El foro Gogoa de Pamplona. Experiencia y proyección de diálogo y proyección social de un cristianismo de liberación

Permanente del Foro Gogoa

Datos de un servicio a la sociedad civil y a la Iglesia

Durante algo más de 23 años de actividad continuada, el Foro GOGOA, Cristianismo y Mundo Actual, ha llevado a cabo en Pamplona 223 actividades con presencia de 234 ponentes, un 30 por ciento de ellos mujeres, y participación de un público aproximado de 72.000 personas. Ha publicado también algunos folletos temáticos y una breve antología de textos, recogidos al cumplir 20 años, que son accesibles, de manera gratuita, en su sitio de internet www.forogogoa.org, donde se pueden encontrar también, en vídeo y en forma de entrevistas escritas, las aportaciones de los conferenciantes y el público en las últimas sesiones.

Sin olvidar otras, entre muchas voces escuchadas recordamos, por más conocidas, a Leonardo Boff, Adela Cortina, Victoria Camps, José María Castillo, Joaquín Estefanía, Francisco Fernandez Buey, Teresa Forcades, Benjamín Forcano, Forges, Ángel e Iñaki Gabilondo, Jacques Gaillot, Eduardo Galeano, Giulio Girardi, José Ignacio González Faus, Gustavo Gutiérrez, Yayo Herrero, María Jesús Izquierdo, Enric Juliana, Julio Lois, Michael Löwy, José Maria Mardones, José Antonio Marina, Juan Martín Velasco, Emma Martínez Ocaña, Juan Masiá, Reyes Mate, Vincenç Navarro, Arcadi Oliveres, José Antonio Pagola, Margarita Pintos, Josep Ramoneda, Jorge Riechman, Margarita Robles, Javier Sádaba, Gervasio Sánchez, Jon Sobrino, Marina Subirats, Carlos Taibo, Andrés Torres Queiruga, Juan María Uriarte, y Marciano Vidal.

Este servicio, a la sociedad civil y a la Iglesia, surgió en 1996, después de casi dos años de propuesta y maduración en un taller de teología para seglares basado en el método de la teología de la liberación, y de un debate participativo en el seno de 22 comunidades cristianas de base de la diócesis de Pamplona y Tudela. Esa participación e implicación en la creación del proyecto, y el continuado apoyo y respuesta de las comunidades, son la clave de los buenos resultados obtenidos.

Quedó claro, desde el comienzo, que no queríamos convertirnos en un movimiento social o en portavoz de un sector eclesial. El Foro GOGOA ha sido repetidas veces invitado a pronunciarse sobre cuestiones de actualidad referentes a temáticas sociales, culturales, políticas y eclesiales, y a quienes lo han requerido les hemos dicho siempre que el Foro, como tal, no tiene opinión, porque desea mantener abierto su carácter de espacio de debate y encuentro. Las Comunidades Cristianas de Base, o miembros de ellas a título personal, sí se han pronunciado sobre esas cuestiones. Siempre esas opiniones, propuestas o comunicados se han hecho llegar a las autoridades de la diócesis. Las Comunidades tienen una persona representante en el Consejo de Pastoral, pero éste sólo se ha reunido una vez en el curso de los seis últimos años.

¿Por qué y para qué nació el Foro Gogoa?

La década de los años noventa fue en Navarra un tiempo muy duro en lo sociopolítico, marcado por la violación constante de derechos humanos y la gran dificultad para convivir en seguridad y libertad en una comunidad enfrentada por cuestiones de identidad y cultura. En lo eclesial, se asistía a un retroceso a posturas de un pasado preconciliar y una creciente desafección de las generaciones más jóvenes. El Foro GOGOA nació, pues, para traer algo de aire fresco en una coyuntura muy concreta de sequía cultural y participativa. Había que abrir un mayor espacio de opinión pública en la Iglesia y a una proyección social de lo cristiano. Hoy creemos que el esfuerzo ha merecido la pena, ha dilatado espacios de escucha y entendimiento, y hasta ha servido de estímulo a otros grupos ciudadanos para enriquecer la vida cultural y social de nuestra tierra.

Una cuestión importante fue la elección del nombre: GOGOA. En nuestra cultura de habla vasca, cuando muere una persona querida repetimos “GOGOAN ZAITUGU”, te tenemos en “Gogoa”. Y esa es una palabra de muy rico y plural significado en los escritores clásicos de la literatura en lengua vasca, sobre todo en su obra cumbre, del siglo XVII, “GERO” (Después) del escritor navarro Pedro Daguerre, “Axular”. GOGOA significa la energía anímica; la sede del afecto, del agrado y del consuelo; la postura vital, la facultad de discernimiento, la resolución de la voluntad. Y, también, el mundo interior, la fuente de tensión al servicio del ideal, la sede de la ternura, de la comprensión y la misericordia. GOGOA es el centro de la personalidad de donde brotan la energía, la vida, el calor y la ilusión.

