Manifiesto de la Asociación Éxodo para la Transformación Social

Manifiesto de la Asociación Éxodo para la Transformación Social

Somos una asociación independiente. Nuestras raíces culturales se alargan desde una inspiración inicial en el Evangelio hasta aquellas tradiciones liberadoras que han aportado, y siguen haciéndolo, valor y sentido a la historia. Tenemos un proyecto que se sustenta en dos instancias complementarias: reflexión y acción. Porque ya no basta con seguir pensando críticamente el mundo y sus instituciones sociopolíticas y culturales, es preciso tener la osadía profética de transformarlas.

Desde estos presupuestos:

– Apostamos por la defensa de los bienes comunes y de la tierra, que es nuestra casa común; y exigimos una economía social y cooperativa, capaz de limitar el derecho absoluto de propiedad privada, y promover formas de producción y consumo respetuosas con el medio ambiente y el clima, así como una distribución justa de los bienes, frente a la escandalosa desigualdad actual.

– Apostamos por una democracia participativa, que se articula desde la interculturalidad y las diversas cosmovisiones existentes; lo que nos lleva al rechazo de aquellas mediaciones sociales, políticas y religiosas que legitiman la jerarquización entre las personas y los pueblos, la dominación de unas clases sobre otras y el patriarcado que discrimina a la mujer y a los/as diferentes.

-Apostamos por la laicidad de las instituciones públicas como ágora de encuentro e inclusión de una ciudadanía plural; lo que nos lleva al rechazo de toda elección estatal de unas instituciones sobre otras por motivos ideológicos o confesionales.

– Apostamos por una información veraz, fruto de instituciones comunes y públicas; lo que nos lleva al rechazo de los monopolios privados que conscientemente ocultan la realidad bajo una interpretación ideológica.

Cambios en la Web

Cambios en la Web

Éxodo lanza su nueva web www.exodo.org, un espacio de moderno diseño, más visual, interactivo y divulgativo, que contribuye a reforzar el realizado durante años e intensificar la difusión de sus actividades y el contacto directo con sus lectores. Esta web sirve de apoyo al nuevo proyecto de empoderamiento ciudadano recogido en el manifiesto de la Asociación “Éxodo para la Transformación Social” que surge como evolución natural y futuro de este proyecto al que lleváis tantos años apoyando.

Esta nueva web recoge las últimas tendencias en tecnología y comunicación, como son las redes sociales y las nuevas tecnologías 2.0, e incorpora una plataforma tecnológica puntera. Gracias a ella, pretendemos dar un paso más en nuestra implicación con los temas de relevancia social y lanzar campañas de recogida de firmas, de comunicación y concienciación en las que nuestros lectores y toda la ciudadanía puedan implicarse de manera activa. ¡Ha llegado el momento de pasar a la acción!

Desde la creación de la revista, en 1991, el objetivo de la misma ha sido informar sobre temas relevantes y sacar a la luz importantes opiniones desde un enfoque que integra las dimensiones teológicas y científicas. Sin embargo, la evolución de internet de los últimos años unida al desarrollo del proyecto, las nuevas herramientas a nuestra disposición y la imperante necesidad social motivaron a Éxodo a formar la Asociación “Éxodo para la Transformación Social” y diseñar un nuevo espacio interactivo de comunicación que acerque aún más sus mensajes y las opiniones de sus colaboradores a la sociedad.

Como principales novedades, en cuanto a contenidos, destacar nuestras nuevas campañas on line, mediante las que podréis contribuir de manera a activa en la lucha social y el empoderamiento de aquellas personas en mayor situación de desamparo. Así mismo, podréis dar soporte y formar parte activa de la Asociación “Éxodo para la Transformación Social”.

La nueva web de Éxodo se convierte en un nuevo espacio de comunicación interactiva que pretende informar con transparencia y precisión; transmitir el conocimiento con un enfoque divulgativo, y fomentar la cultura colaborativa e implicación con los principales problemas sociales de la ciudadanía, implicando al lector en temas como la violencia sexual como arma de guerra en el Congo, las luchas por el estado de bienestar y los nuevos modelos económicos y sociales.

III Encuentro Latinoamericano Fe y Política

Varios Autores

A 25 años de resurrección de Monseñor Leonidas Proaño. “Pachamama, agua, territorio y territorialidad en contextos de capitalismo global y alternativas desde la fe de los pueblos”. DECLARACIÓN FINAL
– Autor: Varios Autores –
Declaración final
 
Resumen

52 organizaciones de América Latina y Europa celebramos en Quito nuestro 3er Encuentro “Pachamama, agua, territorio y territorialidad en contextos de capitalismo global y alternativas desde la fe de los pueblos”.

Vimos, escuchamos y sentimos el padecimiento y resistencia de comunidades víctimas de la minería, los monocultivos, a la deforestación y analizamos que esos casos no son aislados sino que responden a la pretensión del modelo económico de resolver mediante el acaparamiento de tierras, la crisis ambiental, financiera, ecológica y alimentaria provocada, con más intensidad, desde los últimos 12 años. También conocimos las formas de resistencia adoptadas por las comunidades para regresar a los territorios, evitar despojos y reproducir la diversidad de vidas.

Juzgamos, discernimos, oramos desde tres grandes fuentes de espiritualidad: la de los pueblos originarios, la de la tradición del Antiguo y Nuevo Testamento y desde la memoria motivadora de mujeres y hombres, profetas y profetisas que entregaron su último aliento en la búsqueda de una sociedad en la que todas y todos podamos vivir dignamente, conviviendo en una tierra que es madre, heredad común de hermanas y hermanos, hijos e hijas de Dios Padre y Madre.

Nos motivamos a la acción, a pasar de los dichos a los hechos desde prácticas personales, familiares y locales, hasta el trabajo de movilización social en la búsqueda de la construcción de una sociedad más justa en la que el Estado distribuya justamente los bienes que posibiliten el buen vivir de todas y todos.

Asumimos la articulación con las redes que resisten al acaparamiento de tierras y buscan alternativas a la globalización del mercado. Asimismo, articulaciones con quienes trabajan por la justicia agraria, laboral y ambiental. Concebimos que la defensa de la tierra va acompañada de la exigencia de los derechos a la salud, educación, vivienda, medio ambiente sano y a entornos libres de militarización.

Nos unimos al trabajo del movimiento social boliviano, apoyado por su presidente indígena, que busca un poder incluyente para los campesinos, indígenas y afrodescendientes. También a la movilización por una revolución agraria que garantice la posesión y autodeterminación de los pueblos sobre los territorios como lo expresa Cloc-Vía Campesina.

Nos sumamos a la movilización agraria y popular en Colombia contra los tratados de libre comercio que están destruyendo el campo y a los campesinos indígenas, afrodescendientes y mestizos como también a las aspiraciones de importantes sectores del pueblo ecuatoriano de preservar la reserva forestal del Yasuní.

Proponemos a las y los creyentes de la España indignada por el capitalismo, víctima, también, de la burbuja inmobiliaria y otras expresiones de la crisis del capital, que celebremos nuestro 4o Encuentro Fe y Política en su resistente país, como un paso más del trabajo en redes para la articulación de las resistencias de los pueblos victimizados del mundo.

Declaración completa

Animadas y animados por la fuerza espiritual de nuestros mártires y profetas, por la fortaleza de los pueblos Aimara, Quichua, Quechua, Nonam, Embera y afroamericanos, en el 25 aniversario de la resurrección de Monseñor Leonidas Proaño, nos reunimos en Quito Ecuador 52 organizaciones indígenas, afrodescendientes, mestizas, teólogas y teólogos, mujeres y hombres solidarias y solidarios del mundo, provenientes de los pueblos de Bolivia, Ecuador, Perú, España, Costa Rica, Cuba, Panamá y Colombia, a ver, juzgar y acordar líneas de acción en torno a la Pachamama, el territorio y la territorialidad en contextos de capitalismo global.

