltos:
    7 € + costes de envío.