Una asociación civil fronteriza

Decidimos ser una Asociación acogida al derecho civil y no al eclesiástico. Deseábamos movernos con entera libertad por ser el nuestro un espacio fronterizo de reflexión y diálogo, abierto, con entera gratuidad, a toda la sociedad y a la Iglesia. En ese lugar de encuentro venimos abordando temas referentes, sobre todo a política, economía, ecología, movimientos sociales, sociología comunicación, filosofía, teología, religión”.

Nuestro intento ha sido hacer una apuesta por la paz y la justicia, y no sólo facilitar reflexión e ideas, sino también presentar experiencias valiosas con voces de nuestro país y de otras partes del mundo. También quisimos proponer otras maneras posibles de vivir en fidelidad al evangelio y escuchar a quienes, con su trabajo intelectual y su praxis, se esfuerzan por hacer comprensible y cercano el mensaje cristiano a los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

En contenidos y formas hemos buscado siempre ser positivos y propositivos. Hemos dado más importancia a los cauces de encuentro y a marcar pistas alternativas de intervención social que a la mera denuncia que se agota en sí misma.

Organización y Autonomía

Cada una de las actividades que realiza el Foro GOGOA tiene, en la actualidad, un coste aproximado de 1.400 euros, destinados a retribución, viajes y estancias de los ponentes, alquiler del salón y su equipamiento, seguro de responsabilidad civil, edición y distribución de propaganda. Nuestra publicidad llega a 735 direcciones de correo electrónico y 325 de correo postal, además de los carteles y hojas volanderas que editamos. Los costes se sufragan con las cuotas de 125 personas socias y donativos de personas y grupos colaboradores. Toda la tarea de programación, contactos, acompañamiento, administración, gestión de alojamiento y billetaje, presentación de ponentes, traducciones, grabación y edición de vídeos, facilitación de coloquios, preparación de ediciones y su ensobrado y distribución, la hace un grupo que forman 12 personas enteramente voluntarias.

 

Cada cual ha aportado con arreglo a sus posibilidades y capacidades disponibles, pero no ha habido ningún intento de monopolizar ni la dirección ni la gestión. A la Asamblea llegan ideas y solicitudes sobre temas a abordar. El Foro ha estado siempre abierto a la incorporación de personas socias al equipo coordinador y promotor. Y se ha guiado por los principios de una “carta fundacional” que las comunidades de base aprobaron.

Balance, mediante encuesta, a las Comunidades y personas socias

El Foro GOGOA resulta ser un espacio de reflexión sobre cuestiones actuales, de altura y calidad, por las ideas y las experiencias presentadas, y el testimonio, experiencia y saber de los ponentes.

Trae a luz un pensamiento crítico, abierto, plural, anticipativo. Está atento a novedades y a los grandes debates del mundo actual. Ofrece reflexiones audaces. Pero lo hace sin estridencia, sin provocar confrontación ni escisiones. No separa la fe del mundo; manifiesta que lo humano es el campo del evangelio. Ayuda a personas en búsqueda de horizontes sociales o espirituales.

Ha tenido más influencia incluso que la que imaginamos a su comienzo, por la gran participación que ha tenido a lo largo de los años. El público, diverso, acude en cantidad porque el Foro GOGOA ha programado temas de gran interés y calado. Pero se constata escasa o solo ocasional asistencia de gente joven.

Es un lugar de proyección social de lo cristiano, pero, por su posición fronteriza, abre mayor espacio de opinión en el exterior y la periferia de la Iglesia que en su interior. Y eso que han pasado por el Foro dos obispos (Gaillot y Uriarte) y excelentes teólogos y biblistas. Viene a sus actividades gente no creyente y, a través de los medios, da otra imagen de modos cristianos de estar en el mundo. Gogoa es, en cierta medida, para algunos y algunas ese rostro distinto y más atrayente que desean ver en la Iglesia.

Constituirse como asociación civil fue un acierto, para preservar su libertad de programación y acción en una época de conservadurismo eclesial y de fuerte confrontación político-identitaria y años duros de violencia de ETA y negación de derechos humanos en Navarra. El Foro ha hecho aportaciones para la paz.

El Foro es un bien público para Pamplona y para la Iglesia que hay que hacer lo posible por mantener, mientas se pueda. Pero nada es para siempre. Todas las cosas tienen su tiempo y su fecha de caducidad. El Foro es un servicio para una situación y un tiempo concretos.

En lo personal e individual, quienes responden a la encuesta dicen que les ha aportado cosas diversas: Amplía puntos de vista, descubre novedades, pone al día, acompaña procesos de crecimiento en la fe y maduración personal y comunitaria, abre al mundo uno y globalizado. Permite conocer y dialogar con personas sabias y comprometidas. Implica con ilusión en el trabajo a un grupo de personas voluntarias. Hace descubrir el evangelio de otra manera.

Pamplona, abril de 2019