LIBROS DE ÉXODO

Evaristo Villar

Número 81 (nov.-dic’05)
– Autor: Evaristo Villar –
 
¿Qué es y qué podemos encontrar en este librito?

Ya el título llama la atención “Vamos a recuperar la alegría”. Como se dice en la presentación, se trata no sólo de una decisión o propósito loable (precisamente en medio de los dramáticos telediarios a que nos tienen acostumbrados), sino, fundamentalmente, de un programa y de una invitación. Invitar hoy a la alegría suena como el anuncio de una Buena Noticia largamente esperada. “Vamos a recuperar la alegría” va acompañado del siguiente subtítulo que lo despoja de toda tentación angelical o voluntarista: “Análisis y toma de postura ante la situación sociopolítica y religiosa española”. Se pone, pues, el pie en tierra, y se encamina en una orientación concreta.

Físicamente el librito no es grande, es más bien un folleto. Consta de tres documentos base, con un saludo de bienvenida (que hace referencia al Encuentro -Convivencia del 7 de mayo, en que se presentaron los documentos para ser matizados por una asamblea de unas 200 personas), y un mensaje final que es el que dio finalmente título al librito. En la edición actual todo esto va precedido, a su vez, por una presentación o prefacio que destaca las características y objetivos que persigue la publicación. Los tres documentos-base son: Análisis de coyuntura de la sociedad española y posicionamiento de la Iglesia jerárquica ante la misma; Posicionamiento de cristianos de base (sujeto amplio) ante algunos desafíos mayores de la actualidad (se destacan las dos grandes crisis que afectan al cristianismo occidental); y ¿Qué vías de salida tenemos?(y aquí se apuntan: la globalización de lo humano, el cambio de agenda de las iglesias, el derecho a la diferencia, la necesidad de tejer con lo diverso, etc.). Cada documento va introducido por una cabecera en la que aparecen todos y todas los y las componentes del equipo responsable de su elaboración y las páginas van enriquecidas con unos ladillos o sumarios que facilitan su rápida lectura, así como algunos dibujos que hacen más entretenida la ya de por sí breve extensión del texto.

Su originalidad

¿En qué está la originalidad de este librito? Ya es difícil ser original hoy día en casi nada. No obstante, algunos detalles podrían acercarnos a esa retadora aspiración: – Se trata de una obra colectiva (en una época de predominio individualista) en la que han participado tres equipos de unas 15 a 20 personas durante los cinco primeros meses de este año.

Artículo completo en edición impresa. Solicítala

LIBROS DE ÉXODO

Benjamín Forcano

Éxodo 82 (ener.-febr.’06)
– Autor: Benjamín Forcano –
 
El autor, en un libro de 672 páginas, afronta el tema de la renuncia sexual en los hombres y mujeres del cristianismo primitivo (de los años 40 a los 430). Obviamente, dicha renuncia implica un determinado concepto de la persona, de las relaciones masculino-femeninas, de la estructura y significado de la sociedad. En la primera parte estudia el papel naciente del cristianismo en un mundo pagano, referido especialmente al mundo de la continencia, la renuncia sexual, las opciones que se ofrecían a los cristianos, la fascinación ejercida por el ideal de la virginidad en contraposición con el ideal pagano de la virginidad y las diferencias entre continentes y casados.

En la segunda parte expone el influjo espiritual de los Padres del desierto y el impacto de sus ideales ascéticos sobre la teoría y práctica de las Iglesias.

En la tercera parte se ocupa del mundo latino más próximo a los lectores occidentales mediterráneos, subrayando las actitudes de Ambrosio, Jerónimo y Agustín.

El libro sirve para entender cómo se entendía la renuncia sexual en los cinco primeros siglos y posteriormente en el mundo medieval y en el más moderno.

Para el autor muchas de las nociones sobre la sexualidad, tanto en el plano individual como social, fueron tomadas como préstamos inofensivos de un supuesto «antecedente » pagano o judío, configurados profundamente por autores exclusivamente masculinos.

