miércoles, diciembre 2, 2020
Inicio Editorial Elecciones 2008, otra política es posible

Elecciones 2008, otra política es posible

Éxodo 92 (ener.-feb.’08)

Nadie a estas alturas debería ignorar la innegable trascendencia de este gesto ciudadano. De nosotros y nosotras va a depender el reforzamiento de un marco de convivencia más justo y compasivo donde se encuentre adecuadamente representada la rica pluralidad cultural, política, territorial, moral y religiosa de este país. Donde, frente a todo partidismo corporativista y el descarado recorte y privatización de los servicios públicos, se garanticen los derechos básicos de todos los ciudadanos y ciudadanas, singularmente de aquellos sectores más frágiles y desprotegidos.

No podemos abordar, en el reducido espacio de estas páginas, todos los aspectos que hacen de esta convocatoria electoral un acontecimiento singular e irrepetible. Hemos tenido que elegir, dejando en la CPU del ordenador, capítulos importantes que nos hubiera gustado tratar con mayor detenimiento, como la Ley de Elecciones, tan injusta y desequilibrada, (¡cómo seguir confiando nuestro destino, a estas alturas del s XXI, a unos criterios de representatividad tan partidísticamente desproporcionados como los que sustentan la Ley d’Hont, o la inseguridad que, en el fondo, respira el sistema de listas cerradas!), o como el mismo balance que se merece la última legislatura, al menos desde sus leyes sociales más emblemáticas.

Pero, con ser importante todo esto, nos ha parecido más urgente y original centrar nuestra reflexión en “algo que es previo” y que está a la base del mismo proceso electoral. Nos referimos justamente en esa realidad compleja y problemática que ha sido convocada a elecciones. Es decir, nos referimos a esa realidad cotidiana, pegada firmemente a la vida de todas las personas, que, por debajo de cualquier proceso electoral, sigue tozudamente lanzando sus retos y desafíos tanto a la convivencia ciudadana como a la iniciativa programática de cualquier política partidista.

En esta ocasión, vamos a asomarnos a esta realidad desde un doble ángulo. En primer lugar, desde la luz que proyectan las ciencias socioanalíticas sobre algunos indicadores esenciales de la sociedad en que vivimos como son la renta y la pobreza, el trabajo y el empleo, el gasto público, la sanidad, la educación y la vivienda, la seguridad y la justicia. Y, en segundo lugar, desde algunos criterios básicos que nos permitan enjuiciar esta situación en el presente y proyectarla hacia el futuro, entre los que nos parecen determinantes la participación ciudadana y la opción por lo público, los Derechos Humanos, el cambio climático y la presencia del fenómeno religioso.

Esperamos, desde este enfoque, contribuir a crear una mayor honestidad con la realidad en que vivimos y a acrecentar la participación ciudadana en la solución de los problemas que a todas y a todos nos afectan.

Buscador

Los más populares

¿Democracia y des- igualdad?

Miguel Ángel de Prada   RODRIGUEZ LÓPEZ, E., LA POLÍTICA CONTRA EL ESTADO. Sobre la política de parte, Traficantes de sueños, Madrid 2018. Quizá se haya encontrado...

¡A ‘esa derecha’ no están los cielos¡

Miguel Ángel de Prada Últimamente la COVID-19 lo invade todo. Hablan de ella políticos, intelectuales, famosillos y hasta cardenales. Y, ¿dónde encontrar mejor cátedra que...

Por qué Black Lives Matter es el último antídoto contra el Trumpismo

Tim Libretti Escritor y profesor (Chicago) Encuestas recientes indican que un número abrumador de estadounidenses, cerca del 75%, apoyan las protestas, inspiradas en el asesinato de...

Movimientos ciudadanos postcoronavirus

Carta contra el Hambre Alianza Global Convida20 Evaristo Villar Son muchas las personas, entre ellas el papa Francisco, preocupadas por el panorama desolador que está dejando, particularmente...

Comentarios recientes