Vimos, escuchamos, sentimos con indignación, pero también con esperanza, las denuncias y la creativa resistencia de las comunidades de Cajamarca Perú, de Alto Guayabal en Colombia, que resisten a la voracidad de la minería transnacional en sus territorios. Escuchamos también con perplejidad el avance en Ecuador de monocultivos de brócoli en territorios indígenas en Cotopaxi, el monocultivo de palma aceitera en Esmeraldas y la profunda preocupación por el anuncio de explotación petrolera que afecta la reserva del Yasuní; la expansión del monocultivo de soya en el área fronteriza de Bolivia con Paraguay; la expropiación de comunidades indígenas en Panamá para la extensión ganadera y en Colombia la explotación petrolera en la zona de reserva de la Perla Amazónica, la ocupación de tierras para el puerto de Agua Dulce en Bajo Calima, el avance de la palma aceitera, banano plátano de exportación y la minería extensiva en territorios de las comunidades negras del Curvaradó y Jiguamiandó, el desarrollo inconsulto de obras de infraestructura vial en el Cacarica, por parte de transnacionales y algunos gobiernos, afectando las fuentes de agua, fracturando los procesos comunitarios, amenazando la soberanía alimentaria.

Tomamos conciencia, gracias al acierto metodológico que combinó los testimonios directos de las víctimas resistentes con los análisis locales y globales, que estos casos no son aislados, sino que ilustran la voracidad del capitalismo, que en los últimos diez años pretende resolver su crisis financiera, ambiental, energética, ecológica, alimentaria adquiriendo tierras en todo el mundo para la extracción minera y de petróleo, la producción de agrocombustibles, alimentos para animales, el negocio de la conservación, la explotación de bosques y el negocio de la alimentación.

Esta etapa del acaparamiento de tierra desplaza con violencia a los propietarios verdaderos de las tierras, destruye con sus máquinas lugares sagrados de las comunidades, contamina fuentes de agua e intensifica el desarraigo de niñas, niños, jóvenes que se ven presionados a abandonar el campo y acrecentar los cinturones de miseria en la ciudades.

Así mismo, estas inversiones del capital están respaldadas por militares que adelantan políticas de consolidación en los territorios, comprendidas dentro las llamadas Iniciativa Regional Andina, Plan Mérida y ahora la Alianza del Pacífico. Frente a esta presencia militar, apoyada por los Estados Unidos y la Unión Europea, se fortalecen bloques alternativos de integración continental como el Alba, Celac y Unasur, que deben acercarse cada vez más a las organizaciones y movimientos sociales que resisten en nuestros pueblos.

Constatamos también que las comunidades, ante esta arremetida del capitalismo acaparador, han denunciado su situación y movilizado la solidaridad del mundo, constituyendo formas creativas de organizar el territorio para resistir a los desplazadores y preservar la diversidad de vidas en ellos contenidas. Se articulan en agremiaciones con otras organizaciones sociales, salen a la calle a mostrarle a sus ciudadanos el valor de la tierra, la amenaza a la soberanía alimentaria y la destrucción ambiental que provocan los tratados del libre comercio. Así mismo, se movilizan para constituir gobiernos que garanticen la vida, la autodeterminación y la dignidad de los pueblos.

Juzgamos, discernimos, oramos que la espiritualidad de la tierra va mas allá de las religiones específicas y que está a la base de las tradiciones indígenas, afrocolombinas y los más autentico de las tradiciones religiosas. Que todas ven la tierra como una herencia que no puede ser mercantilizada, que pertenece a las divinidades dadoras de la vida, que debe ser consentida como madre que ofrenda vida a sus hijos e hijas y posibilita la reproducción de todas las vidas.

En ella se basa la ley de origen de nuestros pueblos, es Pacha Mama en Quechua, Machs Amititg en Nonam, y Dayira Papa Drua en Embera. Nuestros pueblos originarios viven en la naturaleza, sus ritos nos comunican con lo profundo, la raíz, con la territorialidad que somos: fuego-sol, agua- sangre, viento- aliento, tierra- cuerpo.

En la Biblia es don de Dios, herencia, por eso Nabot no quiso venderla a al Rey Ajab quien, como todos los acaparadores, se vale de la ley que mata y del engaño de los corruptos para apropiársela a fuerza de crimen. En Jesús es lugar del pan, del pescado, del vino, alimentos que el Padre Dios entregó a todas sus hijas e hijos en medio de la tensión por la voracidad de otros reinos expropiadores, como ocurrió en su tiempo con el reino de Roma, al que Jesús opuso el Reino de Dios, aquel orden divino que busca garantizar la comida bendita, repartida y donada para todas en el aquí y en el ahora.

Estas plurales espiritualidades nos mueven, en consecuencia, a avanzar en la recuperación y defensa de la tierra como un derecho común de todos los pueblos. Acción estratégica que con tanta fuerza y convicción adelantan las comunidades presentes en nuestro encuentro, pero que las trasciende en la tarea global de garantizar la sobrevivencia de las hijas e hijos de Dios Padre y Madre. Nos invita a ser valientes, a dejar el miedo y mostrarnos como lo que somos, hijas e hijos suyos, de la Madre Tierra, afirmando nuestra espiritualidad y defendiendo los territorios.

Profetas y profetisas nos han precedido en la defensa de los territorios e interceden por esta causa. Las palabras del Monseñor Leonidas Proaño resuenan en el corazón: “busco en todas partes luchadores por la Paz y por la Vida. Debemos actuar antes de que sea demasiado tarde, antes de que la invasión y la locura de unos hombres conviertan a nuestro planeta tierra en un luna muerta, en un cementerio del espacio”. Junto a él Óscar Romero, Dorothy Day, Luis Espinel, Héctor Gallego, Jorge Gerardy, Yolanda Cerón, Camilo Torres, tantas y tantos que se entregaron hasta el último aliento. Ellas y ellos caminaron antes que nosotros hacia la construcción de una sociedad en la que la verdad, la libertad, la justicia, la solidaridad, la fraternidad, la autodeterminación, la vida y la dignidad de los pueblos sean posibles.

Nos motivamos a la acción, a pasar de los dichos a los hechos, en lo micro, reconociendo el papel de la mujer, recuperando las prácticas agroecológicas, la educación intercultural bilingüe, el reciclaje, la recuperación y siembra de semillas propias como quinua, el morocho, chuchica, muyoco, aoca, la recuperación de la vestimenta indígena, las artesanías, la música originaria, las danzas, los tejidos, las hierbas medicinales, las parteras y médicos tradicionales. Todas y todos debemos buscar tener nuestro “pedacito” de tierra aunque vivamos en ambientes urbanos.

Asumimos la tarea de articulación con otras redes nacionales e internacionales de defensa de los territorios que construyen alternativas a la globalización del mercado, al acaparamiento de tierras. Acordamos motivar la movilización social contra la extranjerización, buscando legislaciones en nuestros países que la impidan en la práctica y para exigir inversión en favor del pequeño productor con acceso, control y uso de la tierra desde la autodeterminación de los pueblos, buscando que se cancelen los tratados de libre comercio donde los hay.

Actuamos desde la convicción de que los territorios son lugar articulador de la exigencia de los derechos a la salud, a la educación, a la vivienda, al trabajo, al medio ambiente sano y un entorno libre de la militarización. Acompañaremos, también, acciones directas no violentas de recuperación material del derecho a la tierra y haremos alianzas con quienes trabajan por la justicia agraria, laboral y ambiental.

