El agua, conflicto y vida

Éxodo quiere con este número acercar a nuestros lectores un tema que las Naciones Unidas designó para este año 2013 “Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua”.

Hay quien ha destacado la importancia del tema con esta frase: La crisis del Agua definirá el siglo XXI.

El cambio climático nos ha colocado ya en el calentamiento global, el cual nos ha hecho traspasar los límites, pues la temperatura se situará en entre dos y tres grados Celsius más que el promedio actual. La situación impone, por tanto, a la humanidad un cambio de mentalidad colectiva, pues la rueda es imparable: debemos conocer la importancia de la crisis, adaptarnos a ella y buscar la manera de evitar sus efectos dañinos

Por otra parte, y unida a la del calentamiento, está la crisis del agua potable. ¿Tiene que ver y está relacionada la crisis del agua con la crisis de la economía global? ¿Qué conexiones y consecuencias tiene con la pobreza, el hambre, las enfermedades, las desigualdades, la salud y la política vigente?

De toda el agua del mundo, solamente el 3 % es agua dulce, el 97 % es agua salada; y de ese 3 % solamente el 0,7 % es asequible al ser humano. La situación del agua se empeora cada vez más: para uno de cada seis habitantes es un lujo; 2.600 millones de personas no tienen acceso a sistemas de saneamiento elemental.

En los próximos años corremos el riesgo de un cruce de la línea del calentamiento global con la línea de la escasez del agua, lo cual podría producir enormes desastres.

La crisis es global y muestra un nudo esencial en torno a la unión del planeta Tierra con el tema de la Humanidad. Y para que todos los humanos puedan caber y vivir en el planeta Tierra, “Todos debemos, escribe Leonardo Boff, vivir no con una economía de abundancia, sino con una economía de la decencia, que permita a todos tener lo suficiente. Tenemos que intentar un nuevo comienzo, mudar mentes y corazones, ya que en el arsenal de valores y principios de la actual civilización no encontramos soluciones inmediatas que garanticen un futuro de esperanza”.