martes, diciembre 7, 2021
InicioEntrevistaEntrevista a Vicenç Navarro

Entrevista a Vicenç Navarro

Vicenç Navarro no necesita presentación ante nuestros lectores, pues es uno de los científicos sociales más citados en el mundo. Licenciado a los 25 años en Medicina y Cirugía, su lucha antifranquista le llevó a exiliarse de España, pudiendo entonces estudiar Economía Política y Políticas Públicas y Sociales en universidades de Suecia y Reino Unido. Doctorado en Políticas y Públicas y Sociales, por la Universidad Johns Hopkins de EEUU, fue en ella profesor de Estudios Políticos, Asesor de la ONU y de algunos gobiernos: Chile, Cuba, Suecia, Estados Unidos. Trabajó para la Casa Blanca durante 1993.

En España ha sido catedrático de Economía Aplicada, y, en la actualidad, lo es de Ciencias Políticas y Políticas Públicas en la Universidad Pompeu Fabra. Dirige el Observatorio Social de España”.

Entre sus libros, pueden leerse “Los Amos del Mundo. Las armas del terrorismo financiero” y “Subdesarrollo Social de España. Causas y consecuencias”. Quien, sin ser economista los lea, podrá acceder fruitiva e indignadamente a los delirios de esta mal aplicada disciplina, tan ocultada a la sociedad y a la ciudadanía.

 

  1. ¿La crisis de nuestra democracia, expresada agudamente en los últimos años, es interna o nace de limitaciones heredadas del pasado?

    No hay plena conciencia en España de los enormes costes que supuso para este país los cuarenta años de una dictadura, de las más crueles que hayan existido en España durante el siglo xx. Impuso un enorme retraso económico, social y cultural del país. Y lo que es también desconocido es que el Estado actual no se basó en una ruptura con el anterior, sino en una continuidad con el anterior, continuidad en su personal y en su cultura. De ahí, el enorme dominio de las fuerzas conservadoras en el aparato del Estado. La transición de la dictadura a la democracia se hizo en términos muy desequilibrados, pues las derechas (que en el abanico europeo corresponden a las ultraderechas) controlaban no solo el Estado, sino también los mayores medios de comunicación y pensamiento del país, mientras que las izquierdas, que lideraron las fuerzas democráticas, acababan de salir de la cárcel, o estaban en el exilio o salieron de la clandestinidad. Debido a ello, la transición fue muy poco modélica. Y la democracia que tal transición produjo es una democracia muy limitada, que ha producido un Estado del Bienestar muy poco financiado, muy por debajo de lo que el país podría financiar. Y la cultura franquista, con su ideología uninacional en los aparatos del Estado, no permite la plurinacionalidad del Estado. Tanto la enorme crisis social, que ha alcanzado unos niveles alarmantes, como la crisis nacional, son consecuencia de ello. El Estado actual nunca permitiría una plurinacionalidad del Estado. Y las derechas españolas continúan siempre siendo instrumentos de los poderes financieros y económicos y de los sectores más pudientes de la población. Hoy, en España, la persona que no está indignada es porque no sabe qué está ocurriendo en este país. Lo que es sorprendente es que continúen teniendo tanto poder. La influencia negativa de la Iglesia es, en parte, responsable de ello.

  1. ¿Las políticas de los dos grandes partidos ejercidas durante la transición han promovido o debilitado el Estado del Bienestar?

     El Estado del Bienestar en España se debe primordialmente a los partidos de izquierda donde han ganado: el PSOE e IU. El gobierno español dirigido por el PSOE fue el mayor responsable del Estado del Bienestar. Ahora bien, el PSOE fue adaptándose al Estado y la complicidad de su dirección con los grandes grupos empresariales, y sobre todo con la banca, explica que fuesen abandonando las políticas de sensibilidad socialista, transformándose en la versión light del neoliberalismo

 

  1. Hoy las mayorías sociales cuestionan ese modelo político y exigen reformas que garanticen los derechos de todos los ciudadanos. ¿Ve condiciones para un cambio democrático en los partidos de hoy? ¿Por qué la mayoría izquierda sociológica no deviene mayoría política?

     Porque las izquierdas están divididas. El tema nacional contribuye a esta división –la dirección del PSOE abandonó el compromiso que tenía con la plurinacionalidad del Estado convirtiéndolo en el máximo defensor de la España uninacional–. En realidad, hoy podría sacarse al PP del poder si la dirección del PSOE aceptara liderar una moción de censura contra Rajoy, con la alianza de Unidos Podemos y los partidos nacionalistas periféricos. Pero la vieja guardia del PSOE no lo permite. Se oponen a la redefinición de España, aceptando otra España, republicana y plurinacional. Ahí está la raíz del problema.

  1. ¿El poder mediático qué poder y papel está representando en este proceso hacia la democracia?

     España tiene muy poca democracia. No hay diversidad ideológica en los medios, la gran mayoría de los medios son de derechas, instrumentalizados por los partidos gobernantes o por los intereses financieros. Hoy no hay medios de comunicación de izquierdas en este país.

  1. Hablando de la situación de Cataluña, ¿quién tiene prioridad en los derechos nacionalistas catalanes: sus intereses de clase frente a las izquierdas o el independentismo?

Hoy hay un gran desencanto de sectores amplios de la población catalana con el Estado español. El gobierno independentista ha sabido capitalizar este desencanto a su favor. El gran punto flaco del independentismo es que no todo el desencanto se canaliza a través de los partidos independentistas. La huelga general y las manifestaciones del 3 de octubre tradujeron el gran desencanto con las políticas represivas del gobierno de Rajoy. Toda Cataluña paró: y la acción la digirió la Mesa Democrática que incluye a sindicatos y otros movimientos no independentistas, además de los independentistas. Es una confusión extendida en España, mezclar el movimiento hostil con el Estado Central con el independentismo.

  1. ¿Puede ser democrático un sí a la independencia cuando no han votado dos terceras partes de los catalanes?

     No hay que confundir el concepto de democracia con el concepto legal. Una cosa puede ser ilegal y ser democrática, y una cosa puede ser legal y muy poco democrática. La mayoría de leyes electorales en España son legales, pero poco democráticas. Por ejemplo, el PP tiene mayoría absoluta en el Senado con solo el 29% de los votos. Es legal, pero ¿es democrático? Claro que no. Por otra parte, el gobierno independentista no puede argumentar que tiene un mandato para declarar la independencia cuando solo un 42% participo en su referéndum.

  1. ¿Cree que quien pretende regular en última instancia nuestra convivencia –nacional e internacional es una dictadura financiera globalizada?

     Se está exagerando el impacto de la globalización. Suecia es uno de los países más globalizados del mundo, consecuencia de ser un país pequeño, con poca población. Y, sin embargo, tienen salarios altos y un Estado del Bienestar muy desarrollado.

  1. ¿Cómo se siente y sitúa la gente ante esta perspectiva de dominación? ¿Ve base y esperanza para una real alternativa?

     El mayor problema que la democracia tiene en este país es la falta de medios de comunicación que permitan presentar los puntos de vista críticos tanto al capitalismo como al Estado español. España es una dictadura mediática.

Buscador


Para mantener este portal y seguir ofreciendo en abierto gratuitamente su contenido, la revista ÉXODO te agradece sinceramente tu colaboración voluntaria.

Si estás interesado/a en recibir la revista Éxodo en papel, puedes hacer:

  • Suscripción anual: 5 números: 35 € España, 40 € Extranjero.
  • Adquirir números sueltos:
    7 € + costes de envío.