Nos unimos a las construcciones del movimiento social boliviano, apoyado por su presidente indígena, en la búsqueda del poder del Estado para los campesinos, indígenas afrodescendientes en el que todas y todos quepamos; en el trabajo por una revolución agraria que garantice la posesión y autodeterminación de nuestros pueblos sobre los territorios como lo dice la Cloc-Vía Campesina.

En este encuentro nos hemos solidarizado con la movilización agraria y popular en Colombia en la que participan indígenas, afrodescendientes y mestizos campesinos y otros movimientos sociales, como también con las aspiraciones de sectores del pueblo ecuatoriano para preservar la reserva forestal del Yasuní.

Proponemos a las y los creyentes de la España indignada por el capitalismo, víctima, también, de la burbuja inmobiliaria y otras expresiones de la crisis del capital, que celebremos nuestro 4o Encuentro Fe y Política en su resistente país, como un paso más del trabajo en redes para la articulación de las resistencias de los pueblos victimizados por el modelo.

Suscribimos en Quito, en la Universidad Andina Simón Bolívar, a los 31 días del mes de agosto de 2013

Acción Ecológica -Ecuador-; Asociación Cristiana Liberación Imbabura – Ecuador-; Asociación de Llamingueros INTIÑAN de Chimborazo -Ecuador-; Asociación Sembradores de Paz Inzá Cauca -Colombia-; Asociación de Familias de los Consejos Comunitarios de Curvaradó, Jiguamiandó, Pedeguita y Mansilla y Santa Rosa de El Limón -Colombia-; Comisión Ecuménica de Derechos Humanos del Ecuador -CEDHU-; Centro Evangelio y Liberación -España-; Centro de Auto Liberación Luna Sol – Ecuador-; Centro de Formación de Misioneras Indígenas de Ecuador -Ecuador-; Centro Kichwa Puka Rumi – Arajuno – Ecuador; Comisión Intereclesial “Justicia y Paz” – Colombia-; Comunidades Eclesiales de Base de Quinindé – Ecuador-; Comunidades Eclesiales de Base de Ecuador -Ecuador-; Comunidades Eclesiales de Base – Bolivia-; Comunidades Eclesiales de Base de Bogotá -Colombia-; Comunidades Eclesiales de Base de Medellín -Colombia-; Comunidad de Vida y Trabajo La Balsita de Dabeiba -Colombia-; Comunidades de Autodeterminación, Vida, Dignidad del Cacarica, Cavida -Colombia-; Comunidad Santo Tomás Madrid -España-; Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos Tupac Katari, Rodolfo Machaca- Bolivia-; Confederación Pueblos Kichwa Ecuarani -Ecuador-; Consejo Comunitario del Río Naya -Colombia-; Contexto -Bolivia-; Coordinación Popular de Derechos Humanos de Panamá, Copodehupa, -Panamá-; Corporación Centro Loja de Promoción y Apoyo a la Mujer Escuela de Formación Permanente Taita Proaño -Ecuador-; Estudiantes Indígenas de Yuracruz Imbabura -Ecuador-; Fraternidad Carlos de Foucauld Fundación Pueblo Indio de Ecuador -Ecuador-; Fraternidad Carlos de Foucauld -Ecuador-; Guadalupanos -Ecuador-; Grupo de Mujeres de Tierra Nueva de Imbabura -Ecuador-; Grupo Óscar Arnulfo Romero de Cuba -Cuba-; Jambi Huasi -Ecuador-; José Arregi, Teólogo -País Vasco-; Misioneros Claretianos -Ecuador-; Misioneros por la vida de Colombia -Colombia-; Movimiento de laicos y laicas de Colombia -Colombia-; Movimiento Mons. Proaño de Loja – Ecuador-; Organización de Mujeres Juana Azurduy de Padilla -Bolivia-; Organización “Guamán Poma” Cotopaxi – Ecuador-; Parroquia San Pedro y San Pablo Limones, Esmeraldas – Ecuador-; Parroquia Calderón, Quito – Ecuador-; Pastoral Penitenciaria Tulcán -Ecuador-; Red Ecuménica del Agua – Consejo Mundial de Iglesias-; Resguardo Humanitario Nonam Alto Guayacán Bajo Calima -Colombia-; Resguardo Humanitario Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad Óscar Romero Unión de Organizaciones Campesinas Independientes de Ecuador -UECIPE- Ecuador; Universidad Politécnica Salesiana Quito -Ecuador-; Universidad Laica Eloy Alfaro -Ecuador-; Vicariato Apostólico de Esmeraldas -Ecuador-; Zona de Reserva Campesina de la Perla Amazónica Putumayo -Colombia-.

Mensaje del 33 Congreso de Teología

Varios Autores

La Teología de la Liberación, hoy
– Autor: Varios Autores –
 
Del 5 al 8 de septiembre hemos celebrado en Madrid el 33 Congreso de Teología sobre “La teología de la Liberación, hoy”, que ha reunido a mil personas procedentes de los diferentes países y continentes en un clima de reflexión, convivencia fraterno-sororal y diálogo interreligioso, intercultural e interétnico.

1. Vivimos en un mundo gravemente enfermo, injusto y cruel, en el que la riqueza se concentra cada vez más en menos manos y crecen las desigualdades y la pobreza. Entre 40.000 y 50.000 personas mueren al día por hambre y guerras, cuando existen recursos suficientes para alimentar al doble de la población mundial. El problema no es, por tanto, la escasez, sino la competitividad, la acumulación desmesurada y la injusta distribución, generadas por el modelo neoliberal. Los gobernantes dejan que gobiernen los poderes financieros y la democracia no ha llegado a la economía. La crisis europea actual tiene como efecto el desmantelamiento de la democracia.

2. La crisis económica se ha convertido en una crisis de los derechos humanos. Los llamados eufemísticamente “recortes” en educación y salud son, en realidad, violaciones sistemáticas de los derechos individuales, sociales y políticos, que habíamos conseguido con tanto esfuerzo a lo largo de los siglos precedentes.

3. Pero esta situación no es fatal, ni natural, ni responde a la voluntad divina. Se pueden romper las inercias cambiando nuestro modo de vivir, de producir, de consumir, de gobernar, de legislar y de hacer justicia y buscando modelos alternativos de desarrollo en la dirección que proponen y practican no pocas organizaciones hoy en el mundo

4. Estos días hemos escuchado los testimonios y las voces plurales de las diferentes teologías de la liberación, que se cultivan en todos los continentes y que intentan colaborar en la respuesta a los más graves problemas de la humanidad antes descritos: en América Latina, en sintonía con el nuevo escenario político y religioso y con las experiencias del socialismo del siglo XXI; en Asia, en diálogo con las cosmovisiones orientales, descubriendo en ellas su dimensión liberadora, en África, en comunicación con las religiones y culturas originarias, en busca de las fuentes de la vida en la naturaleza.

5. Hemos comprobado que la teología de la liberación sigue viva y activa frente a los intentos del pensamiento conservador y de la teología tradicional de condenarla y darla por muerta. La TL es histórica y contextual y se reformula en los nuevos procesos de liberación a través de los sujetos emergentes de transformación: mujeres discriminadas que toman conciencia de su potencial revolucionario; culturas otrora destruidas que reivindican su identidad; comunidades campesinas que se movilizan contra los Tratados de Libre Comercio; jóvenes indignados, a quienes se les niega el presente y se les cierra las puertas del futuro; naturaleza depredada, que grita, sufre, se rebela y exige respeto; migrantes maltratados que luchan por mejores condiciones de vida, religiones indígenas y afrodescendientes que renacen tras siglos de silenciamiento.

