III ASAMBLEA DE REDES CRISTIANAS

Evaristo Villar

– Autor: Evaristo Villar –
Crónica y Manifiestos
 
Como estaba previsto, a las 10:00h del sábado se inició la III Asamblea General de Redes Cristianas (Cristian@s en una sociedad plural) en la Escuela de Relaciones Laborales, Turismo y Trabajo Social en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Más de 300 personas pertenecientes a los 150 colectivos de Redes Cristianas, llegadas desde casi todas las Comunidades Autónomas del Estado, fueron recibidas por las comunidades de Jerez entre una gran riqueza de colores, ritmos musicales y representaciones artísticas, apoyadas en las más modernas tecnologías.

El urgente mensaje de la defensa de los bienes y servicios públicos comunes, amenazados en todas partes y singularmente en Andalucía (sanidad, educación, trabajo, vivienda, jubilación, etc.) se fue expresando artísticamente sobre el ritmo de un poema del obispo Pedro Casaldáliga, “Es tarde, pero es nuestra hora”. Es nuestra hora para defender la dignidad humillada del ser humano en la patera, en el parado, en el emigrante, en el excluido; es nuestra hora para caminar con todos y todas los diferentes hacia la construcción de un proyecto común integrador de las diferencias y acogedor de los rezagados y excluidos.

La presentación de la III Asamblea tuvo un recuerdo emocionado para Julio Lois, teólogo recientemente fallecido y pertenenciente desde sus inicios a Redes Cristianas.

Después de una presentación brillante, artística y pedagógica, la Asamblea se volcó en el trabajo de los once talleres que, de forma horizontal y participativa, fueron animados por algunos de los muchos colectivos integrantes de Redes. Vinculados al motivo dominante de la Asamblea y con el objetivo de llegar a conclusiones prácticas y operativas, los talleres se desplegaran en diversos campos que van desde el pluralismo y la interrelación o mestizaje, la comunidad y la diversidad sexual y de género, la lucha de clases y el fenómeno que supone el 15 M, hasta la espiritualidad laica y comunitaria, etc.

Capítulo especial merece el espacio dedicado el sábado por la tarde a la dinámica interna, articulación y expansión de Redes. Destacamos la nutrida memoria de gestos realizados conjuntamente desde la II Asamblea celebrada en octubre del 2009 en Bilbao y las líneas programáticas de cara a los dos próximos años. Parecen importantes, entre estas líneas de acción, las que pueden articularse bajo el epígrafe “mirada profético-compasiva hacia el dolor de la humanidad actual”, y también la intención de caminar hacia una “Asamblea General del Pueblo Cristiano y Creyente” capaz de reactualizar en la Iglesia y en el mundo el espíritu constructivo y esperanzador del Vaticano II en su cincuenta aniversario.

Con mucha inteligencia y gran humor, el cantautor Nacho Dueñas, además del himno de esta III Asamblea (“Somos el principio del principio”), ofreció a los asambleístas un espléndido concierto el sábado por la noche con un gran despliegue artístico que hizo las delicias de los asistentes.

La mañana del domingo, día 30, cerró la Asamblea con una larga y sentida celebración eucarística que, de forma creativa y pedagógica, fue haciendo presentes los escenarios más determinantes de la diferencia: la pluralidad de razas, las multitudes de los empobrecidos y la diferencia de sexo y género. Una escena llena de simpatía y humor cerró esta celebración antes de la proclamación de un manifiesto casi espontáneo, nacido al calor de la Asamblea.

La clausura oficial de la III Asamblea tuvo lugar en la Plaza Central del Arenal donde, entre Tíosvivos y algunas tiendas del 15 M, los asambleístas juntaron sus voces y pancartas con las de otros movimientos sociales de Jerez en defensa de “la dignidad, la libertad y la independencia del pueblo saharaui”.

