ENCUENTRO DE MOVIMIENTOS SOCIALES DE MADRID 2006

Evaristo Villar

Número 83 (marz.-abril’06)
– Autor: Evaristo Villar –
 
Los Foros Sociales Mundiales, iniciados en Porto Alegre (Brasil) hace media docena de años, bajo el lema “Otro mundo es posible”, han despertado tanto interés y han desplegado tal convocatoria en el mundo que a estas alturas no sería inexacto ver en ellos una de las noticias más positivas y esperanzadoras que hemos recibido en estos comienzos de siglo. Varios continentes, países y ciudades, emulando esta iniciativa brasileña, han realizado o están en camino de realizar su foro social, como es el caso, entre otros, del recientemente clausurado en Caracas (Venezuela) o del que ya se está preparando para el próximo año en Kenia. Toda esta movida ha impulsado a Pedro Casaldáliga, gran testigo de lo que está pasando en el mundo de hoy, a proclamar que “hay mucha utopía y mucho compromiso en este planeta desencantado”.

También en Madrid, después de intensos meses de preparación en asambleas abiertas y sobre la base de la Carta de Principios de Porto Alegre, nos reunimos durante el 1 y 2 de abril en la facultad de matemáticas de la Universidad Complutense más de un millar de personas pertenecientes a unas 100 organizaciones diferentes. Con un apretado programa que superó las 80 actividades, se persiguieron estos tres objetivos:

1. Conocernos mejor quienes nos oponemos al neoliberalismo y al dominio del mundo por el capital o por cualquier forma de dominación, y estamos empeñados en la construcción de una sociedad planetaria orientada hacia una relación fecunda entre los seres humanos, y de éstos con la tierra.

2. Profundizar en el análisis de las causas y alternativas posibles a los problemas generados por el proceso de globalización capitalista, con sus dimensiones racistas, sexistas, destructivas del medio ambiente… y sus efectos de desigualdad, exclusión y violencia.

3. Reforzar las redes, plataformas y movimientos de transformación social para aumentar la capacidad de resistencia al proceso de deshumanización que vive el mundo y fortalecer alternativas locales, nacionales e internacionales como cuestiones de ciudadanía planetaria.

Los contenidos programáticos del programa se fueron decidiendo desde las propias propuestas de los movimientos, redes y actores sociales que han participado en la preparación del Encuentro. Se dividieron en cinco ejes temáticos y en varios subejes, entremezclados con espacios más informales de dinamización cultural, música, talleres, comidas típicas, etc.

Estos fueron los ejes o áreas temáticas:

1. Alternativas al neoliberalismo -1.1 Por una Europa de los ciudadanos y abierta al mundo -1.2 En defensa de los bienes comunes de la tierra -1.3 Una economía al servicio de las personas -1.4 Medios de comunicación contrahegemónicos -1.5 Movimientos altermundistas: pensar y actuar

2. Ventanas al mundo -2.1 Situación de los países del Sur: América Latina, África, Palestina -2.2 Solidaridad y cooperación internacional

3. Por un mundo en paz -3.1 Militarismo y movimientos contra la guerra -3.2 Cultura de la no violencia activa

4. Por los derechos de todas y todos -4.1 Igualdad de la mujer -4.2 Inmigración. Convivencia intercultural -4.3 Educación y salud: derechos universales -4.4 En torno a otros derechos

5. El Madrid que queremos -5.1 Urbanismo y vivienda -5.2 Democracia participativa -5.3 Movimientos sociales urbanos

Con un programa también ambicioso y en medio de un ambiente abiertamente alternativo, con el horizonte de “Otro Mundo y otro Madrid posibles”, estuvo presente, como un colectivo más -como ya ocurriera en Porto Alegre- una Red de Movimientos de Inspiración Religiosa que tuvo tres actividades bastante concurridas: un taller, un acto cultural y una celebración interreligiosa. Al final del Encuentro dicha Red proclamó también un manifiesto propio, que queremos editar en estas páginas -al lado del manifiesto colectivo de todos los Movimientos Sociales- no sólo por su contenido sino también por la novedad que introduce en la larga historia de ignorancias, luchas y desencuentros entre la tradiciones religiosas y espirituales de la humanidad.

Algo parece que, en este terreno y desde la base, empieza a moverse.

Artículo completo en edición impresa. Solicítala