6. La TL es teología de la vida, que defiende con especial intensidad la vida más amenazada, la de los empobrecidos, que mueren antes de tiempo. Hace realidad las palabras de Jesús de Nazaret: “He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”. Llama a descubrir a Dios en los excluidos y crucificados de la tierra: esa es la misión fundamental de las iglesias cristianas, de la que han estado muy alejadas

7. Los reformadores religiosos han abierto y siguen abriendo caminos de compasión y liberación integral, que deben traducirse política, social y económicamente en cada momento histórico, de manera especial Siddharta Gautama el Buda y Jesús de Nazaret el Cristo (tema de la última conferencia del Congreso.

8. Denunciamos la falta de ética en las políticas gubernamentales que presentan los recortes como reformas necesarias para la recuperación económica. Nuestra denuncia se extiende a los bancos, las multinacionales y los poderes financieros como verdaderos causantes de la actual crisis en connivencia con los gobiernos que lo permiten. Optamos por otro modelo económico cuyos criterios sean el principio del bien común, la defensa de los bienes de la tierra, la justicia social y el compartir comunitario.

9. Denunciamos el uso de la violencia, el militarismo, el armamentismo y la guerra como formas irracionales y destructivas de solución de los conflictos locales e internacionales, a veces justificados religiosamente. Optamos por un mundo en paz, sin armas, donde los conflictos se resuelvan por la vía del diálogo y la negociación política. Apoyamos todas las iniciativas pacíficas que vayan en esa dirección, como la jornada de ayuno y oración propuesta por el papa Francisco. Rechazamos la teología de la guerra justa y nos comprometemos a elaborar una teología de la paz.

10. Denunciamos el racismo y la xenofobia, que se manifiesta de manera especial en las leyes discriminatorias, en la negación de los derechos de los inmigrantes, en el trato vejatorio a que son sometidos por las autoridades y en la falta de respeto a su estilo de vida, cultura, lengua y costumbres. Optamos por un mundo sin fronteras guiado por la solidaridad, la hospitalidad, el reconocimiento de los derechos humanos sin discriminación alguna y de la ciudadanía-mundo frente a la ciudadanía restrictiva vinculada a la pertenencia a una nación.

11. Denunciamos la negación de los derechos sexuales y reproductivos y la sistemática violencia contra las mujeres: física, simbólica, religiosa, laboral, ejercida por la alianza de los diferentes poderes: leyes laborales, publicidad, medios de comunicación, gobiernos, empresas, etc. Dicha alianza fomenta y refuerza el patriarcado como sistema de opresión de género. En la discriminación y el maltrato a las mujeres tienen una responsabilidad no pequeña las instituciones religiosas. La teología feminista de la liberación intenta responder a esa situación reconociendo a las mujeres como sujetos políticos, morales, religiosos y teológicos.

12. Pedimos la inmediata suspensión de las sanciones y la rehabilitación de todas las teólogos y los teólogos represaliados (de quienes han visto sus obras prohibidas, condenadas o sometidas a censura, de quienes han sido expulsados de sus cátedras, de aquellos a quienes se les ha retirado el reconocimiento de “teólogos católicos”, de los suspendidos a divinis, etc.), sobre todo durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, que fueron especialmente represivos en cuestiones de teología moral y dogmática, en la mayoría de los casos por su vinculación con la teología de la liberación e incluso por seguir las orientaciones del Concilio Vaticano II. Dicha rehabilitación es exigencia de justicia, condición necesaria de la tan esperada reforma de la Iglesia y prueba de la autenticidad de la misma. Reivindicamos, a su vez, dentro de las Iglesias, el ejercicio de los derechos y libertades de pensamiento, de reunión, de expresión, de cátedra, de publicaciones, no respetados con frecuencia, y el reconocimiento de la opción por l@s pobres como criterio teológico fundamental.

Con don Pedro Casaldàliga afirmamos que todo es relativo, incluida la teología, y que solo son absolutos Dios, el hambre y la liberación. Madrid, 8 de septiembre de 2013

CARGAS INSOPORTABLES

Varios Autores

Foro de Curas de Madrid
– Autor: Varios Autores –
Desahucios
 
Con esta Declaración los miembros del Foro “Curas de Madrid” hacemos público nuestro apoyo a la Iniciativa Legislativa Popular promovida por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca para presentar próximamente en El Congreso de los Diputados. Esta Iniciativa plantea una “Proposición de ley para la regulación de la dación en pago, paralización de los desahucios y alquiler social”

El negocio de la vivienda

“El único objetivo era vivir dignamente. Vivir diez o más personas en un solo piso es inhumano. Necesitábamos la vivienda para la reunificación familiar y de esto se aprovecharon los bancos y las inmobiliarias ofreciéndonos créditos con todas las facilidades del mundo.”. Así se expresan los miembros de la Plataforma.

La vivienda, bien de primera necesidad y derecho constitucional, se convirtió en el más lucrativo de los negocios. De 2000 a 2007 el precio del metro cuadrado creció en un 106 %, mientras que los salarios nominales – no la capacidad adquisitiva real que incluso descendió – solamente crecieron el 8 %. Para poder acceder a una vivienda las familias se vieron obligadas a endeudarse. Y así, la proporción de endeudamiento respecto a la renta total de las familias creció desde el 45 % en 1995 hasta sobrepasar el 140 % en 2008. Aprovechándose de esta situación, las entidades bancarias, estimuladas por la ausencia de controles públicos, incentivaron la concesión abusiva de créditos hipotecarios. De esta manera, la banca española y extranjera – acreedora de la española – han tenido unos años de beneficios extraordinarios. “El crédito total a residentes pasó de 701.663 millones de euros en 2002 a 1,8 billones en 2008. Un incremento gigantesco del negocio de la banca que en un 70 % fue dirigido a la construcción o actividades colindantes, a alimentar la burbuja inmobiliaria” (V. Navarro, J. Torres, A. Garzón, “Hay alternativas “Ed. Sequitur, 2012)

Cargas insoportables

“Hemos cumplido fiel y minuciosamente – siguen diciendo los afectados -con nuestros compromisos mientras hemos tenido trabajo. No es voluntad de no pagar, es que no podemos… Y vemos que todos los poderes de este país están dedicados a rescatar a los bancos y cajas que disfrutaron de la burbuja inmobiliaria; mientras que las ejecuciones hipotecarias y los desahucios están incrementando aceleradamente la cantidad de familias marginadas y arrojadas a la exclusión social”

El estallido de la burbuja inmobiliaria ha dejado en España unas altísimas tasas de desempleo. La disminución de ingresos hace que muchos hogares no puedan afrontar el pago de la hipoteca. Los activos inmobiliarios de los bancos se derrumban y sus acreedores extranjeros exigen que los bancos españoles les paguen su deuda. Pero la carga se va trasladando hasta los últimos y más débiles eslabones de la cadena, familias inmigrantes y españolas, a costa de lo que sea.

Ya que el ordenamiento español prevé un procedimiento de ejecución hipotecaria que comporta no sólo la pérdida de la vivienda habitual, sino también la posibilidad de que se embarguen los salarios y otros bienes presentes y futuros. La entidad bancaria pueda adjudicarse la vivienda por tan sólo el 50% del valor de tasación y seguir exigiendo a la familia el monto restante, más los intereses generados y los gastos del procedimiento judicial. Lo que supone dejar a muchas familias en la calle y con una deuda que hipoteca a ellos y a sus avalistas para toda la vida, que las excluye definitivamente de cualquier circuito financiero o crediticio. Se nos quiere hacer creer que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” que “lo primero que hay que hacer es devolver las deudas” etc. etc…. El Foro “Curas de Madrid” consideramos que aspirar a una vivienda digna no supone vivir por encima de nuestras posibilidades. Los datos del Banco de España revelan que sólo un 16 % de las familias más pobres han recurrido al endeudamiento; y que, cuando lo han hecho, ha sido fundamentalmente para pagar su única vivienda. Mientras que un 65 % de las familias más acaudaladas se ha endeudado para comprar una segunda o tercera vivienda y especular con ella.

