LA MADEJA, ESPACIO DE CONEXIÓN

Varios Autores

Éxodo 96 (nov.-dic.’08)
– Autor: Varios Autores –
 
La Madeja es un “Espacio de conexión” entre cooperativas de diversos sectores profesionales: psicología, sociología, antropología, biología, periodismo, informática, educación social…

Este “espacio de conexión” surgió en Madrid en 2003 como consecuencia de una estrategia diseñada por cooperativas que a finales de los 90 nos empezamos a cruzar en los mismos territorios laborales (principalmente de intervención social). Tuvimos la oportunidad de ir viendo que compartíamos los planteamientos ideológico-políticos que encerraban tanto los proyectos que desarrollábamos, como el modelo de organización y funcionamiento interno del equipo.

En estos inicios cada cooperativa nos debatíamos entre varios “polos de tensión”: ¿ser equipos pequeños o grandes? ¿Conservar la democracia interna o primar la eficacia en la gestión? ¿Beneficio social o económico? ¿Somos trabajadoras o empresarias? ¿Cooperación o competencia con otros equipos?

Compartiendo estas reflexiones fuimos capaces de minimizar estas tensiones construyendo modelos de autoorganización colectiva y democracia económica.

Aquella estrategia pasaba por fomentar el trabajo en red entre equipos autónomos, independientes, dueños de la toma de decisiones y de los medios de producción, desde la libertad de elegir con quién trabajar y sobre qué trabajar. Y todo esto huyendo de la creación de estructuras pesadas que encorsetasen la fluidez de las relaciones. No queríamos crear un espacio de coordinación, queríamos facilitar un Espacio de conexión.

Con estas premisas se realizó, en la primavera de 2003, el I Encuentro de La Madeja. Nos juntamos 79 personas de 21 equipos, de los cuales 8 eran cooperativas de trabajo asociado.

Desde este I Encuentro hasta la actualidad se han realizado un montón de iniciativas intercooperativas.

Cabe destacar las apuestas por compartir un mismo espacio. Actualmente existen dos “nodos” en los que varias cooperativas compartimos local y con ello recursos comunes.

En 2006 se creó la página web de La Madeja donde se intercambia información, y sirve de espacio de difusión de los equipos participantes en la red.

Se han realizado otros tres encuentros más (2006, 2007 y 2008) donde se ha compatibilizado la profundización de aspectos políticos y técnicos así como la incorporación de nuevos equipos a la red. En el último encuentro participamos 115 personas de 37 equipos, 25 de ellos cooperativas.

Muchas de las personas que hemos ido confluyendo en esta red tenemos una trayectoria asociativa o de participación en los movimientos sociales madrileños. Este bagaje, así como el convencimiento de que se puede construir otro mundo también en el terreno de lo laboral, nos lleva a elegir el modelo cooperativo, por lo que tiene de apuesta por la economía social, que supone una alternativa al modelo de empresa capitalista tradicional.

Las interacciones de estos últimos años han supuesto momentos de gran empuje para la red, pero a la par se han sucedido momentos de menos interacción colectiva, de pocas iniciativas para seguir creando red, de procesos complicados en la gestión conjunta de proyectos, de lentitud para algunas y sensación de vértigo para otras…

Y con el bagaje recorrido hemos ido matizando la expresión Espacio de conexión. Con ella queremos connotar a La Madeja como una manera de hacer cooperativismo en red, hablamos de un modus operandi no de una estructura de representación. Esta manera de hacer se basa en: la transparencia, entendida como la explicitación de los compromisos e intereses; la corresponsabilidad, para seguir creando modelos colectivos de autoempleo válidos y funcionales; las alianzas coyunturales, donde cada equipo elige lo que quiere hacer y con quién lo comparte; la independencia, evitando estructuras de coordinación fomentando la implicación autónoma; los liderazgos móviles, desde la corresponsabilidad y la independencia para “tirar del hilo”; la creación de espacios de reflexión para avanzar en posicionamientos políticos y técnicos que nos hagan fuertes; la cercanía a través de locales compartidos como puntos de encuentro y comunicación constante; el beneficio mutuo, para que todas salgamos ganando, cada cual con lo que necesita…

Todo esto nos permite poder hacer proyectos de mayor impacto, al compartirlos y ser “grandes”. Permite la especialización de las personas dentro de los equipos, al crear grupos de trabajo y estudio intercooperativo. Permite no “perder” proyectos, al ir traspasándolos a equipos que empiezan. Permite la consolidación de equipos nuevos, al tener apoyo para comenzar. Permite la consolidación del modelo cooperativo, al apoyarnos mutuamente en la creación de herramientas de gestión. Permite el fomento del cooperativismo, al ser capaces de aprender y sistematizar nuestra experiencia para poder compartirla. Permite la mejora de las condiciones laborales, al ser muchas las que luchamos por ello juntas (en el año 2006 participamos en la elaboración del I Convenio Colectivo de Intervención Social de la CM. Actualmente está impugnado por otras patronales del sector). Permite, al menos intentar, hacer visible otro modelo del cooperativismo en Madrid. Permite participar en proyectos colectivos de finanzas éticas: Coop57. Permite…

La Madeja es, sobre todo, un catalizador de relaciones.

Más información en www.lamadeja.net