martes, octubre 19, 2021
InicioEditorialGRITO DE LA TIERRA

GRITO DE LA TIERRA

Éxodo 103 (marz.-abr.’10)
– Autor: Varios Autores –

Hasta hace poco se pensaba que la hambruna que sufren más de un millar de millones de personas era consecuencia de la injusta distribución de los recursos de la Tierra que hace el mercado capitalista neoliberal. Y los datos que arroja el PNUD 2007 confirman esta verdad: mientras un 20% de la población mundial absorbe el 82,4% de la riqueza, el 20% de los más pobres recibe sólo el 1,6%. El sistema capitalista neoliberal ha creado un archipiélago de riqueza, rodeado de un mar de miseria.

Pero esta escandalosa constatación no explica toda la realidad que nos afecta. Siendo cierta la codicia en la distribución de los recursos, el fenómeno de la precariedad de alimentos va más al fondo, afecta a las raíces de la misma producción. La Tierra, origen de los recursos para la vida, está siendo sometida por la acción humana a la misma lógica de explotación irracional que se hace sobre la persona humana y los pueblos sometidos. Nuestro Planeta azul ha llegado al límite de su capacidad de reposición de los recursos necesarios para la vida. Si la acumulación y la usura van agrandando cada día la brecha entre ricos y empobrecidos, la explotación irracional e interesada de la Tierra está siendo causa del ecocidio que provoca el cambio climático y trastrueca el equilibrio conseguido para su propia regeneración. ¿Cómo no ver en todo esto la consecuencia de la desvinculación con las fuentes de la vida que ha causado la era de la globalización del capital?

Los datos que nos van ofreciendo los científicos que siguen día a día el estado del Planeta son realmente preocupantes. De una parte, en 2008 la Tierra sobrepasó en un 30% su capacidad de reposición normal de recursos, lo que, según la Global Foot Print Network, supone que se necesita ya más de una Tierra para atender a la misma demanda total. Por otra parte, según el informe de IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) el calentamiento es irreversible y la Tierra ya no consigue autorregularse. Si no se interrumpe esta creciente tendencia, el calentamiento global de la Tierra puede superar en el presente siglo los 2ºC, lo que, como afirman los expertos de la API (Año Polar Internacional 2007-2008), pone en peligro todas las vidas, también la humana.

La situación a la que hemos llegado es debida, en parte, al mito del desarrollo ilimitado y a la neurosis del consumo desenfrenado de los países más ricos que condenan al desahucio a la mayoría de la humanidad. Es necesario preguntarnos si la racionalidad y la solidaridad radical no han abandonado definitivamente al ser humano. Cuando a este ritmo nos estamos jugando la vida de la especie humana y de todas las especies que diversifican y embellecen la Tierra es urgente pararse para rectificar el rumbo y preguntarnos si no tendrán razón los cada día más partidarios del decrecimiento. Sin querer encontrarle más similitudes que la pura anécdota, nos viene a la memoria la célebre reacción del alcalde de Móstoles, el 2 de mayo de 1808; el grito pudiera ser hoy de aquesta guisa: “la tierra, casa común y madre de la vida, está en peligro. Hombres y mujeres del mundo, acudid a salvarla”.

Contra el fracaso y la desilusión de la Cumbre de Copenhague-2010, nos unimos desde ÉXODO a los movimientos que surgen en todos los rincones del Planeta para escuchar y articular el clamor colectivo para salvar la Tierra. Se trata de un asunto que pertenece y afecta a esta generación y a las siguientes. ¡Entreguemos a los descendientes una vida en el Planeta tan viable como la que nos transmitieron las generaciones pasadas!

Artículo anteriorTRAMANDO ALTERNATIVAS
Artículo siguienteJUANTXO LÓPEZ URALDE

Buscador


Para mantener este portal y seguir ofreciendo en abierto gratuitamente su contenido, la revista ÉXODO te agradece sinceramente tu colaboración voluntaria.

Si estás interesado/a en recibir la revista Éxodo en papel, puedes hacer:

  • Suscripción anual: 5 números: 35 € España, 40 € Extranjero.
  • Adquirir números sueltos:
    7 € + costes de envío.