MANIFIESTOS

1.º DE LA III ASAMBLEA DE REDES CRISTIANAS

Somos más de los que creemos

Hoy 30 de Septiembre de 2011, en la III Asamblea General de Redes Cristianas celebrada en Jerez, bajo el lema “Cristian@s en una sociedad plural”, hemos constatado que “somos más de los que creemos” y que, intentando seguir a Jesús de Nazareth, y junto con otras y otros, “tenemos más fuerza de lo que parece”.

Esta crisis nos pone en evidencia la brutalidad de un sistema que, a quienes hemos sido creados iguales por Dios, nos hace injustamente diferentes en la igualdad de oportunidades. Un sistema que reinventa continuamente formas de marginación y exclusión social.

A lo largo de la historia, el único Dios en el que creemos se ha manifestado de diferentes formas. Por ello, hemos de avanzar en el diálogo para recuperar los valores de bondad, justicia e igualdad tan cercanos a este Dios.

Vivimos en una sociedad multicultural y multirreligiosa que exige, en este tercer milenio, algunos gestos inaplazables en orden a fundamentarse sobre bases justas e igualitarias. Vivimos en un mundo adulto y plural en sus criterios políticos, científicos, y morales, en relación con los derechos humanos. En este contexto, creemos que no son necesarias las muletas de la religión para trabajar por la transformación de este mundo; por eso estamos convencidos de que “somos muchos más de los que creemos” en la voluntad de avanzar por este camino.

En esta III Asamblea de Redes Cristianas hemos trabajado en 11 talleres sobre la sociedad plural y la actitud e implicación de creyentes y no creyentes en ella. En estos talleres hemos reflexionado sobre

• Las redes alternativas frente a la crisis.

• El movimiento mundial de indignación manifestado en plazas y ciudades.

• La lucha de clases en una sociedad justa y alternativa.

• Las diferentes formas de vivir lo transcendente.

• La afectividad y sus distintas expresiones.

• El trabajo por la paz y en contra del militarismo.

• La pluralidad eclesial y comunitaria en el compromiso con las víctimas de la crisis.

No hemos sido sordos ni ciegos ante recientes acontecimientos tales como el continuo incremento del paro, puesto de manifiesto en la última EPA de ayer, la cesión de la base de Rota para implantar el escudo antimisiles de la OTAN, y el secuestro de las cooperantes españolas esta semana en Tinduf y un poco antes en Kenia.

Por ello, ante la incapacidad y/o silencios de las instituciones políticas, económicas y religiosas para dar respuesta a estas situaciones, denunciamos su inoperancia, y sabiendo que “somos muchos más de los que creemos”, manifestamos nuestra voluntad de colaborar en la transformación de este sistema, junto a tantas personas, grupos y movimientos que lo hacen desde otras perspectivas.

Y como seguimos convencidos de que “otro mundo es posible“, hemos decidido unir nuestros esfuerzos –en- REDarnos- para que ese mundo vaya siendo posible desde ahora. Una fiesta de la esperanza.

2.º POR LA DIGNIDAD, LA LIBERTAD Y LA INDEPENDENCIA DEL PUEBLO SAHARAUI

Desde la III Asamblea de Redes Cristianas, en Jerez, donde están representados numerosos colectivos cristianos del Estado Español, desde la perspectiva del compromiso por la dignidad de la persona humana y de los pueblos, nos sumamos a este acto por la dignidad, la libertad y la independencia del pueblo saharaui.

Muchos de nosotros y nosotras estamos comprometidos y comprometidas en nuestros respectivos lugares por la causa saharaui, hacemos nuestra también la denuncia a los Acuerdos Tripartidos de Madrid del 14 de noviembre de 1975, por los que se entrega el llamado Sáhara Español a Mauritania y Marruecos, eludiendo el compromiso de Naciones Unidas de hacer un referéndum de autodeterminación para determinar el sentir de la población autóctona.