Creo que el autor, de un modo sagaz y sereno, expone la visión de una época decisiva, a la ahora de incorporar muchos de sus aspectos a una visión cultural moderna. «La Iglesia primitiva, escribe, fue tan creativa debido en buena parte a que sus miembros más vocingleros estaban muy a menudo en desacuerdo entre sí. Como en la historia de las grandes revoluciones llevadas a cabo por unos pocos militantes, también debe haber lugar para la tragedia en cualquier historia sobre la renuncia sexual en la Iglesia primitiva, así como para la desilusión y para el absoluto aburrimiento por parte de la mayor parte de los creyentes carentes de heroísmo

LIBROS DE ÉXODO

Benjamín Forcano

Éxodo 82 (ener.-febr.’06)
– Autor: Benjamín Forcano –
 
La mayoría de los lectores habrán de sorprenderse por esta gran obra, y se sorprenderán gratamente. Porque el lector occidental está acostumbrado a pensar obsesivamente sobre el hecho sexual y a relacionar la sexualidad con su carácter predominantemente matrimonial y procreativo. El autor muestra que en otras culturas importantes los requisitos y definición del matrimonio son de un significado más variado.

Hay que descubrir por qué el Occidente moderno ha constituido la homosexualidad (pecado o vicio innombrable) en un tabú primario y singular, y ha profesado ante él un horror notable y no ha procedido así ante otros hechos más importantes. «El asesinato, el matricidio, el abuso de menores, el incesto, el canibalismo,el genocidio e incluso el deicidio son mencionables: ¿por qué un puñado de actos sexuales desaprobados y que no ofenden a nadie son harto más horribles que aquéllos? ¿Por qué son peores? Este horror no expresado terminó, de un modo visceral, y, en consecuencia, funcional, por convertir estos actos en los peores pecados» (pág. 24). Las uniones entre homosexuales nosotros las vemos como una exótica permisividad de nuestra época. Para el autor los hechos históricos son lo que son y, desde su investigación, concluye que «estas uniones estaban muy extendidas en el mundo antiguo. El cristianismo fue innovador en privilegiar el celibato voluntario, sugiriendo que el matrimonio heterosexual era un mero compromiso con los horribles poderes del deseo sexual. Pero las amistades apasionadas, especialmente aquellas que tenían lugar entre santos en díadas y entre vírgenes santas, continuaron fascinando a los cristianos, y con el tiempo se transformaron en relaciones oficiales de unión, que se celebraban en Iglesia, bendecidas por los sacerdotes. Está claro que la ceremonia cristiana de unión entre personas del mismo sexo funcionó en el pasado como ceremonia matrimonial gay» (págs. 473-474).

Con inteligencia y sagacidad, John Boswell , apoyado en fuentes documentales extraordinarias, presenta una tesis estremecedora: la Iglesia primitiva (siglos VI al XII) no sólo era tolerante con las relaciones románticas y eróticas entre varones, sino que las santificaba ceremonialmente. Tal tradición puede hacerla propia el colectivo gay en el momento de defender su derecho a que las parejas entre personas del mismo sexo gocen del mismo status legal que las formadas por ambos sexos.

El mismo autor, en otro de sus libros, Cristianismo y tolerancia, investiga el hecho de la tolerancia de la homosexualidad hasta la alta Edad Media, probando cómo la presencia religiosa no fue causa para su persecución y sí lo fue para otros grupos de la sociedad de entonces.

ENCUENTRO DE MOVIMIENTOS SOCIALES DE MADRID 2006

Evaristo Villar

Número 83 (marz.-abril’06)
– Autor: Evaristo Villar –
 
Los Foros Sociales Mundiales, iniciados en Porto Alegre (Brasil) hace media docena de años, bajo el lema “Otro mundo es posible”, han despertado tanto interés y han desplegado tal convocatoria en el mundo que a estas alturas no sería inexacto ver en ellos una de las noticias más positivas y esperanzadoras que hemos recibido en estos comienzos de siglo. Varios continentes, países y ciudades, emulando esta iniciativa brasileña, han realizado o están en camino de realizar su foro social, como es el caso, entre otros, del recientemente clausurado en Caracas (Venezuela) o del que ya se está preparando para el próximo año en Kenia. Toda esta movida ha impulsado a Pedro Casaldáliga, gran testigo de lo que está pasando en el mundo de hoy, a proclamar que “hay mucha utopía y mucho compromiso en este planeta desencantado”.