Son sobre todo estos sectores que, por otra parte, suelen coincidir con los accionistas de las entidades financieras, los que han vivido y siguen viviendo por encima de las posibilidades de todos. Y son los que quieren cargar, y lo están consiguiendo, ese enorme fardo de la deuda que ellos han generado sobre las espaldas de todos los ciudadanos. En la actualidad, el Estado se está endeudando, todos los ciudadanos nos estamos endeudando y perdiendo de nuestros derechos en educación, sanidad, atención a dependientes, etc. etc. para rescatar las deudas generadas por los bancos – el 83 % del deuda total del país es privada contraída sobre todo por las entidades financieras – .Mientras, ellos siguen enriqueciéndose, especulando con esa misma deuda pública y utilizando estas ayudas del Estado para acrecentar los dividendos de sus accionistas, no para facilitar el crédito a familias y empresas.

Pero, aunque se van dando pasos debidos sobre todo a la presión popular, los bancos, en general, no aceptan renegociar las condiciones hipotecarias que permitan a las familias ir devolviendo esa deuda sin tener que renunciar a una vida digna. Se apoyan para ello en una legislación establecida por el abusivo poder económico y político que en nuestro país tienen las entidades financieras.

La vivienda es un derecho no un negocio

La Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española declaraba recientemente: “Para las familias que no pueden hacer frente al pago de sus viviendas y son desahuciadas, es urgente encontrar soluciones que permitan hacer frente a sus deudas sin tener que verse en la calle. No es justo que, en una situación como la presente, resulte tan gravemente comprometido el ejercicio del derecho básico de una familia a disponer de una vivienda” (“Ante la crisis, solidaridad”, 4-10-2012) Por nuestra parte consideramos que un Gobierno consciente de la cuota de responsabilidad de las entidades financieras y de las propias administraciones públicas en lo ocurrido, debería colocar el derecho a la vivienda de las personas por encima de los beneficios abusivos de la banca.

Por todo ello, apoyamos los cambios legislativos que propone la Iniciativa Legislativa Popular: 1.Que se reconozca la dación en pago en la ejecución hipotecaria. 2.- Que se paralicen los desahucios cuando se trate de la vivienda habitual y el impago del préstamo sea debido a motivos ajenos a la voluntad del hipotecado. 3.-Que se reconozca el alquiler social. De manera que el ejecutado pueda seguir residiendo en la vivienda pagando un alquiler no superior al 30 % de sus ingresos.

Queremos asimismo manifestar nuestro agradecimiento a todos los que en estos meses están dedicando su tiempo y preparación técnica para denunciar y encontrar vías de solución a estas situaciones. Nos referimos, por ejemplo, a personas del Movimiento 15-M, de Asociaciones de Vecinos, Sindicatos, Parroquias y otras plataformas, y todos los que individualmente están colaborando en esta tarea. Consideramos que constituye un signo de esperanza el que, a pesar de la cultura individualista e insolidaria en la que a menudo se nos pretende educar, todavía haya sectores sociales que no han renunciado a la dignidad de ciudadanos responsables y solidarios.

Con esta declaración hacemos nuestra la indignación de Jesús ante los poderes de la sociedad en que él vivió: “En la cátedra de Moisés han tomado asiento los letrados y fariseos… Lían fardos pesados, cargas insoportables, que cargan sobre la espalda de los demás, mientras ellos no quieren empujar ni con un dedo” (Mt. 23 / 4)

Foro “Curas de Madrid” (http://www.forocurasdemadrid.org/)

MENSAJE DEL XXXII CONGRESO DE TEOLOGÍA

Varios Autores

– Autor: Varios Autores –
 
Del 6 al 9 de septiembre de 2012 nos hemos reunidos en Madrid cristianos y cristianas de las diferentes tradiciones eclesiales y de todos los continentes para reflexionar sobre Cristianismo, mercado y movimientos sociales, intercambiar experiencias y buscar alternativas. Queremos compartir el siguiente mensaje

1 El mercado-centrismo es la institución suprema del neoliberalismo que convierte a los seres humanos en mercancía y en piezas subalternas del sistema, identifica la justicia con el cumplimiento de la legalidad, dictada por el mercado, y reduce los derechos humanos al derecho de propiedad. El mercado genera situaciones de muerte para millones de seres humanos y para la naturaleza.

2. Vemos con especial preocupación y nos provocan indignación las consecuencias de la crisis, provocada por los poderes financieros, que castiga injustamente a los sectores más vulnerables de la sociedad en todo el mundo, y de manera especial en algunos países de Europa como Grecia, Portugal y España, donde se está produciendo un espectacular incremento de la pobreza en una sociedad con recursos suficientes para satisfacer las necesidades de la población.

3. En medio de esta situación valoramos positivamente los gestos de solidaridad de algunos miembros del clero y de la jerarquía eclesiástica, pero expresamos nuestro malestar e indignación ante el silencio de la Conferencia Episcopal Española, tan locuaz en otras ocasiones y ante otras cuestiones. La sociedad percibe dicho silencio como escándalo y complicidad con quienes han provocado la crisis. Nosotros lo consideramos insensibilidad ante la injusticia, alejamiento del mensaje liberador del Evangelio y falta de compasión con las víctimas. Creemos que tal actitud se debe a la cómoda instalación de la Iglesia institucional en una situación de privilegio. Lo que contrasta con los recortes en todos los terrenos.

4. Nosotros mismos, los participantes en este Congreso, no estamos exentos de contradicciones e incoherencias entre nuestro modo de pensar alternativo y nuestra forma de vivir acomodaticia, nuestra actitud crítica y nuestra práctica conformista; la crítica al consumo y nuestro consumismo; la opción por los pobres y nuestra falta de testimonio de pobreza.

5. La respuesta a la crisis requiere un nuevo paradigma que se traduzca en transformaciones estructurales, revolución de la subjetividad y de las conciencias, de los hábitos de vida y de las relaciones personales, bajo la guía y la prioridad de los valores éticos, presentes en todas las tradiciones religiosas, morales y espirituales, si bien con frecuencia incumplidos. Entre ellos cabe destacar: la dignidad humana frente al trato inhumano que reciben millones de seres humanos; el respeto a la vida, contra la violencia en sus diversas formas; la justicia global; la verdad, la honradez y la igualdad de género.

6. Reconocemos la importancia de los movimientos sociales, que constituyen mediaciones necesarias para transformar la realidad; son alternativa al pensamiento único y a la globalización neoliberal; recuperan valores que parecían en vías de extinción y se rebelan contra una realidad caracterizada por la explotación, la dominación y la tendencia a reducir la razón a mero cálculo. 7. Especial significación ha reconocido el Congreso al feminismo como teoría de la emancipación y de la igualdad no clónica entre hombres y mujeres; práctica de la sororidad internacional y defensa de las reivindicaciones de las mujeres, que, con frecuencia, se ven relegadas en nombre de “intereses generales superiores”, incluso en los propios movimientos sociales.

8. No podemos instalarnos en el pesimismo y el fatalismo históricos. Existen alternativas. Por eso apoyamos y hacemos nuestras las iniciativas siguientes para salir de la crisis: creación de una asamblea constituyente, desobediencia civil, banca ética, tasa Tobin, reparto del trabajo, universalización de los servicios sociales, reconocimiento de la ciudadanía a todos los residentes en nuestro territorio, pactos de ayuda mutua sin subordinación, soberanía alimentaria, cambio en los modelos de producción, etc.

