NOCHE Y ARTE EN ORACIÓN

Pedro Jesús Domínguez

Éxodo 88 (marz.-abril’07)
– Autor: Pedro Jesús Domínguez –
 
En la Noche de la Iglesia, el Arte y la Vida de todos se ofrece en Oración en espera que el sol de justicia, que nace de lo alto, nos visite y nos haga SER con todos “Una sola tierra y un solo corazón”.

La NAO: “¿Algo más que arte?,¿algo más que oración?,¿algo más que una noche?: Un estado permanente del alma que, desde lo desapercibido, busca ser de todos y para todos.” Un espacio de arte y oración. Vigilia de oración y arte. Talleres y foros sobre arte cristiano y evangelio. Mesa redonda sobre el profetismo de la unidad y del Reino que manifiesta la Palabra. Exposiciones de artistas, congregaciones, parroquias, comunidades, movimientos, ecumenismo. Teatro, danza, canción. Seglares, sacerdotes, vida religiosa y contemplativa. Todos juntos hacia el Todos Uno.

Un poco de historia: “Todo en la iglesia tiene sentido si todo en ella se convierte en testimonio y signo del Evangelio”. La NAO (barca, nave) es un resultado de la búsqueda, inquieta y serena, de Dios en todo. Comenzó sin pretensión alguna y surgió la primera sin programarse, como final de una Misión Parroquial en Madrid auspiciada por la archidiócesis y animada por la comunidad “Pueblo de Dios” en el año 1998. Lo que en principio se había previsto que fuese la actuación de un grupo de canto – Brotes de Olivo – se vio la necesidad de ampliarlo ante un millar de personas, animaron la oración más de cuarenta artistas y grupos. Se hizo a la mar buscando el Espíritu de Dios que siempre pulula sobre las aguas.

Entre todos, Dios ha hecho que la NAO se haya convertido en su corta pero intensa singladura (cumplimos en la próxima 10 años) en una pequeña «Nave de comunión y espiritualidad abierta, eclesial, universal y ecuménica».

Y las noches y arte en oración se prodigaron en distintos lugares, diócesis y en distintos años. En Zaragoza, Salamanca, Málaga, Sevilla, Cartagena-Murcia, Granada, Costa Rica, y en parroquias de distintas diócesis. Hoy son una pequeña referencia de Espiritualidad del Evangelio.

La nao se hace a la mar con la necesidad : a) de un encuentro largo de oración ante la Palabra de Dios; b) de una Iglesia Comunidad Servidora y Centinela que vele, ore y se encarne, ante tantos hermanos empobrecidos y sufrientes; c) de tomar juntos conciencia de que somos antes Cuerpo que miembro, Iglesia que parcela, antes de Cristo que de Pablo, Cefas o Apolo. El cristianismo no puede afrontar el porvenir, ni el siglo XXI con la realidad actual de las iglesias divididas, esto es una violación de la voluntad del mismo Jesucristo.

¿Dónde encontrar espacios de humanidad y comunión con todo el género humano?¿Qué espacios significativos hay en la Iglesia hoy donde se palpe y se favorezca la experiencia liberadora del Dios de Jesús? ¿Dónde están los espacios en la Iglesia donde el Pueblo de Dios y sus pastores, el seglar y el religioso, el matrimonio y la comunidad contemplativa, el arte y la teología, el adulto y el joven, el presbítero católico y el pastor de una iglesia hermana se encuentren y ofrezcan al mundo una casa común de acogida, justicia, unidad y fraternidad para rescatar la Palabra y la vida en todo y en todos? ¿Cómo hacer que nuestros lugares y carismas – familias, comunidades, movimientos, parroquias, diócesis, etc.- sean cada vez más universales, siembren humanidad, construyan cuerpos totales y no partes del mismo y que podamos decir, cuando nos pregunten ¿dónde está tu Dios?, ¡ven y lo verás!?

Artículo completo en edición impresa. Pídela aquí