La marea azul y la Plataforma contra la privatización del Canal de Isabel II

Jesús Escudero González

Cuando en la primavera del 2011 fui a enterarme de qué era eso del 15 M en la Puerta del Sol, contemplé el botijo que me ofrecían para beber agua fresquita, en el se denunciaba la privatización del Canal de Isabel II. Además de beber, me contaron en pocas palabras cual era la intención del tándem formado por Esperanza Aguirre e Ignacio González. Lo que me dijeron no me lo podía creer y les solicité que me pusieran en contacto con la Plataforma contra la Privatización del Canal de Isabel II, para intentar impedir semejante locura. Entonces me facilitaron la siguiente página:

http://www.plataformacontralaprivatizaciondelcyii.org/

En ella se puede uno informar de todas las acciones emprendidas por la Plataforma y la unión con las diferentes Asambleas de Pueblos y Barrios de Madrid del 15 M y con otros muchos movimientos sociales, que han tomado la lucha contra la Privatización del Canal de Isabel II como propia. Así se creó la Marea Azul, en la que participo y animo a todo el mundo a colaborar.

Una de las acciones más importantes ha sido ir desarmando cada una de las mentiras utilizadas para justificar la venta del Canal. Si el Canal hoy en día no está en manos privadas es porqué las empresas interesadas en su privatización están recibiendo ofertas de privatizar el agua más interesante que el agua de Madrid. También la reacción de los diferentes movimientos sociales, sindicatos y consumidores, han sembrado dudas en las empresas, que ya no muestran tanto interés por el Canal.

La lucha contra la privatización ha tenido infinidad de acciones. Así hemos recogido firmas para impedir la privatización, hemos efectuado varias manifestaciones, concentraciones de protesta y sobre todo la Consulta Social, que nos desbordó por su amplia participación, obteniéndose más de 175.000 votos a favor de que el Canal siga siendo público, de un total de 178.000. Fue impresionante el número de activistas voluntarios que se ofrecieron para montar la consulta, además del voto de los madrileños.

 La Iniciativa Legislativa Municipal, donde las condiciones que impone nuestra Legislación es que teníamos que reunir un mínimo de tres municipios, con un electorado de 50.000 votantes y los resultados obtenidos han sido ocho municipios con un censo electoral que supera los 500.000 votantes. El PP utilizó su mayoría absoluta en la cámara para imponer el rodillo y rechazar la toma en consideración de la proposición de ley de iniciativa legislativa municipal (ILM) que presentaron en la Asamblea ocho municipios madrileños. IU fue quien les dio voz al presentar formalmente la petición de toma de consideración.

La Campaña del tarifazo sufrido durante el año 2.012, y negada por nuestros Gobernantes, fue dura, pero las matemáticas y nuestros bolsillos han demostrado que fue una subida monstruosa. Nadie ha podido justificar el por qué de esta subida, solo el interés privatizador.

 La Iniciativa Ciudadana Europea, que ha concluido en septiembre de 2013, y que ha obtenido dos millones de firmas, exige a las instituciones Europeas: 1) que la legislación sobre el abastecimiento de agua y la gestión de recursos hídricos no se rijan por “las normas del mercado interior” y que los servicios de agua se excluyan del ámbito de la liberalización; 2) que las instituciones comunitarias y los Estados miembros velen por que todos los ciudadanos puedan ejercer el derecho al agua y al saneamiento; y 3) que redoblen esfuerzos para lograr el acceso universal a dichos servicios básicos.

Actualmente nos encontramos en plena Campaña para exigir trasparencia a nuestro Gobernantes y que nos faciliten los documentos y estudios en los que se están basándo para facilitar la privatización del Canal de Isabel II e intentar fiscalizar esa empresa nueva constituida por la Comunidad y denominada Canal de Isabel II Gestión, S.A, que es la que actualmente nos está facturando el consumo de Agua y realizando la gestión integral del agua en casi toda la Comunidad de Madrid.

Más de setenta organizaciones, Asambleas, Plataformas, organizaciones sindicales, partidos políticos, movimientos Ecologistas, movimientos Sociales, etc. han solicitado y reclamado los documentos anteriormente citados. Y la respuesta del Gobierno de la Comunidad de Madrid ha sido que no tenemos fe en nuestros políticos y gestores, que les tenemos que dejar de dar la “murga” y que nos tenemos que creer y aceptar todas sus decisiones, que para eso han sido nombrados representantes de los ciudadanos de Madrid. Pero lo que ellos ignoran, o intentan escabullir, es nuestro Derecho a la Información y a exigir la trasparencia necesaria, para evitar los terribles efectos de la corrupción política.

Sus respuestas no han conseguido variar un ápice nuestro deseo de ser una ciudadanía suficientemente informada. Ásí que las próximas actuaciones van a ser reclamadas al Defensor del Pueblo, ya que ellos hacen caso omiso a nuestras peticiones.

Si hacemos balance de los resultados obtenidos después de tanta lucha y esfuerzo, se pueden enumerar los siguientes hechos objetivos:

Actualmente, el Canal de Isabel II sigue siendo una empresa Pública y la empresa creada para su privatización, Canal de Isabel II Gestión, S.A., sigue siendo Pública.

El PSOE, que es necesario para poder utilizar el Tribunal Constitucional, ha presentado el recurso de inconstitucionalidad contra la privatización del Canal de Isabel II, y éste lo ha admitido a trámite.

Multitud de recursos judiciales interpuestos por diferentes colectivos sociales, partidos políticos, sindicatos y organizaciones de usuarios.

Algunos ayuntamientos no han firmado los convenios con el Canal y algunos convenios firmados están jurídicamente denunciados.

Los trabajadores han conseguido una victoria en los juzgados. Ahora la justicia obliga a que Isabel II Gestión, S.A., dé marcha atrás y recupere el antiguo convenio colectivo para 2.000 trabajadores. El fundamento legal no es otro que, al haberse producido una sucesión de empresas, los empleados afectados por este cambio deben seguir rigiéndose por el convenio colectivo del momento de la transmisión.

Los ciudadanos queremos decidir la gestión del agua y la mayoría desea que se siga gestionando públicamente, no entendemos la tozudez de nuestros gobernantes en realizar “caja” con un derecho fundamental para la vida.