9. Como cristianas y cristianos nos comprometemos a:

_ Recuperar la herencia de Jesús, que se caracteriza por la opción por los excluidos y marginados, la compasión como principio de actuación y la afirmación de la autoridad de los que sufren.

_ Seguir el espíritu y la práctica de Jesús, que consiste en humanizar el mundo comenzando por los últimos, luchar contra el olvido de las víctimas y ponernos de su lado.

_ Afirmar la incompatibilidad entre Dios y el Dinero y luchar contra el Imperio del Dinero. _ Practicar la resistencia al sistema desde la no violencia activa

_ Participar activamente en los movimientos sociales, los antiguos y los nuevos, y de manera especial en los diferentes Foros Sociales, que trabajan por “Otro Mundo Posible”, y en el movimiento de los Indignados, en cuyo horizonte se sitúa Jesús de Nazaret, Indignado con las autoridades religiosas, el patriarcado y los poderes políticos y económicos de su tiempo.

_ Madrid, 9 de septiembre de 2012.

¡NO! ¡QUE NO CAMBIEN!

Varios Autores

Foro de Curas de Madrid
– Autor: Varios Autores –
Que las religiones sigan siendo el opio del pueblo
 

El Foro de curas de Madrid quiere con esta Nota dar cuenta de por dónde ha ido su reflexión a lo largo de este curso que ahora concluye. Lo iniciamos cuando se cumplían cincuenta años de la inauguración del concilio Vaticano II, que tuvo lugar el 11 de octubre de 1962, y cuando en el horizonte aparecía ya el cincuentenario de su clausura, el día 8 de diciembre 1965. Animados por estas referencias, creímos oportuno dejar que de forma un poco más intensa y explícita que lo habitual invadiera nuestras reuniones de este curso el espíritu de diálogo que alentó a los obispos y teólogos que participaron en aquel importante acontecimiento de la Iglesia Católica.

Con este propósito decidimos invitar a nuestra reuniones bimensuales a personas representativas de ámbitos con los que la Iglesia dialogó entonces y debiera seguir dialogando ahora, a personas que se ubican en el ámbito de las otras iglesias cristianas, a personas que se mueven en el ámbito de las religiones no cristianas, a personas que se sitúan en el ámbito de la increencia y el agnosticismo, y a personas insertas en el ámbito de las instituciones y de los movimientos empeñados en la defensa de la dignidad y de los derechos humanos.

De los cuatro encuentros programados nos ha quedado pendiente para octubre el que deseamos mantener con personas que se mueven en el ámbito de la increencia y del agnosticismo. Será en concreto con Francisco Delgado, presidente de Europa laica, y con Luis Vega, presidente de la Asociación madrileña de ateos y librepensadores (AMAL), de quienes esperamos que nos iluminen sobre cuál es su historia y cuáles son sus objetivos y reivindicaciones. Antes han dialogado con nosotros Emilio Galindo, Director del Centro Darek-Nyumba y editor de la revista Encuentro Islamo-Cristiano, que nos acercó e hizo más comprensible el mundo del Islam, Juan Carlos Monedero, profesor titular de ciencia política y de la administración en la Universidad Complutense de Madrid, que hizo lo propio con el movimiento de los indignados del 15M, y Alfredo Abad, Secretario General de la Iglesia Evangélica Española y Pastor de la Iglesia de Jesús y de la Iglesia del Salvador de Madrid, que nos mostró con claridad algo de la dilatada historia de los protestantes españoles y de su situación e inquietudes en la España actual.

Al reflexionar sobre lo visto, oído y dialogado en estos tres encuentros la Comisión permanente del Foro de curas de Madrid ha creído posible y conveniente hacer públicas dos conclusiones en torno a ellos.

La primera conclusión es que tanto en el mundo de quienes luchan por la defensa de la dignidad y de los derechos humanos como en el de quienes viven y difunden un islam centrado en la confianza en Dios o en el de los protestantes que entienden la fe cristiana unida indisolublemente al compromiso en favor de los más necesitados hay personas con las que el tipo de católicos que somos los miembros del Foro nos sentimos más cercanos que con otras que pertenecen a nuestra propia Iglesia, cuya manera de entender la teología, la moral y la razón de ser de los seguidores de Jesús de Nazaret distan mucho de la que nos parece acertada y conveniente.

La segunda conclusión es que, según la información que nuestros contertulios nos han dado y la que nosotros mismos poseemos, tanto en el islam como en el cristianismo católico y en el surgido de la Reforma la lectura y meditación de nuestros textos “sagrados”, bien sea el Corán o la Biblia, puede proporcionar razones que impulsen a los creyentes a contribuir desde sus respectivas creencias a la defensa y a la liberación de la gente. Pese a lo cual, de un tiempo a esta parte en los tres ámbitos han accedido a los puestos de mando autoridades religiosas que, apoyadas por quienes tienen y ejercen el poder político, económico y militar, prefieren dar por buena y acorde con la voluntad de Dios una lectura y una interpretación de los textos que orienta a los creyentes a prácticas litúrgicas y morales que lejos de perjudicar los intereses de las clases dominantes y explotadoras, contribuyen a mantener su poder y a incrementarlo. Y frente a quienes proponen lo contrario, ellos, sin decirlo expresamente, gritan: “No, que no cambien, que las religiones, sigan siendo el opio del pueblo”. Y hacen cuanto sea necesario para que sus deseos se cumplan.

Comisión Permanente del Foro de Curas de Madrid

Madrid 8 de julio de 2012

ASAMBLEA UNIVERSAL DEL PUEBLO CRISTIANO

Varios Autores

Redes Cristianas
– Autor: Varios Autores –
(04/05/2012)
 
Ante la crisis planetaria que está azotando también a todas las confesiones religiosas y, en particular, a la Iglesia católica, muchas personas cristianas se sienten desconcertadas y la jerarquía, en una irresponsable huida hacia delante, no quiere enterarse. Algunas voces (Austria, EE.UU, Irlanda, etc.) claman por un nuevo concilio o una iniciativa similar que pueda dar respuesta a los muchos desafíos que el mundo de hoy está enfrentando a la fe.

Redes Cristianas, preocupada por esta situación y queriendo contar con todas las sensibilidades que actualmente existen en la Iglesia, va a iniciar un proceso de Asamblea Universal del Pueblo Cristiano desde donde poder abordar conjuntamente, no solo el conocimiento de los desafíos y las posibles respuestas, sino también, lo que siempre ha resultado más difícil, la reestructuración de la propia Iglesia y su lugar en el mundo actual.

Esta Asamblea se desarrollará en varias fases, desde 2012 hasta 2015, coincidiendo con el aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II. Para ello se ha lanzado un llamamiento abierto para que puedan participar en este proceso todas las personas, colectivos y comunidades que se sientan interpeladas para trabajar juntas en esta tarea ilusionante y esperanzadora.

Llamamiento

1. El cincuenta aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II está despertando en muchas comunidades cristianas un creciente interés por un acontecimiento que se planteó en profundidad la relación de la Iglesia con el mundo. Las dos preguntas básicas que flotaban en el aula conciliar eran: “Iglesia, ¿qué puedes ofrecerle hoy al mundo?” y “Mundo, ¿qué le exiges hoy a la Iglesia?”

Hoy, cincuenta años después, deberíamos hacernos las mismas preguntas porque tanto el mundo como la Iglesia han cambiado sustancialmente. Ante los nuevos desafíos -económicos, religiosos, políticos, culturales, científicos, etc.- a los que hoy nos enfrentamos los cristianos y cristianas, junto a muchos otros, debemos elaborar nuevas respuestas. Y para este cometido debemos tener la misma actitud honesta y creativa que entonces tuvo el Vaticano II y usar, igual que entonces, una metodología capaz de hacer razonablemente fiable la vinculación entre historia y transcendencia.