También en Madrid, después de intensos meses de preparación en asambleas abiertas y sobre la base de la Carta de Principios de Porto Alegre, nos reunimos durante el 1 y 2 de abril en la facultad de matemáticas de la Universidad Complutense más de un millar de personas pertenecientes a unas 100 organizaciones diferentes. Con un apretado programa que superó las 80 actividades, se persiguieron estos tres objetivos:

1. Conocernos mejor quienes nos oponemos al neoliberalismo y al dominio del mundo por el capital o por cualquier forma de dominación, y estamos empeñados en la construcción de una sociedad planetaria orientada hacia una relación fecunda entre los seres humanos, y de éstos con la tierra.

2. Profundizar en el análisis de las causas y alternativas posibles a los problemas generados por el proceso de globalización capitalista, con sus dimensiones racistas, sexistas, destructivas del medio ambiente… y sus efectos de desigualdad, exclusión y violencia.

3. Reforzar las redes, plataformas y movimientos de transformación social para aumentar la capacidad de resistencia al proceso de deshumanización que vive el mundo y fortalecer alternativas locales, nacionales e internacionales como cuestiones de ciudadanía planetaria.

Los contenidos programáticos del programa se fueron decidiendo desde las propias propuestas de los movimientos, redes y actores sociales que han participado en la preparación del Encuentro. Se dividieron en cinco ejes temáticos y en varios subejes, entremezclados con espacios más informales de dinamización cultural, música, talleres, comidas típicas, etc.

Estos fueron los ejes o áreas temáticas:

1. Alternativas al neoliberalismo -1.1 Por una Europa de los ciudadanos y abierta al mundo -1.2 En defensa de los bienes comunes de la tierra -1.3 Una economía al servicio de las personas -1.4 Medios de comunicación contrahegemónicos -1.5 Movimientos altermundistas: pensar y actuar

2. Ventanas al mundo -2.1 Situación de los países del Sur: América Latina, África, Palestina -2.2 Solidaridad y cooperación internacional

3. Por un mundo en paz -3.1 Militarismo y movimientos contra la guerra -3.2 Cultura de la no violencia activa

4. Por los derechos de todas y todos -4.1 Igualdad de la mujer -4.2 Inmigración. Convivencia intercultural -4.3 Educación y salud: derechos universales -4.4 En torno a otros derechos

5. El Madrid que queremos -5.1 Urbanismo y vivienda -5.2 Democracia participativa -5.3 Movimientos sociales urbanos

Con un programa también ambicioso y en medio de un ambiente abiertamente alternativo, con el horizonte de “Otro Mundo y otro Madrid posibles”, estuvo presente, como un colectivo más -como ya ocurriera en Porto Alegre- una Red de Movimientos de Inspiración Religiosa que tuvo tres actividades bastante concurridas: un taller, un acto cultural y una celebración interreligiosa. Al final del Encuentro dicha Red proclamó también un manifiesto propio, que queremos editar en estas páginas -al lado del manifiesto colectivo de todos los Movimientos Sociales- no sólo por su contenido sino también por la novedad que introduce en la larga historia de ignorancias, luchas y desencuentros entre la tradiciones religiosas y espirituales de la humanidad.

Algo parece que, en este terreno y desde la base, empieza a moverse.

Artículo completo en edición impresa. Solicítala

LIBROS DE ÉXODO

Pedro Serrano

números 78-79 (marzo-junio ’05)
– Autor: Pedro Serrano –
 
Autor : José Comblin _ Título : El Camino. Ensayo sobre el seguimiento de Jesús _ Editorial : Paulinas – Sao Paulo (Brasil) 2004.

José Comblin, es uno de los teólogos de la liberación más significativos. Nació en Bruselas, Bélgica; fue ordenado sacerdote en 1947 y es doctor en Teología por la Universidad de Lovaina. Desde 1958 anda por tierras de Latinoamérica, habiendo ejercido la docencia en Ecuador, Chile y Brasil. Hace varios años que reside en el estado de Paraiba, de la gran nación brasileña.

Ha escrito bastantes libros y artículos, tanto en brasileño como en español. Entre los publicados últimamente se pueden señalar: O povo de Deus; Vocâo para a liberdade; Cristâos rumo ao século XXI; Os desafios da ciudade no século XXI. Entre otros títulos anteriores que han tenido buena acogida están: Antropología cristiana; Teología da libertacao, teología neoconservadora e teología liberal; Tiempo de acción; A forca da palabra; y, El Espíritu Santo y la liberación.

