JOSÉ MANUEL MARTÍN MENDEM

Benjamín Forcano

Número 84 (mayo-junio’06)
– Autor: Benjamín Forcano –
 
Hay escritores y periodistas que son un peligro para el orden establecido y una esperanza para los que sueñan con una nueva sociedad. ¿Suerte, elección, fatalismo?

Los escritores y periodistas que tienen la capacidad de servir como referencia para la actuación personal en defensa propia y colectiva suelen ser los que con su honestidad, coherencia y buen trabajo consiguen establecer una alianza con los ciudadanos para facilitar la interpretación de lo que nos agobia y motivar la capacidad de resistencia.Son los que argumentan la insumisión frente a la impunidad. Siempre hay mucho de elección y esfuerzo personal.

¿Tú te inscribirías en los que trabajan para concientizar y liberar?

Después de treinta años trabajando como periodista en RTVE , mantengo mi esfuerzo en defensa del servicio público, sigo denunciando el lamentable analfabetismo de la izquierda tanto en su política de comunicación como en la comunicación de su política y me duele la irresponsabilidad y el envilecimiento de la mayoría de los trabajadores de la radiotelevisión pública que no han querido o no han sabido defender RTVE ante la operación bonsai con la que el gobierno de Zapatero la apaga para entregar la audiencia y la publicidad a sus viejos amigos de las nuevas televisiones comerciales.

¿Cómo se mueve un periodista allí donde la mayor parte de los periodistas son guardianes del orden económico establecido?

En realidad la mayoría de los periodistas padecemos la liquidación del servicio público y la precarización del trabajo en casi todos los medios. Los guardianes del poder son un puñado de miserables que se sometieron a cambio de privilegios y que ya se sienten amenazados por los juniors despiadados que quieren entrar en el juego.

Vivimos en una sociedad neoliberal, dominada por lo que se ha llamado “cuarto poder”, que ahora ha dejado de ser antipoder. ¿Qué principios, caminos o procesos te llevan a mantener la confianza de que esta sociedad puede cambiar de rumbo?

Hay un escenario posible e imprescindible para que la información produzca conocimiento y facilite el desarrollo de una democracia de auténtica participación. Hay por lo menos tres ingredientes fundamentales: 1) Hay que introducir desde la escuela la enseñanza sobre los medios de comunicación. 2) Deben convivir en igualdad de condiciones los medios públicos, los comerciales y los establecidos por la iniciativa social y 3) Hay que organizar la formación permanente de los periodistas, basada en la responsabilidad profesional y la rentabilidad social.

La información es un servicio público esencial que determina la calidad de la democracia. Los medios públicos tienen que garantizar el acceso universal a una información de calidad que proteja a los ciudadanos frente al poder comercial acumulado por la concentración de la propiedad en la prensa, la radio y la televisión: cada vez hay menos y más poderosas corporaciones privadas y cada vez engloban más sectores de la información y la comunicación.

Al sector comercial y a la garantia democrática del servicio público hay que añadir una legislación que proteja las iniciativas sociales que pueden beneficiarse de las nuevas tecnologías.

El triangulo comercial/público/social es ese escenario posible e imprescindible que facilitaría la búsqueda de la información no contaminada para que los ciudadanos no sean sólo consumidores y puedan decidir con conocimiento. informarse será siempre el resultado de un esfuerzo paersonal para buscar, seleccionar y relacionar. Internet es una gran posibilidad pero se utiliza sobre todo para el comercio y la pornografía.

Se insiste habitualmente sobre la supuesta triple función de los medios: informar, formar y entretener. Pero la educación (formar) no es una responsabilidad de los medios de comunicación. Es la educación la que debe formar ciudadanos con capacidad critica para defenderse de los medios.Hay que introducir desde la escuela la enseñanza sobre los medios de comunicación,la alfabetización del siglo XXI que permita el control de la información por ciudadanos con criterio. La sociedad disfruta o padece la información que consiente pero para vigilar su calidad hay que conocer el funcionamiento de los medios y tener acceso a su control.

Simultáneamente, tenemos que desmitificar a los periodistas. Somos trabajadores con una habilidad profesional que nos distingue porque las empresas y los gobiernos pueden utilizarla para conseguir beneficios en los negocios y votos en la política.Una sociedad que enseñe a defenderse de la manipulación con los medios necesita además formar y mantener la responsabilidad profesional y social de los periodistas. Y proteger a los profesionales de la gubernamentalización de la información y de la impunidad de los dueños de los negocios de la comunicación. Los medios son empresas y no hay ninguna que funcione democráticamente.

