miércoles, septiembre 22, 2021
InicioActualidadLa religión en la escuela. La posición de la nueva Ley de...

La religión en la escuela. La posición de la nueva Ley de educación

Aunque el título podría hacer albergar la esperanza de que algo hubiera cambiado con la nueva ley de educación (LOMLOE), la realidad es que las decisiones que se toman en este nuevo marco normativo se corresponden en lo esencial con lo que ya se estableció en la LOGSE, en el 90, y en la LOE en el 2006. En esta vuelta a posiciones anteriores se identifica el patrón que explica los vaivenes: los cambios de gobierno entre ejecutivos progresistas y conservadores. Efectivamente, el estatus de la asignatura de religión es uno de los temas que se modifica en cada ley orgánica de educación, dado su esencial carácter ideológico.

Comencemos por aclarar que la razonable demanda de dejar la enseñanza de la religión fuera de la escuela, como correspondería a un estado aconfesional (y laico[1]El Tribunal Constitucional hace equivalentes estos términos en varias sentencias (46/2001, 128/2001, 101/2004, 128/2007, 34/2011, 51/2011). tampoco encuentra respuesta en la LOMLOE, de nuevo con el argumento de que ello exigiría la derogación del Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre Enseñanza y Asuntos Culturales de 1979, si nos referimos a la confesión católica.

El principal avance de la LOMLOE es acabar con la perversión de considerar que la formación moral y ética debe ser la alternativa formativa de los alumnos y alumnas que no estudian religión. Como hace casi treinta años reflejé en el título de un breve artículo “Bueno o católico, usted elige”, es inadmisible que en una escuela pública se considere que los valores democráticos no sean aprendizajes básicos para todo el alumnado. La LOMLOE establece una asignatura de “Valores cívicos y éticos” que se impartirá en un curso tanto en Primaria como en Secundaria Obligatoria con el fin de reservar un espacio de conceptualización ética de la experiencia moral que debe trabajarse en todas las materias. La Religión no tendrá por tanto una “asignatura espejo”. También es un logro que, como en las leyes progresistas anteriores, la calificación de la asignatura de Religión no cuente en la nota media, y no vaya por tanto a ser un mérito, como venía sucediendo, en la obtención de becas, en la EBAU o en otros procesos académicos.

El estatus de la asignatura de religión es uno de los temas que se modifica en cada ley orgánica de educación

Sin embargo, se mantiene no solo la posibilidad de que los centros educativos impartan la asignatura de Religión, sino que su oferta es obligada. Es decir, todo centro escolar tiene que incluir esta materia en su curriculum, si bien es de libre elección para el alumnado. Esto mantiene vigente un estatus de privilegio de la Conferencia Episcopal que resulta difícilmente admisible. La Conferencia decide el curriculum de la asignatura de Religión, hurtando a los cauces democráticos su aprobación[2]Los Reales Decretos de Enseñanzas Mínimas en los que se establece el curriculum obligatorio para todos los estudiantes españoles se somete a informe del Consejo Escolar del Estado y el Consejo de … Continue reading, contrata y despide a los y las docentes que la imparten utilizando criterios ajenos a la normativa laboral y que responden a la moral católica, pero es el Estado el que paga a este profesorado. Creo que no es necesario más comentarios.

El antecedente de los acuerdos con la Santa Sede dio lugar a los que se firmaron en 1992 con otras confesiones[3]El Estado español tiene acuerdos firmados con las Iglesias evangélica, judía e islámica.. Es positivo que estos acuerdos redujeran el agravio comparativo, que no obstante sigue existiendo ya que las condiciones para la impartición de las religiones distintas a la católica son más exigentes que para esta última. Pero consideramos un error que, en vez de cuestionar la presencia de cualquier religión en la escuela, la existencia de los acuerdos con la Iglesia católica haya arrastrado y consolidado la misma lógica para otras confesiones.

Es importante dejar claro que defender que la educación en la fe es una tarea que no corresponde a la escuela no significa estar en contra de que el curriculum garantice una adecuada comprensión del hecho religioso, sin la cual es difícil entender al ser humano y la evolución de la sociedad y la cultura. Los aprendizajes necesarios para ello deben estar presentes en distintas materias y, en algún momento, como en la LOGSE, se diseñó además una asignatura optativa, “Sociedad, Cultura y Religión”, sumamente sugerente.

Defender que la educación en la fe es una tarea que no corresponde a la escuela no significa estar en contra del hecho religioso

Un interesante documento publicado por el Consejo de Europa en 2015 “Señales-Políticas públicas y prácticas para la enseñanza de las religiones y las cosmovisiones no-religiosas en la educación intercultural”[4]Jackson, R. (2015). Señales –Políticas públicas y prácticas para la enseñanza de las religiones y las cosmovisiones no-religiosas en la educación intercultural. Consejo de Europa. … Continue reading, supone un avance en una visión ecuménica de la experiencia religiosa que destaca además la exigencia de hacer de las religiones una vía de diálogo y entendimiento en una sociedad intercultural en vez de un motivo de violencia y segregación. Tengo conocimiento de que la Conferencia Episcopal está trabajando para incorporar este enfoque en el nuevo curriculum que está elaborando como desarrollo de la LOMLOE y me alegro personalmente de esta evolución. Lo que sin embargo no anula los problemas analizados hasta aquí.

Como cristiana y como ciudadana lamento que la satisfacción que sin duda siento por las decisiones de la LOMLOE respondan a un logro en realidad tan poco ambicioso. Es triste comprobar que, desde la primera ley de educación de la democracia de 1985 –la LODE–, la normativa se mueva en estos márgenes tan limitados e irracionales. Por ello valoro y apoyo la tenacidad de la Comisión de Laicidad de Cristianas y Cristianos de Base de Madrid, cuyo manifiesto de marzo de 2020 “Por una escuela pública y laica. Religión fuera de la escuela”[5]El manifiesto puede encontrarse en la página de CCB-Madridhttps://www.iglesiadebasedemadrid.org/spip.php?article139 suscribo en todos sus términos.

Notas

Notas
1 El Tribunal Constitucional hace equivalentes estos términos en varias sentencias (46/2001, 128/2001, 101/2004, 128/2007, 34/2011, 51/2011).
2 Los Reales Decretos de Enseñanzas Mínimas en los que se establece el curriculum obligatorio para todos los estudiantes españoles se somete a informe del Consejo Escolar del Estado y el Consejo de Estado.
3 El Estado español tiene acuerdos firmados con las Iglesias evangélica, judía e islámica.
4 Jackson, R. (2015). Señales –Políticas públicas y prácticas para la enseñanza de las religiones y las cosmovisiones no-religiosas en la educación intercultural. Consejo de Europa. https://book.coe.int/en/human-rights-democratic-citizenship-and-interculturalism/6869-pdf-senales-politicas-publicas-y-practicas-para-la-ensenanza-de-las-religiones-y-las-cosmovisiones-no-religiosas-en-la-educacion-intercultural.html
5 El manifiesto puede encontrarse en la página de CCB-Madridhttps://www.iglesiadebasedemadrid.org/spip.php?article139

Buscador


Para mantener este portal y seguir ofreciendo en abierto gratuitamente su contenido, la revista ÉXODO te agradece sinceramente tu colaboración voluntaria.

Si estás interesado/a en recibir la revista Éxodo en papel, puedes hacer:

  • Suscripción anual: 5 números: 35 € España, 40 € Extranjero.
  • Adquirir números sueltos:
    7 € + costes de envío.