El nuevo libro de Comblin, O Caminho. Ensaio sobre o seguimiento de Jesus (El Camino. Ensayo sobre el seguimiento de Jesús), editado por Paulinas en Sao Paulo, en el año 2004, todavía no ha sido traducido al español. Está destinado a un público amplio, sin excesivos conocimientos religiosos y cristianos. Comblin hace la distinción entre el camino de Jesús y la religión, es decir, la Iglesia católica junto con las Iglesias ortodoxas, protestantes y evangélicas, que se han ido formando posteriormente en el transcurrir de los tiempos. Las analiza críticamente -sobre todo a la Iglesia católica-, según el grado de fidelidad a Jesús. Se centra en el camino de Jesús que, viviendo en el contexto del judaísmo, supo superar críticamente su propia religión, así como trascender toda religión. Para los primeros cristianos, la vida nueva era el camino nuevo de la fe, que debían de seguir por que se lo pedía el mismo Jesús.

Artículo completo en edición impresa. Solicítala

LIBROS DE ÉXODO

Evaristo Villar

Número 83 (marz.-abril’06)
– Autor: Evaristo Villar –
 
Editado por Pilar de Miguel, representante para el Sínodo de la Asociación de Teólogas Españolas y miembro del Comité Internacional preparatorio del primer y segundo Sínodos, y Mª Josefa Amell, presidenta del Collectiu de Dones en l’Esglèsia y miembro de Synodalia y del Comité Preparatorio Internacional del Sínodo Europeo de Mujeres, el libro recoge las principales aportaciones del Segundo Sínodo Europeo de Mujeres que convocó en Barcelona, durante los días 5 y 10 de agosto de 2003, a más de 700 mujeres, venidas de todo el mundo, para atreverse con la diversidad, compartiendo culturas. Este segundo Sínodo se sitúa en estrecha vinculación con el primero, tenido en Gmunden (Austria), en 1996, en el que fue prioritario el conocimiento de la realidad en la Europa del Este. Siguiendo el rastro del primero y centrándose más específicamente en la Europa del Sur, el segundo Sínodo ha querido mostrar el hecho de que, aunque con trayectorias, intuiciones y puntos de vista distintos, es posible seguir apostando hoy día por una “cultura de la diversidad”. Desde las inquietudes y decisiones de este Sínodo, esta apuesta se concretizó en unas resoluciones claras y precisas que abarcan desde el ámbito social, económico y político, a la propia identidad, desarrollo personal y la espiritualidad. “No nos daremos por vencidas, dicen, porque por todas partes se escucha el deseo de las mujeres de cambiar y transformar el mundo” (p. 34).

Siguiendo el ritmo propio del Sínodo, el libro se articula en cuatro secciones. Después de las habituales presentaciones del encuentro (Amell) y del libro (de Miguel), la publicación recoge una esclarecedora memoria del encuentro (de Miguel) y las muy importantes Resoluciones del Segundo Sínodo Europeo de Mujeres.

Ya con el mero enunciado de los ejes o ponencias que lo estructuraron, uno se puede hacer cargo de la segunda sección, la más amplia, variada y desigual. Estos fueron los temas: El reto de la diversidad cultural y religiosa de la Europa de hoy (preciosa ponencia de Teresa Forcades); De la pluralidad tejemos la comunidad (Rose Hudson- Wilkin); Política del cuerpo. Reflexiones feministas antirracistas sobre la raza blanca como mito y terror (Eske Wollrad); El impacto de la privatización en los derechos económicos y sociales de las mujeres del Este de Europa. El caso búlgaro (Genoveva Tisheva); Nuestra vida en tiempos de cambios radicales (Tania Reyta); Las mujeres marcan la diferencia (Eveline Goodman-Thau). La sección se cierra con una amplia e interesantísima ponencia de Mercedes Navarro, Mujeres y religiones: visibilidad y convivencia en el sur de Europa.

El tercer bloque, menos estructurado y más vivencial, se apellida preciosamente Vida del Sínodo. En él se insertan, en apretada síntesis, reseñas de diversos géneros literarios: síntesis de los talleres, referencias a los oasis para compartir en el desierto patriarcal, espacios para el acompañamiento, experiencias personales del mismo Sínodo y otras experiencias de lugares y situaciones como las montañas de la Alpujarra, la violencia de la exclusión a la frontera, el estatuto fronterizo de las religiosas, la espiritualidad, las noches culturales, etc. Se cierra esta sección con la presentación o referencia de algunas instituciones importantes, como el Movimiento Internacional Somos Iglesia, el Movimiento de Mujeres Sacerdotes (se relata la ordenación sacerdotal de Trish, monja africana) y la REPAR, o Religiosas por la Paridad.