Redes Cristianas, cuya preocupación fundamental desde su origen ha sido tratar de hacer creíble la fe en cada circunstancia histórica, considera que este aniversario puede ser un tiempo oportuno para actualizar en nuestros días el espíritu de la Primera Asamblea de Jerusalén, que relatan los Hechos de los Apóstoles en su capítulo 15. En este sentido, nos hemos propuesto dedicar nuestro esfuerzo a la constitución de una base suficientemente amplia, empeñada en la búsqueda de una nueva forma de presencia cristiana en el mundo de hoy y, en consecuencia, en la reforma profunda de la Iglesia. Sintonizamos en esta búsqueda con las iniciativas que se están poniendo en marcha por otros grupos católicos de base de todo el mundo, singularmente con América Latina y con la Red Europea de Iglesia por la Libertad de la que somos parte.

2. Nuestra propuesta se dirige al mundo cristiano en su más amplio espectro y a toda persona para la cual la apuesta por la dignidad del ser humano y el sentido de la trascendencia es importante en su vida y quehacer; a todos y todas las que están contra la discriminación -singularmente la de género y la causada por la pobreza- y se esfuerzan por cambiar las estructuras injustas del mundo; a quienes les duele el silencio de la jerarquía ante la crisis y el paro, y su incapacidad para renunciar a sus privilegios; a cuantas y cuantos se desesperan por el deterioro al que la falta de conciencia ecológica está sometiendo el planeta; a las personas que quieren vivir la fe en un contexto de libertad y respeto y no lo encuentran en las instituciones religiosas; a todos aquellos y aquellas que por esta razón se han ido alejando de las iglesias, pero siguen entendiendo como válido para el mundo de hoy el mensaje del evangelio.

3. Con este espíritu, nos proponemos poner en marcha una gran Asamblea del Pueblo Cristiano. No se trata de un evento con un tiempo limitado y una fecha precisa. Lo que pretendemos es más parecido a un proceso horizontal yparticipativo que se puede ir ajustando a los tres años previos al cincuenta aniversario: horizontal, porque todas las voces deben ser oídas, poniendo su importancia más en lo que se dice que en quién lo dice; y participativo, es decir, asumiendo la responsabilidad que cada cual tenemos ante los demás. Con ello creemos que las fases hasta llegar a la Asamblea podrían ser:

1ª Fase 2012-2013: Constitución. El objetivo de esta fase es ponernos en relación las personas y colectivos, actualmente desvinculados, y constituir entre todos una base social amplia para llevar adelante los fines que nos proponemos. Esta base no debería sentirse limitada por ninguna frontera de país, continente o religión.

2ª Fase 2013-2014: Identificación y priorización de los desafíos. En esta segunda fase deberíamos detectar los grandes problemas de hoy y priorizar nuestra actuación en tanto que acción cristiana.

3ª fase 2014-2015: Posibles respuestas. Coincidiendo con el aniversario de la clausura del Vaticano II, deberíamos encontrar algunas respuestas que definan honestamente nuestra forma de presencia en el mundo empobrecido y en crisis sistémica y la articulación coherente de los medios para una praxis alternativa. Aquí entra la reforma de las instituciones y de las iglesias.

Los colectivos que formamos parte de Redes Cristianas hacemos un llamamiento ante esta tarea urgente que nos proponemos. Ofrecemos nuestra página web y la dirección electrónica webredes2@gmail.com para ir recogiendo aportaciones y adhesiones de las personas y colectivos que se sientan interpeladas para trabajar juntas en esta tarea ilusionante y esperanzadora y lograr que la Asamblea Universal de Pueblo Cristiano sea una realidad ya desde ahora.

POR UNA VIDA DIGNA

Foro de Curas de Madrid

Foro de Curas de Madrid
– Autor: Foro de Curas de Madrid –
22 de abril de 2012
 
A – Degradación de las condiciones de vida y de trabajo

1 - El escenario social de este primero de mayo en nuestros barrios viene definido por el malestar social que están causando los recortes en derechos y prestaciones sociales y la reforma laboral. El Informe Foessa, recientemente presentado por Cáritas, llega a la conclusión de que la pobreza en España se está haciendo más extensa, más intensa y más crónica.

2 - Nos encontramos con situaciones cada vez más preocupantes: personas afectadas por la falta de empleo y los desahucios, la emigración de los jóvenes, las colas ante Cáritas y los comedores públicos, la búsqueda de restos de comida en los contenedores, la gente durmiendo en las calles, el top manta huyendo de la presencia policial, los Centros de Internamiento de Extranjeros, la falta de apoyo a los instituciones de cooperación, etc.

3 - En Sanidad, recientemente un Manifiesto de la Organización Médica Colegial ha dado la voz de alarma sobre “una situación crítica que perjudica a los más pobres, débiles, ancianos, desfavorecidos e indefensos”. Parecidas situaciones se están dando en el sistema educativo. Los recortes del presupuesto público están obligando a reducir recursos necesarios para ofrecer una educación de calidad a todos los ciudadanos de cualquier clase social en condiciones de igualdad.

4 - Asimismo el bloqueo presupuestario de la Ley de Dependencia convierte en inalcanzable para muchas familias el derecho de las personas dependientes y ancianos a los cuidados que palíen su situación. Lo mismo podemos decir de las restricciones presupuestarias al subsidio de desempleo que hace crecer diariamente el número de familias que caen en las listas de la pobreza

5 - En cuanto a las condiciones laborales, las retribuciones salariales han ido degradando el poder adquisitivo de los trabajadores en las últimas décadas. Y las medidas que plantea la última reforma laboral siguen por el mismo camino: “facilitan y abaratan la expulsión del mercado de trabajo y quiebran el derecho constitucional a la negociación colectiva y a la capacidad organizativa de los trabajadores” (Comunicado JOC – HOAC, 16 – 2 – 2012). En opinión de abogados laboralistas: “El Gobierno está deshaciendo una parte del sistema jurídico establecido tras años de luchas sociales. Es un intento de retorno a las fórmulas liberales más puras del laissez faire…” B.- Hay alternativas:

Todas estas medidas de política económica se nos presentan como inevitables para reducir el déficit, pagar la deuda, crear empleo y salir de la crisis. Se nos asegura que no hay otra alternativa. Los curas del Foro, teniendo presente la incidencia de estas medidas entre las personas de nuestros barrios, proponemos algunas consideraciones sobre la situación.

No pretendemos hablar como expertos en economía. Pero nuestras propuestas tienen en cuenta las orientaciones de economistas, catedráticos de Universidad, algunos de ellos premio nóbel de Economía, que aseguran que hay alternativas, no sólo más justas desde el punto de vista moral, sino también más eficientes desde el punto de vista económico. Y piensan que, con la excusa de la crisis, lo que de verdad se pretende es degradar los servicios públicos del Estado del Bienestar y acelerar el proceso de privatizaciones a todos los niveles.

La opinión de estos economistas es sistemáticamente ignorada en los grandes medios de comunicación. Pensamos, en este sentido, que se nos está ocultando y manipulando la realidad, no por rigor económico, sino al servicio de los intereses de los bancos y las grandes empresas. Que estamos asistiendo a una verdadera dictadura de los mercados que manejan la opinión pública e imponen sus leyes e intereses a los gobiernos elegidos democráticamente.

