MANIFIESTO DE LA PALABRA

José Ramón González Parada, Manuel García Guerra

Este pequeño/gran espacio para manifestar el compromiso de ÉXODO desde la cima de los 150 números publicados: Frente a tanta promesa incumplida, tanta mentira para ocultar la verdad, tanta imagen para encubrir la realidad, frente a la banalización de la vida, ÉXODO, como testigo y portavoz de un camino alternativo, va a seguir reivindicando LA PALABRA

Treinta años comunicando y 150 números editados bien vale un homenaje a la revista ÉXODO, el homenaje de la palabra. En el inicio era la palabra… y desde la palabra inicia ÉXODO su camino, su salida al mundo. Una palabra que razona, y por tanto se opone a la mentira, a la manipulación, al engaño, a la falsificación de la verdad, la posverdad. Para no faltar a la verdad, da la palabra a muchas visiones y experiencias, pues la verdad es siempre una búsqueda colectiva, nunca un documento acabado, un dogma, una fe indubitable que por indubitable deja de ser fe. La palabra que razona, la razón, el logos, es un compromiso en la frontera del pensamiento –social, político, religioso–, el territorio por crear, la terra incognita. También el territorio por reconstruir frente a la globalización, la periferia de las megalópolis, las periferias de la geopolítica que soportan las guerras.

Hoy sin embargo asistimos a la degradación de la palabra, la palabra tramposa que –en definición del poeta salvadoreño Roque Dalton– denuncia la generalidad infinita del mal/ y propone soluciones de hormiga. Inmersos en una campaña electoral permanente domina la palabrería; el análisis crítico ha sido barrido por el relato, las aspiraciones sociales subsumidas en falsas soluciones, y el pensamiento sustituido por la imagen. Con la degradación de la palabra se entroniza el mundo de la imagen: emoticonos, logotipos, impresiones en 3D, el brillo de las pantallas, terminales del pensamiento único. Una imagen –dicen– vale más que mil palabras, sin embargo, ¿quién podría sintetizar en una imagen la crisis ecológica del planeta?, ¿quién podría resumir con una imagen la encíclica Laudito Si, del Papa Francisco? La imagen del niño Aylan, ahogado en las aguas del Egeo, dio la vuelta al mundo, una imagen que el maestro de la palabra sanadora, Pedro Casaldáliga, utilizó en su felicitación navideña de aquel 2015, pero que sería incomprensible sin su poesía –un menino que vem das profundezas do Misterio… chega pequeno, en uma impotencia total como os Aylan do Reino…–. Una imagen que por sí sola no puede explicar el problema ya planetario de la emigración, el exilio, los refugiados.

La palabra no es solo racional, también es una palabra poética, amorosa, que convoca a la acción y acompaña los cuidados; espacio comunitario donde se organiza la acción emancipadora, donde la solidaridad se expresa. Es la palabra amorosa, pero también enérgica que convoca a la resistencia a la banalización de la política, a los prejuicios que pesan como una losa en la conciencia social, a la mercantilización de la vida. Y llama también a la desvinculación con los viejos mitos de la modernidad, el progreso infinito, la supremacía técnica o el dominio sobre la naturaleza.

Hoy el ámbito de la comunicación personal desfallece ante la dictadura de los algoritmos. El número arrebata el sentido a la palabra para convertirnos en un código de usuario; nos quitan la palabra y a cambio nos dan una contraseña alfanumérica. Convertidos en productos comerciales conectados por microchips bajo control instantáneo, si quedamos mudos de la palabra no saldremos ilesos.

ÉXODO, en cambio, pretende valorar la comunicación personal, donde del reconocimiento del otro se deriva la dignidad de todos los seres humanos. No se trata de un recorrido histórico y filosófico –crónica apasionante–, sino de explicitar las razones y las emociones que nos siguen animando a tratar de conseguir que tanto el reconocimiento como la dignidad sean efectivas y universales.

Entiende que la justicia y la igualdad son exigencias ético-políticas acuciantes para enfrentar la hegemonía del neoliberalismo. Y promueve la acogida, la compasión, el cuidado y la búsqueda incansable de La Paz como criterios para ubicarse en un mundo, cuyo Éxodo sin duda, se presenta largo y desértico.

Y siempre, siempre caminando juntos creyentes y no creyentes con los pobres de la tierra para implantar aquello que, nosotros, creyentes llamamos el Reino del Jesús de Dios.

Por ello reivindicamos el valor de la palabra como vehículo de la memoria y promesa de futuro. Reivindicamos el valor de la palabra frente al fascismo de nuestro tiempo, el tecno-totalitarismo que dispone de todo el poder a cambio de una sola idea, la magia de las soluciones tecnológicas. Frente al deslumbramiento que hoy nos ofrecen los amos del mundo con sus sofisticadas innovaciones tecnológicas, innovaciones del poder y para el poder, desafiamos el poder con una sola tecnología, las ideas. Pues, como decía Gabriel Celaya, nos queda la palabra.

Salvemos las palabras con las que construimos la memoria, con las que analizamos las migraciones, la crisis ecológica, la explotación, el capitalismo digital-financiero. Salvemos las palabras con las que comunicamos las ideas más activas, más rápidas, más extraordinarias que cualquier tecnología, las que nos convocan a la acción emancipadora y vienen preñadas de futuro.

Desafiando la lógica de los nuevos modelos de (in)comunicación, ÉXODO sigue imprimiendo en papel sus palabras, sigue comunicándose materialmente con sus lectores, dialogando con sus colaboradores, ofreciendo sus páginas para la reflexión, el diálogo y el encuentro. Después de treinta años, le deseamos muchos más.