El último apartado se dedica a la propia organización, con la presentación de la composición de Comité Internacional, las muy interesantes e ilustrativas entrevistas a Mihaela Rahu y a Gertraud Ladner, miembros del Comité Internacional y del Consejo legal del Sínodo Europeo de Mujeres y a una breve sección gráfica del Sínodo.

Sería un trabajo baldío por mi parte tratar de destacar la actualidad y la importancia (por el evento mismo) de estos Sínodos. Su propia existencia la pregonan abiertamente. Quizás valga la pena recoger las intenciones que expresaba una de las editoras, Sefa Amell, en la apertura de este segundo Sínodo: “Buscamos una nueva forma de vida donde hombres y mujeres podamos vivir en paz y tengamos las mismas oportunidades, el mismo reconocimiento público en todo tipo de organismos sociales, políticos, económicos, culturales y en los ámbitos religiosos y eclesiales, de manera que se establezca un diálogo paritario entre los dos géneros a todos los niveles. Y, también, que como mujeres seamos respetadas y valoradas en privado, en el trabajo y en nuestras casas y familias, donde las relaciones estén presididas por el entendimiento, el respeto y, especialmente, por el amor”.

ALANDANDO SE HACE CAMINO

Charo Mármol

Número 84 (mayo-junio’06)
– Autor: Charo Mármol –
 
Un camino por el que ya andamos casi 23 años, porque la revista alandar comenzó su andadura en 1983, con la vocación de ser una publicación popular y plural, al servicio de las comunidades cristianas de base. Promovida por un grupo de creyentes, nunca ha estado vinculada a congregaciones o instituciones, es una publicación independiente de temática social y religiosa.

Esta independencia se plasmaba ya en su primer editorial, donde se fijaban sus objetivos: “alandar quiere ser un periódico para cristianos de base. Y está dirigido, preferentemente, a un público no lector habitual de revistas religiosas y, por lo tanto, con un alto índice de desinformación. La información religiosa, en nuestro caso, tiene un sentido tan amplio como el campo de preocupación y de acción de los cristianos comprometidos en la construcción del Reino de Dios ya aquí en la tierra”.

Las circunstancias han cambiado, la información se ha multiplicado, pero las dificultades siguen siendo las mismas. Por eso sigue siendo necesario mantener una voz libre e independiente en el complejo mundo de los medios de comunicación y en el amordazado mundo de la Iglesia.

Alandar sigue publicándose mensualmente, a pesar de todas las dificultades, piedras, baches …, encontradas en el camino. En sus páginas ofrece información alternativa, buscando siempre la perspectiva que no aparece en los medios de masas, el punto de vista de los excluidos y excluidas en la sociedad y en nuestra Iglesia, y de aquellos que trabajan intentando construir un mundo un poco más justo y una Iglesia más democrática.

Las secciones imprescindibles de la revista son: Iglesia, Movimientos sociales, y Norte-Sur. Secciones todas ellas donde se pretende recoger, no sólo la denuncia sino la VIDA y vida abundante que hay en toda la Iglesia de Jesús, en España y fuera de nuestras fronteras, en el mundo globalizado.

Además de los diez números anuales de la revista, se publican los Folletos Alandar: textos para la reflexión y el trabajo en grupo muy valorados por las comunidades. Entre ellos se encuentran los Catecismos Alandar (de Martín Valmaseda, Goyo Ruiz, Julio Lois y Carlos F. Barberá), Oración y experiencia de Dios (de Toni Catalá), Orar en la ciudad (de Juan Martín Velasco) y, más recientemente Noviolencia y Evangelio (de Merche Mas).

El tiempo ha pasado y la sociedad tiene poco que ver con la que propició el nacimiento de alandar pero, queremos seguir ‘alandando’, gritando la Buena Nueva, denunciando la injusticia, proclamando y apoyando los pasos de avance en el camino de la construcción del Reino.

Si quieres conocernos mejor y alandar con nosotros, la puerta está abierta, pasa: www.alandar.org.

¡Bienvenid@!