La propaganda oficial insiste en que la crisis se ha debido al endeudamiento de las familias y empresas que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. Estos economistas, sin embargo, atribuyen su origen a las prácticas especulativas de las entidades financieras, causa del crecimiento de los precios, particularmente de la vivienda. Y al crecimiento de la desigualdad en las últimas décadas, en que “hemos ganado por debajo de nuestras necesidades”, lo que ha obligado a las familias a acudir al endeudamiento.

La propaganda oficial insiste, asimismo, en que la causa de la crisis ha sido el déficit del Estado, que ha gastado más de lo que ingresaba. Estos economistas recuerdan que, al comienzo de la crisis, las cuentas del Estado español tenían un superávit del 1,9 del P.I.B. Y destacan la influencia sustancial que los Tratados de la Unión Europea y los rescates a las entidades financieras han tenido en el crecimiento del déficit y la deuda pública. El origen del déficit actual sería básicamente la deuda privada de los bancos, trasladada a las cuentas públicas. Por todo ello, algunos plantean la conveniencia de iniciar una Auditoría Ciudadana sobre la Deuda para establecer quiénes son sus responsables y qué puede tener de ilegítima. O el reconsiderar la conveniencia de una Banca Pública que busque algo más que el beneficio privado.

Destacan asimismo el peso que tienen en el aumento del déficit público la injusticia del sistema tributario español, el fraude fiscal (según los propios técnicos de Hacienda y de la Agencia Tributaria: “El fraude fiscal de las grandes fortunas, de la banca y de las grandes empresas se eleva a unos 44.000 millones de euros”); la economía sumergida, los paraísos fiscales; la nula tributación de las Transacciones Financieras Internacionales, etc. Frente a las medidas de la reforma laboral para crear empleo, plantean que, en momentos de recesión como el que vivimos, lo más razonable es aumentar la capacidad adquisitiva de los ciudadanos por el crecimiento de los salarios. Es el aumento de la capacidad adquisitiva de los trabajadores lo que activa el consumo y en consecuencia la demanda de bienes y servicios, lo que reactiva la economía productiva. Mientras que la concentración en pocas manos de la riqueza no hace más que facilitar las actuaciones especulativas, paralizando la economía real, como está sucediendo ahora. Es necesario asimismo – dicen- facilitar créditos a la pequeña y mediana empresa y a las familias. Y sin embargo los bancos tienen el crédito bloqueado. Los créditos que reciben del dinero de todos los ciudadanos por el Banco Central Europeo lo utilizan, no para trasladarlo a la economía productiva, sino para retribuir a sus accionistas y seguir especulando. Estos economistas creen necesario mantener e incluso aumentar el gasto público. Gasto que permitiría la investigación y desarrollo que pusiera en marcha un nuevo modelo productivo, distinto al del “ladrillo”. Y que es necesario igualmente aumentar el gasto público social. Todo ello sería posible con una fiscalidad más justa.

C – Por una economía al servicio de las personas

13 - Teniendo en cuenta estas orientaciones, creemos, en primer lugar, que es necesaria una información plural para tener elementos de juicio moral. “Una participación ciudadana digna es impensable sin el conocimiento de los problemas de la comunidad política, de los datos de hecho y de las varias propuestas de solución” (Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, nº 414).

14 - Por ello consideramos vergonzoso que el obispado de Madrid haya pretendido impedir este derecho a la información plural, cuando recientemente ha considerado “improcedente la difusión” de una Declaración crítica con la última reforma laboral, publicada por los movimientos HOAC y JOC pertenecientes a la Acción Católica. O cuando, en su programa de formación permanente del clero, al hablar sobre las causas y salidas de la crisis económica, solamente han expuesto su opinión los representantes de los banqueros. O cuando sus medios de comunicación sólo están abiertos a economistas de la derecha económica.

15 - Creemos que las estructuras económicas y políticas pueden y deben estar al servicio de las personas. Y que, si otra economía más humana es técnicamente posible, se convierte en una obligación moral convertirla en políticamente viable. El Movimiento 15 M se presenta con un grito: “¡No somos mercancía en manos de banqueros y políticos!”. Compartimos esta indignación, no sólo desde unos deseos puramente utópicos, sino desde las perspectivas que nos abren estos economistas.

16 Consideramos que el sistema financiero ha de estar al servicio de los ciudadanos. Ya Pio XI en la gran depresión del 1929 denunciaba “el dominio de los que se apoderan de las finanzas y señorean sobre el crédito administrando a su voluntad y arbitrio la sangre de la que vive toda la economía, de modo que nadie puede respirar contra su voluntad” (Quadragessimo anno, nº 109) 17 - Creemos que el sistema tributario ha de promover una fiscalidad justa. Y, una vez establecida, el Estado ha de vigilar para que el fraude no la deje en nada. Y, hablando de justicia fiscal, no queremos pasar por alto el creciente malestar de sectores sociales respecto a lo que consideran un estatuto privilegiado de la Iglesia en nuestro país. Consideramos necesario, en este sentido, que la Iglesia actúe con total transparencia. Que rinda cuentas pública y detalladamente de los distintos capítulos de sus ingresos y gastos. Que corrija las prácticas ilegales que pueda haber. Que se someta a las exigencias de la justicia fiscal de la Constitución, más allá de la estricta legalidad. Esta legalidad puede no ser otra cosa que el reflejo jurídico del poder que la institución eclesial ha tenido en una situación histórica determinada.

18 - Valoramos como un signo de dignidad y esperanza el creciente movimiento de indignación social y participación ciudadana que se va extendiendo en nuestro país en los últimos meses.

19 - Nos parece finalmente injustificable el silencio de una buena parte de los obispos ante la situación. Jerarquía muy locuaz, por otra parte, cuando se trata de temas de moral sexual y reproductiva. Y no entendemos que se esté viendo cómo la ciudadanía se empobrece mientras que la iglesia jerárquica no renuncia a ninguno de los privilegios económicos que recibe de un Estado también empobrecido.

20 - Con este comunicado queremos sumarnos a todos aquellos que participan en la construcción de una economía y una sociedad de mayor calidad humana. En medio de las oscuridades de la situación presente, escuchamos la Palabra bíblica que nos presenta a la persona humana como la imagen del Dios creador, que da sentido a toda organización social: “lo coronaste de gloria y dignidad – todo lo sometiste bajo sus pies” (Salmo 8). Y en los primeros siglos del Cristianismo, San Ireneo de Lyon resumía el proyecto cristiano proclamando que “La Gloria de Dios consiste en que el hombre viva con dignidad”.

Foro de Curas de Madrid

(Madrid 22 de abril de 2012)

ADHESIÓN AL COMUNICADO DE LA HOAC Y LA JOB ANTE LA REFORMA LABORAL

Varios Autores

Foro de Curas de Madrid
– Autor: Varios Autores –
Madrid 29.3.2012
 
El Foro de Curas de Madrid, como ya han hecho otros colectivos católicos, también quiere unir su voz a la de los miembros de la Juventud Obrera Católica (JOC) y de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) en su crítica a la reforma laboral recientemente aprobada por el Gobierno, porque sintonizamos con la reflexión que contiene el Comunicado que difundieron hace unos días. Apreciamos y hacemos nuestra la sensibilidad que les ha llevado a ponerse de parte de los más perjudicados con esta y otras medidas que, con el pretexto de crear empleo, laminan los derechos de los trabajadores, presentes y futuros, que se consiguieron tras años de lucha y de sufrimiento. Sabemos que ha sido una sensibilidad de este tipo la que movió al Delegado Diocesano de Pastoral Social, Juan Fernández de la Cueva, con el que nos solidarizamos, a dar su apoyo a esta reflexión. Y lamentamos que el arzobispo de Madrid, Don Antonio Rouco Varela, en lugar de secundarle, como experto en la materia, haya querido aclarar rápida y ostentosamente que esa no es la postura oficial de la Diócesis.