LIBROS DE ÉXODO

Benjamín Forcano

Éxodo 82 (ener.-febr.’06)
– Autor: Benjamín Forcano –
 
El autor, en un libro de 672 páginas, afronta el tema de la renuncia sexual en los hombres y mujeres del cristianismo primitivo (de los años 40 a los 430). Obviamente, dicha renuncia implica un determinado concepto de la persona, de las relaciones masculino-femeninas, de la estructura y significado de la sociedad. En la primera parte estudia el papel naciente del cristianismo en un mundo pagano, referido especialmente al mundo de la continencia, la renuncia sexual, las opciones que se ofrecían a los cristianos, la fascinación ejercida por el ideal de la virginidad en contraposición con el ideal pagano de la virginidad y las diferencias entre continentes y casados.

En la segunda parte expone el influjo espiritual de los Padres del desierto y el impacto de sus ideales ascéticos sobre la teoría y práctica de las Iglesias.

En la tercera parte se ocupa del mundo latino más próximo a los lectores occidentales mediterráneos, subrayando las actitudes de Ambrosio, Jerónimo y Agustín.

El libro sirve para entender cómo se entendía la renuncia sexual en los cinco primeros siglos y posteriormente en el mundo medieval y en el más moderno.

Para el autor muchas de las nociones sobre la sexualidad, tanto en el plano individual como social, fueron tomadas como préstamos inofensivos de un supuesto «antecedente » pagano o judío, configurados profundamente por autores exclusivamente masculinos.

Creo que el autor, de un modo sagaz y sereno, expone la visión de una época decisiva, a la ahora de incorporar muchos de sus aspectos a una visión cultural moderna. «La Iglesia primitiva, escribe, fue tan creativa debido en buena parte a que sus miembros más vocingleros estaban muy a menudo en desacuerdo entre sí. Como en la historia de las grandes revoluciones llevadas a cabo por unos pocos militantes, también debe haber lugar para la tragedia en cualquier historia sobre la renuncia sexual en la Iglesia primitiva, así como para la desilusión y para el absoluto aburrimiento por parte de la mayor parte de los creyentes carentes de heroísmo