UNA INTERPRETACIÓN DE LA INVOLUCIÓN CONCILIAR

Benjamín Forcano

Número 81 (nov.-dic.’05)
– Autor: Benjamín Forcano –
 
Un hecho innegable: la involución posconciliar

Somos muchos los que podemos subrayar la esperanza y entusiasmo suscitados por el concilio Vaticano II y su progresivo declive hasta nuestros días. Han pasado 40 años. La celebración del Vaticano II fue tan importante que no se puede encontrar nada en los últimos siglos que hayan revolucionado tanto a la Iglesia católica. Esta revolución incidió principalmente en el tema de la Iglesia y el de sus nuevas relaciones con el mundo. La Iglesia era comunidad (Pueblo de Dios) y la jerarquía ministerio, puro servicio. Todos, dentro de ella, gozaban de una misma igualdad y de los derechos a la participación y responsabilidad. Con el mundo se establecía una nueva relación de colaboración y diálogo sin absolutismos ni exclusión de nadie.

Por todo esto, el concilio supuso un gran signo de credibilidad y se acogió con regocijo y esperanza. Pero, pronto comenzó la restauración. Llevamos cuarenta años en pugna, donde se dirime una simple cuestión: vuelta a Trento o fidelidad al Vaticano II. Es de justicia constatar que el período posconciliar se ha caracterizado por un repertorio amplio de involución, diseñado y protagonizado por la jerarquía y los movimientos neoconservadores. Entre otros hechos, podemos señalar: la desvirtuación de la colegialidad episcopal, de las conferencias episcopales y de los sínodos; la intromisión ejercida en la Compañía de Jesús y en otras congregaciones religiosas; el control romano del nombramiento de los obispos; la censura sobre la Conferencia de Santo Domingo y el Sínodo Africano; la prevención y acoso a la Teología de la Liberación y otras teologías modernas; la represión de muchos teólogos; la marginación de los obispos más avanzados; el control de revistas y otros medios de información; el enfoque preconciliar del nuevo catecismo, de la encíclica “Veritatis Splendor”; el fomento de un catolicismo de masas a través de los controvertidos viajes del Juan Pablo II, etc.

Las causas de la involución

Sin duda alguna, pueden encontrarse diversas causas que expliquen este estado de involución. Me limito a señalar la que, para mí, sería la causa principal: falta de democracia en la Iglesia o, si se quiere, la vuelta a un modelo jerárquico de Iglesia.

Ligeramente muchos creerán que, quienes reivindicamos fidelidad al Vaticano II, lo hacemos encubriendo intenciones de relajo y desobediencia. Nosotros más bien partimos del hecho histórico de que la configuración de la autoridad en la Iglesia se ha apartado, demasiadas veces, del espíritu del Evangelio. Una cosa es luchar contra la autoridad y otra contra el autoritarismo. Y es deber hacerlo cuando éste traspasa los límites debidos. Y los traspasa cuando actúa con procedimientos antidemocráticos, claramente opuestos a la dignidad humana y sus derechos.

Artículo completo en edición impresa. Solicítala

LIBROS DE ÉXODO

Rufino Velasco

Número 81 (nov.-dic.’05)
– Autor: Rufino Velasco –
 
Lejos quedan ya aquellos tiempos en que, desde el cristianismo, se lanzaban aquellas palabras contra las religiones en que todo era “error e incredulidad” en sus relaciones con Dios. Baste recordar los primeros años del siglo XX en que Karl Barth trataba de deshacer aquella relación entre revelación y religión, donde ésta sería algo que corresponde al hombre, y aquélla algo que corresponde a Dios. La religión es obra del hombre que trata de salir al encuentro de Dios, mientras que la revelación es obra de Dios que trata de venir al encuentro del hombre. La religión es cosa del hombre que trata de “arrebatar a Dios”, y así pretende autojustificarse y autosantificarse, y la revelación es cosa en que Dios toma la iniciativa y, a través de Jesucristo, se autocomunica al hombre, de modo que todo es obra de Dios que se da por pura gracia a los hombres. La religión trata de atravesar la “línea de muerte” que separa al hombre de Dios, mientras que la revelación es la acción soberana de Dios en la relación con el hombre. Las cosas han cambiado muchísimo, sobre todo en la segunda mitad del siglo XX, hasta el punto de que ya nadie se acuerda de estas disquisiciones de principios del siglo XX.

