Haití. Confinamiento por pandemia

Ematel Belance

Éxodo 153
– Autor: Ematel Belance –

Este texto, escrito por Ematel Belance, aunque no se ajusta directamente a la temática solicitada, sin embargo, en su brevedad y concisión (tres breves relatos) y en relación con la actual pandemia del coronavirus, establece una relación muy directa entre el fenómeno religioso y la sociedad haitiana. Desde el preciso enfoque de esta situación puntual, puede entenderse la presencia de la religión en el resto de las actividades sociopolíticas y culturales del pueblo haitiano. (Julín Acosta)

 

Confinamiento por la pandemia

La crisis del coronavirus está dejando en todo el mundo, y especialmente en Haití, impactos socioeconómicos y religiosos muy serios.

Cuando el Gobierno de Haití decretó el confinamiento y otras medidas de seguridad algunos no lo creyeron. Por su parte, tampoco la Iglesia se preocupó de sensibilizar y enseñar a la gente a protegerse ante las amenazas de esta pandemia. Y cabía esperar que, mientras no se extremaran las medidas de cerrar ciertas iglesias, todo podría ir a peor.

Ahora el pueblo está confinado. Pero uno se pregunta, ¿es posible estar en confinamiento sin comida, sin agua potable, sin electricidad, etc.? En esta situación, los líderes religiosos deberían estar exigiendo al Gobierno los servicios básicos necesarios para que el pueblo pueda vivir.

El coronavirus está teniendo un impacto brutal en todas las actividades sociales, religiosas, culturales y económicas. Esto nos obliga a preguntar: ¿no deberíamos cambiar el modo de vida? Yo creo que sí, pero ¿con quién? El coronavirus ha cambiado por completo nuestra actitud y nuestros hábitos culturales. Todo lo que antes hacíamos ahora se convierte en una pesadilla para los demás.

Tenemos que reconocer que, hasta el momento, Haití con 234 casos confirmados y 18 muertos (14.05.2020), aun no está en la peor situación. Pero, con los pocos medios de que dispone para hacer frente a este flagelo, es necesario tomar serias precauciones, porque los grandes países están arrodillados y, como dicen los demás, nosotros somos el país más pobre del continente americano. Pero ¿se está haciendo algo con todas nuestras riquezas del subsuelo y aéreas para defendernos de este virus?

Impacto del Coronavirus en la vida del pueblo haitiano

Y ¿qué decir con respecto a las otras sectas o religiones? El Voudou, por ejemplo –que según muchos historiadores es la religión principal y fuente de liberación de los esclavos provenientes de las diferentes tribus de África–, ¿no debería desarrollar, como todas las demás religiones, un papel importante en la sensibilización y educación para enfrentar las amenazas del coronavirus?

Como las demás religiones, el Vudú está muy cerca del pueblo. Representa al Ministerio de Salud Pública y de Población. En las zonas remotas no hay centros de salud capaces para atender la salud de los campesinos. Cuando se presenta algún problema de sanidad se acude a consultar al “Auangan” o al “Mambo”, ellos son los médicos de hojas (“feuilles”), sacerdotes, etc. Un hecho a resaltar es que, a partir de la fiesta de Bois Caimán, nuestros antepasados pudieron liberar a los esclavos negros del dominio de los franceses. Lo injusto es que los franceses, después de ser derrotados, obligaron a los haitianos a pagar el precio de su independencia.

El Voudou y su fuerza liberadora

Deberíamos caer en la cuenta de la fuerza cultural-resistente del Voudou, en términos de liberación, que es un componente predominante que caracteriza la cultura haitiana. Y, desde este componente histórico, luchar dignamente contra todos los grandes superpoderes colonialistas. En su momento este pueblo luchó valiente y victoriosamente contra el poder imperial de la Francia napoleónica. Y nunca ha perdido valor para enfrentar los neocolonialismos modernos encarnados en los poderes que hoy pretenden mantener la explotación colonial a costa del empobrecimiento del pueblo haitiano.