Quien quiera saber cómo son las presiones bajo las que trabajamos los periodistas, que traslade el funcionamiento de su propia empresa a una fábrica de noticias. Siempre que me preguntan por la manipulación de la información le recuerdo a mi interlocutor que la democracia tampoco ha penetrado en la empresa donde él trabaja y que en todas se concentra en muy pocos (y en beneficio de menos) la capacidad de decidir,tanto fabricando coches como programaciones de radio y de televisión.

Habrá quien asegure que se te ve demasiado complaciente con los procesos emancipadores de América Latina, demasiado al lado de “dictadores” como Castro, y de “populistas” como Hugo Chávez y Evo Morales, etc. ¿Compromiso ideológico o deber de abrir la ventana de la realidad a la verdad?

El compromiso es con la honestidad. La que no tienen los medios y los periodistas que le niegan el valor histórico a Fidel Castro y que aplaudieron el golpe de Estado contra Hugo Chávez mientras aseguran que defienden la democracia. Una honestidad con la que hay que explicar y defender a quienes en América Latina intentan avanzar hacia la dignidad,el reparto y la integración.

Has enaltecido la función originaria del periodismo frente a tanta desvergüenza y domesticación. ¿Esta tarea supone una determinada concepción y fe en el ser humano?

La confianza aumenta con la capacidad de resistencia colectiva para buscar la felicidad personal. Confianza en el empeño de la solidaridad para enfrentarse al canibalismo capitalista.

¿Qué instituciones, además de la del periodismo, señalarías como responsables de esa cultura que patrocina el infantilismo, la pasividad y la manipulación?

La escuela reproduce el aprendizaje de la sumisión y del rendimiento para la alienación en el trabajo. La familia reproduce el sometimiento de las mujeres y la docilidad del trabajador para mantenerla. Las iglasias tradicionales insisten en la necesidad del sufrimiento temporal para conseguir la gloria eterna. El gran poder económico insiste en que lo natural es el mercado y no la democracia.Informarse es arriesgarse para comprobar que se puede cambiar lo que parecen maldiciones.

¿Se puede hablar de una metamorfosis de los medios de comunicación en esta nueva etapa de una democracia globalizadora?

La concentración de la propiedad y el desarrollo de las tecnologías han aumentado el consumo audiovisual y han reducido el conocimiento y la participación democrática. Con la prensa, tenían que enseñar a leer a los ciudadanos para ofrecer clientes a la publicidad y a la propaganda. Con la radio, se multiplicó la audiencia y ya no necesitaban que el público supiera leer: se imponía la voz de los predicadores. Y con la televisión, la fascinación definitiva: el poder de la imagen aumenta con la ignorancia del público. La televisión emociona a la audiencia global con la tecnología más convincente.El medio es el miedo: si me informo y comprendo, me aislan por peligroso.

¿Los medios son neutros, han perdido su función originaria de vigilar y criticar los poderes políticos , o están sometidos a otras instancias e intereses?

Los medios no se inventaron para controlar al poder. Ese ha sido el discurso de camuflaje mientras se perfeccionaban simultáneamente los procedimientos para vender gobiernos y consumo. Los medios se organizaron para mantener y aumentar el poder. Los negocios se disfrazan de servicio público. Los que intentan justificarse con la supuesta capacidad de control de los medios son los mismos que los utilizan para imponer el sometimiento y las democracias de simulación. Para vigilar y criticar hay que conseguir un auténtico servicio público y la libertad para las iniciativas sociales.

¿Te sugiere algo lo de que hay que elaborar una ecología de la información?

Ecología de la información como descontaminación de la comunicación y también para aplicar el procedimiento de pensar globalmente y actuar localmente. Ecología de la información en el sentido de proteger la naturaleza de la comunicación mediante procedimientos adecuados y de rentabilidad social para seleccionar,resumir y ordenar entre la avalancha de ruidos con la que pretenden confundirnos. Ciudadanos que conozcan el funcionamiento de los medios, periodistas en alianza de responsabilidad social con esos ciudadanos, un auténtico servicio público con buena información para garantizar la calidad de la democracia y control sobre los negocios del entretenimiento para limitar los venenos de la publicidad y de la propaganda.