A esta manera de considerar este asunto responde este libro de Jacques Dupuis.El autor divide en dos partes la distribución de esta obra: la primera trata de la manera de aproximarse el cristianismo a las religiones no cristianas, y la segunda trata de la convergencia de todas las religiones en la misma realidad fundamental: a) En la primera parte se trata, ante todo, de aproximarse a los textos bíblicos y patrísticos que puedan significar una postura positiva respecto a las religiones, para dar enseguida con el famoso axioma “fuera de la Iglesia no hay salvación” que expresa la posición francamente negativa sobre la posibilidad de la salvación para las restantes religiones del mundo. (Pero atención: obsérvese, entre las “actitudes positivas hacia las religiones”, lo que se añade a la actitud pesimista que inunda toda la baja Edad Media, donde aparece la actitud pacifista de Francisco de Asís, y luego la postura de Nicolás de Cusa en aquel tiempo en el concilio de Florencia volvía a recordar el desafortunado axioma). Con la aventura de América se produjo un cambio profundo en la forma de afrontar el problema de las religiones, de modo que aparecen diversos “sustitutos del Evangelio” para dar cauce al carácter positivo del pluralismo religioso. Finalmente el autor llega hasta el concilio Vaticano II, y se detiene en lo que pasa en torno al concilio, para ver cómo se da un cambio histórico en lo que se refiere a la teología de las religiones en el mundo actual.

Artículo completo en edición impresa. Solicítala

CARTA AL CARDENAL ROUCO

Foro de Curas de Madrid

Éxodo 93 (marz.-abril.’08)
– Autor: Foro de Curas de Madrid –
 
A Don Antonio, nuestro hermano y Pastor en la Iglesia que peregrina en Madrid.

La celebración de la Pascua ha dejado en todos nosotros la certeza de que el Señor, rebosante de vida, está siempre a nuestro lado, nos explica las Escrituras, parte para nosotros el pan y nos calienta el corazón.

En este caminar pascual, como Foro de Curas de Madrid nos dirigimos a Ud. para compartirle nuestros sentimientos ante el VIII Encuentro de comunicadores sociales organizado por la Delegación Pastoral Diocesana de Medios de Comunicación Social y el Consejo Diocesano de Laicos en el marco de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

Con sorpresa hemos visto que la primera conferencia: “Libertad y opinión pública” será impartida por el director y presentador de “La mañana” de la COPE, Federico Jiménez Losantos. La tarde comenzará con una mesa redonda sobre “Medios de comunicación social y opinión pública”, en la que intervendrán Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia; Ignacio Villa, director de los Servicios Informativos de la Cadena COPE; Cristina López Schlichting, directora y presentadora de “La tarde con Cristina”, de la Cadena COPE; Eva Galvache, redactora jefe de programación Socio-Religiosa de la Cadena COPE, y Elsa González, redactora jefe del área de Sociedad de la Cadena COPE. La jornada concluirá con la conferencia “Claves para interpretar la opinión pública”, impartida por César Vidal, director de “La Linterna”, de la Cadena COPE.

Se supone que estas jornadas se organizan con la finalidad de orientar a los católicos sobre la utilización de los medios de comunicación en la tarea evangelizadora ya que, como dice el mensaje de Benedicto XVI para la Jornada de este año: “Los medios de comunicación se han convertido en parte constitutiva de las relaciones interpersonales y de los procesos sociales, económicos, políticos y religiosos”. Se supone que los ponentes serán personas que, por su manera de comunicar, su trayectoria profesional y sus conocimientos pueden ayudar en esa tarea evangelizadora y que los medios de comunicación en que trabajan, por sus mensajes y sus formas, van en ese mismo sentido.

El mensaje del Papa expone, entre otras cosas, que: “Los medios de comunicación pueden y deben ser instrumentos al servicio de un mundo más justo y social”… “Sufren el riesgo de que se transformen en sistemas dirigidos a someter al hombre a lógicas dictadas por los intereses dominantes del momento. Es el caso de una comunicación usada con fines ideológicos”… “Para favorecer la así llamada audiencia, a veces no se duda en recurrir a transgresiones, a la vulgaridad y a la violencia”… “Se proponen y mantienen modelos de desarrollo que aumentan en vez de reducir la distancia entre países pobres y ricos”… “Sobre algunos hechos los medios no se usan en su papel adecuado de informar, sino para “crear”, los propios eventos inducidos por una visión funcional para intereses económicos y políticos determinados”.

