miércoles, diciembre 2, 2020
Inicio En la brecha BRIGADAS VECINALES DE OBSERVACIÓN DE DERECHOS HUMANOS

BRIGADAS VECINALES DE OBSERVACIÓN DE DERECHOS HUMANOS

Éxodo 104 (may.-jun)
– Autor: Varios Autores –
Una respuesta desde abajo a la violencia policial
 
LOS HECHOS: ¿POR QUÉ SE FRAGMENTA LA VIDA SOCIAL EN LOS BARRIOS?

La idea de “seguridad ciudadana” que orienta los controles de identidad policiales está produciendo una continua violencia –no sólo sobre las víctimas de los controles, sino sobre los barrios en su conjunto– al agredir el hábitat de la vida cotidiana y la sociabilidad básica en las ciudades.

Las órdenes dictadas desde el Ministerio del Interior son claras: medio millón de identificaciones y veintidós mil detenciones a lo largo de 2010(1). Pese a que apenas se puede expulsar al 2% de las personas identificadas sin documentación legal en España, estas prácticas policiales se desarrollan de manera continua. Las consecuencias probables de la falta administrativa (que no delito), que es vivir sin papeles en España, son: la detención en comisaría; la extensión de una orden de expulsión (que generalmente no se ejecutará pero que servirá para recaudar 300 euros en forma de tasa por la revocación); el ingreso en el Centro de Internamiento de Extranjeros (espacio de impunidad denunciado por diversas organizaciones por sus condiciones denigrantes y los malos tratos y tortura); y el continuo señalamiento que impide a muchas personas realizar sin miedo tareas cotidianas como bajar con sus hijos al parque.

LA RESPUESTA DE LAS BRIGADAS VECINALES

Frente a estos efectos se producen resistencias individuales y también alianzas entre personas afectadas y no afectadas por los controles de identidad. Muchas víctimas de controles, además de ir acumulando rabia por la discriminación sufrida, inventan tácticas de fuga, nuevas relaciones e itinerarios con el fin de hacer frente a esta hostilidad. Otros vecinos no afectados directamente también resisten a estas prácticas de la policía observándola, interpelándola o mostrando voluntariamente su documentación con el objeto de evidenciar el carácter racista y clasista de los controles. Pero además de estas respuestas individuales se están tejiendo otras de carácter colectivo que pretenden afrontar el acoso policial apelando a la práctica de la solidaridad vecinal.

Las Brigadas Vecinales de Observación de Derechos Humanos pretenden incidir sobre los controles selectivos de tres formas distintas y complementarias: visibilizando en los barrios la sistemática violación de derechos que se ejerce sobre una parte del vecindario; recogiendo información válida para la elaboración de informes de denuncia sobre su carácter racista; y extendiendo el conocimiento sobre los propios derechos entre el vecindario.

Se trata de jugar con el injusto privilegio que otorga el régimen de fronteras al asignar a unas personas mayores derechos por su posesión de un simple DNI español o de una tarjeta comunitaria. Este capital, en forma de carnet, permite a algunos vecinos y vecinas cuestionar la actuación policial: no se trata de un gesto paternalista hacia quienes no tienen derechos, sino de llevar al límite los derechos diferenciales de los que se dispone para evidenciar la injusticia luchando con lo que “se tiene” (en este caso una supuesta identidad nacional legitimada). Esta experiencia confronta directamente la sensación ampliamente difundida de que la ciudadanía solicita más policía para protegerse del “inmigrante”.

MODO DE ACTUACIÓN Y EFICACIA SOCIAL

Situándose en los lugares donde la policía realiza controles o redadas (salidas de estaciones de metro, puertas de colegios, locutorios, etc.), las Brigadas observan y documentan la actuación, denuncian lo que allí ocurre e informan sobre distintos derechos y recursos. Con su acción, las Brigadas intentan invertir la lógica del control social para neutralizar sus consecuencias en la reproducción de desigualdades sociales. Vigilando a los vigilantes, buscan detener las actuaciones discriminatorias por parte de las autoridades y sus efectos de criminalización y estigmatización sobre la población migrante. Su visible “uniforme”, chalecos naranjas, intenta dar la vuelta al emergencialismo continuo al que se somete a la población a través de los discursos mediáticos y de la presencia de los dispositivos de seguridad ciudadana en las calles. Se trata de una respuesta colectiva que cuestiona mediante la acción directa no violenta la proliferación de las políticas de control naturalizadas que afectan a todos y todas las vecinas de los barrios y benefician a los grupos sociales más privilegiados. En los meses de experiencia, las Brigadas han producido un cierto efecto inhibidor sobre los miembros de las fuerzas de seguridad al lanzar un mensaje de combate a la impunidad. Además, las Brigadas han ido acumulando información sobre el perfil racial de los controles con el fin de realizar una denuncia pública mediante la elaboración de un informe. Pero sobre todo, están consiguiendo visibilizar la discriminación allí donde hace acto de presencia la violencia estatal, transmitiendo al mismo tiempo a muchos vecinos y vecinas que en su ciudad existe un apoyo mutuo entre personas que atraviesa nacionalidades. Los encuentros en las salidas de metro y en las calles están permitiendo entablar multitud de diálogos con los vecinos y vecinas, rehabilitando el espacio común como foro público que trasciende el mero tránsito para la producción y el consumo. En estas conversaciones se da cita la diversidad de posturas con respecto a las políticas discriminatorias, desde las más indignadas a las que más las justifican. Pero el mero hecho de hablar sobre ello nos permite a todos y todas no ser meros consumidores de discursos producidos en otros lugares de poder.

Desde su creación, muchas personas han ido pasando por los talleres de puesta en situación, y cada vez son más los vecinos y vecinas de distintos barrios que se están poniendo el chaleco naranja para poner fin a la indiferencia frente a los controles de identidad y hacer de esta acción directa no violenta una herramienta eficaz para luchar contra el régimen de fronteras de nuestra ciudad.

Para contactar: brigadasvecinales_ ddhh@nodo50.org o el blog http://www.brigadasvecinalesddhh. blogspot.com.

Buscador

Los más populares

¿Democracia y des- igualdad?

Miguel Ángel de Prada   RODRIGUEZ LÓPEZ, E., LA POLÍTICA CONTRA EL ESTADO. Sobre la política de parte, Traficantes de sueños, Madrid 2018. Quizá se haya encontrado...

¡A ‘esa derecha’ no están los cielos¡

Miguel Ángel de Prada Últimamente la COVID-19 lo invade todo. Hablan de ella políticos, intelectuales, famosillos y hasta cardenales. Y, ¿dónde encontrar mejor cátedra que...

Por qué Black Lives Matter es el último antídoto contra el Trumpismo

Tim Libretti Escritor y profesor (Chicago) Encuestas recientes indican que un número abrumador de estadounidenses, cerca del 75%, apoyan las protestas, inspiradas en el asesinato de...

Movimientos ciudadanos postcoronavirus

Movimientos ciudadanos postcoronavirus Carta contra el Hambre Alianza Global Convida20 Evaristo Villar Son muchas las personas, entre ellas el papa Francisco, preocupadas por el panorama desolador que está...

Comentarios recientes