¿RETORNO A LA CRISTIANDAD O CONVERSIÓN AL EVANGELIO?

Varios Autores

Éxodo (junio- julio) 2011
– Autor: Varios Autores –
 
¿Retorno a la situación de cristiandad o conversión a las exigencias del Evangelio? Desde los movimientos de Iglesia de Base no cabe alternativa: la cristiandad es una forma histórica que ha adoptado la institucionalización eclesial; el Evangelio es el mensaje programático. Pero la dificultad, como casi siempre, está en la práctica. Confesamos de entrada que cuando hablamos de la Iglesia no excluimos nada de su cuerpo social, aunque, por el peso institucional y mediático que acapara, tengamos que referirnos mayormente a la jerarquía.

Hoy día se habla, más que nunca, de la vuelta de la Iglesia no al Evangelio, sino a sus cuarteles de invierno. El filósofo y analista Paolo Flores d’Arcais quiere ver en un gesto aparentemente rutinario, como el traslado del cardenal Angelo Scola desde Venecia a Milán, un paradigma de lo que se quiere en el vaticano para la Iglesia actual: de una parte, el papa Ratzinger trata de presentar a Scola como su legitimo heredero de cara a la sucesión (una especie de investidura), y, de otra, pretende fortalecer en la Iglesia los movimientos más integristas –como los catecumenales, los carismáticos y Comunión y Liberación– precisamente en Milán donde aún aletea el espíritu de apertura conciliar impulsado por el cardenal Martini. Más al fondo, apunta de nuevo el objetivo malogrado en Ratisbona de crear con los sectores más conservadores del monoteísmo judío e islámico una triple Santa Alianza contra la modernidad secular y atea, que, según la mentalidad de Benedicto XVI, está paganizando y sumiendo en el relativismo cultural y el vacío espiritual a la sociedad occidental.

Por su parte, la jerarquía eclesiástica española no ha dejado de dar señales en las últimas décadas de su particular deriva nacionalcatólica. No en vano la “transición religiosa” se sigue considerando una de las asignaturas pendientes de la transición democrática en España. Algunos datos de última hora junto a otros de la pasada década confirman suficientemente esta impresión: su posicionamiento moral frente a leyes aprobadas en el Parlamento (matrimonio homosexual, educación para la ciudadanía, interrupción voluntaria del embarazo, muerte digna, etc.); manifestaciones en las calles presididas por los obispos donde se defiende abiertamente un modelo único de familia, la presencia de la religión católica en la escuela pública, la subvención estatal de la misma Iglesia; reiterados viajes de Benedicto XVI, subvencionados en su mayor parte por el erario público, con el intento de recatolizar desde España la secularizada sociedad europea y latinoamericana; mantenimiento de medios de comunicación sectarios y oscurantistas (Cope, tv13), mientras se silencia la voz de la disidencia y se guarda silencio ante la crisis o la corrupción política.

A la vista de este panorama, la conversión al Evangelio es urgente y condición necesaria de supervivencia de la comunidad eclesial. La sangría creciente que supone el abandono juvenil es alarmante: según el Instituto de la Juventud, en los diez últimos años se ha reducido del 30 al 10% el número de jóvenes que se considera practicante; y, según Metroscopia (julio 2011), la confianza que inspiran los obispos en la ciudadanía es la más baja de todas las instituciones del país.

En estas páginas vamos a defender la vuelta directa al Evangelio desde la situación histórica que estamos atravesando: secularizada, multicultural y posmoderna; en búsqueda constante del sentido de la vida y la muerte pero reivindicando firmemente los mayores logros de modernidad, reflejados en las distintas generaciones de los derechos humanos, y aplicados con actitud compasiva. Otra Iglesia, ya esbozada en la teología de la liberación y las comunidades de base, que se reclama seguidora de Jesús de Nazaret y de su Evangelio, a contracorriente de una Iglesia secuestrada por una jerarquía, cada vez más aislada, que parece haber perdido el rumbo del mensaje de Jesús.