Cuando nos hemos encontrado con esta lista de ponentes, con la exclusiva presencia de la COPE en estas Jornadas, nos hemos convencido, una vez más, de la nula voluntad del Arzobispado por cuidar los objetivos pastorales de los medios de comunicación ni por tener en cuenta el pluralismo de la comunidad eclesial madrileña. La COPE se ha destacado en estos últimos años en el panorama mediático por sus mensajes y maneras agresivas, insultantes, calumniadoras en algunos casos. Es evidente su alineamiento exclusivo, en las últimas semanas, no sólo a favor del Partido Popular, como venía haciendo, sino, en la lucha al interior del Partido, por los intereses y estrategias de una de sus facciones: la que representa Esperanza Aguirre.

Para no pocos sectores de la Iglesia y la sociedad madrileña, entre los que nos contamos, los mensajes y las formas de transmitirlos de la Cadena COPE están muy alejados del Evangelio y de estas orientaciones de la doctrina social de la Iglesia. Son numerosas las personas e instituciones católicas que lo vienen repitiendo en los últimos años y a las que no se les presta la más mínima atención. Aducen Uds., para justificar la situación, explicaciones poco convincentes como que “ha crecido la audiencia”; “respetamos la libertad de los profesionales que ahí trabajan”; “no podemos condicionar el desarrollo de un medio generalista como es la COPE”… Sin entrar en las contradicciones que se esconden detrás de tales razones, con esta Jornada del día 20 se da un paso más: se invita de manera exclusiva a los periodistas de la COPE para orientar pastoralmente a los católicos de nuestra Diócesis y se proponen a sus personajes más conflictivos como orientadores y ejemplos de los comunicadores católicos.

Consideramos legítimo y necesario que, en la creación de opinión, cada grupo político pueda difundir y defender sus posturas, pero no podemos comprender que en nuestra Diócesis la Iglesia se identifique y promueva a cualquier precio, no sólo los intereses de un partido, sino los de una facción concreta de ese partido; y que los principales representantes de esa operación sean propuestos por Uds. como ejemplos a seguir y sus orientaciones sean servidas como si fueran la doctrina social de la Iglesia en este campo.

Entre los ponentes hay algunos que se han reconocido públicamente –honradamente por su parte– como agnósticos o protestantes. No tenemos ningún inconveniente en que trabajen en una institución católica; nos parece un signo de diálogo y apertura. Lo que nos parece contradictorio es que sean ellos los que marquen su línea editorial, sus mensajes y sus formas. ¿Dónde queda la identidad católica de la institución? Por ellos lo que la COPE promociona hoy en la sociedad española no es una línea editorial libre, ni sus orientaciones son las de la doctrina social de la Iglesia, sino unos mensajes y unas formas que están al servicio del neoliberalismo económico y el conservadurismo político.

Para importantes sectores sociales y eclesiales –entre los que nos movemos– resulta sencillamente incomprensible y escandaloso. Coincidimos con el abad de Montserrat cuando recientemente declaraba que para él resultaba un misterio por qué esta situación no cambia. Constatamos cómo no sólo no cambia, sino que cada vez se consolida más.

Honestamente creemos que, en el panorama mediático de la sociedad española, la COPE no sólo no funciona según las orientaciones del mensaje del Papa, sino que podríamos presentar una amplia documentación para demostrar que lo hace en sentido contrario, tanto en los mensajes que transmite como en sus formas de comunicar. Desde la sensibilidad de las comunidades cristianas, de las que somos responsables, y desde nuestra propia opinión, no podemos aceptar que sean estos ponentes los que monopolicen la imagen de “católicos en la vida pública”. Tenemos el sentimiento de que pretenden acaparar, privatizar y recluir la imagen de la Iglesia católica en un sector y excluir, en la práctica, de la comunión eclesial al que no se identifica con una determinada postura socio política demasiado reducida.

Esta crítica está formulada desde el desconcierto y el desacuerdo, pero también desde el deseo de seguir construyendo juntos una Iglesia comunión, de todos y para todos. Como tales esperamos que sean acogidas por Ud., así como por el delegado de Medios de Comunicación de la Diócesis. Unidos en Cristo Resucitado.