A la vez somos conscientes que la chispa de la primavera árabe nació en el campamento de Gdeim Izik –desmantelado violentamente por las fuerzas de ocupación marroquíes- y que fue cambiando el panorama político de la toda la región. La ONU debe cumplir ahora con su obligación de hacer respetar la legalidad internacional en el Sáhara Occidental y resolver un conflicto existente desde hace ya 36 años. ¿Cómo llamar a la ocupación del ejército marroquí de un territorio que invadió por la fuerza, y a los oídos sordos a las Resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad? Aquel ocho de noviembre, a las cuatro de la mañana, del año pasado, el asalto del ejército y policía marroquíes destruyó el campamento físicamente, pero no pudo, ni puede apagar el sueño de una primavera árabe.

Desde las organizaciones y colectivos que firmamos este manifiesto denunciamos una vez más la política criminal y despreciable de la monarquía de Marruecos hacia la población saharaui en las zonas ocupadas del Sáhara Occidental desde hace años, pero en especial en las ciudades de Dajla y El Aaiún en los últimos días.

Nuestro recuerdo también a las jóvenes cooperantes secuestradas, que representan la vinculación sincera y permanente de la población española, aunque no de su Gobierno, con el pueblo saharaui.

Desde todos los rincones de España, las personas que hemos llegado a este lugar, queremos también rendir un homenaje a aquella gran iniciativa de Gdeim Izik que encendió las protestas que hoy conocemos como la “Primavera árabe” y exigimos al Gobierno español que abandone su postura de complicidad con el régimen marroquí y que acompañe a la sociedad civil española en la defensa del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui y contra la violación de los derechos humanos.

Por un Sáhara libre. Viva el Sahara. En Jerez de la Frontera, a treinta de octubre de dos mil once.

LOS ROSTROS DE DIOS Y SUS DIVERSOS CAMINOS

Marcelo Barros

Éxodo (junio- julio) 2011
– Autor: Marcelo Barros –
 
En la realidad latinoamericana, uno de los hechos más significativos y relevantes para todo el continente ha sido la emergencia y el fortalecimiento de movimientos indígenas y afro-descendientes que se organizaron en confederaciones regionales, se articularon en otras organizaciones populares en el campo y en las ciudades y se afirmaron en el plano social y político, hasta el punto de influir profundamente en la realidad social y política de varios países latinoamericanos y elegir gobiernos que los apoyaban. En este proceso social y político latinoamericano ha sido fundamental la participación de cristianos, así como la influencia de una teología que une fe y política, espiritualidad y compromiso social liberador.

Un fenómeno, no nuevo en esta construcción, pero que se ha manifestado más intensamente en los tiempos recientes, ha sido el Pluralismo cultural y religioso. Se trata de un hecho que desafía a las religiones, antes poco habituadas a convivir con el diferente, y merece una mayor profundización por parte de los grupos de teología.

1. EL PROYECTO TEOLÓGICO DE ASETT Y EL NACIMIENTO DE ESTA COLECCIÓN

Ya en octubre de 2001, en su asamblea general en Quito, la ASETT, Asociación Ecuménica de Teólogos/as del Tercer Mundo, decidió explicitar y profundizar la íntima relación y mutua fecundación existentes entre la Teología de la Liberación y la emergente Teología del Pluralismo Cultural y Religioso. En algunas Iglesias cristianas latinoamericanas, la Teología de la Liberación surgió y creció a partir de las prácticas de las comunidades y los movimientos populares.

Desde el inicio, los diversos segmentos de este tipo de teología se fueron concretizando en teologías contextuales, como teologías indias, afro-americanas y también en teologías feministas de la liberación, además de reflexiones específicas como la eco-teología, la lectura bíblica popular en América Latina y otras interpretaciones. La Teología del Pluralismo Religioso se desarrolló más en los sectores más abiertos del cristianismo europeo y norteamericano. Fue una derivación de lo que apartir de los años 60 se llama “Teología de las Religiones”, reflexión teológica sobre el sentido y el valor positivo de las otras religiones. En la Iglesia católica esta reflexión se desarrolló sobre todo en la línea del Concilio Vaticano II. En los ambientes evangélicos, el Consejo Mundial de las Iglesias en su Asamblea de Nueva Delhi de 1961 ya defendía la libertad de conciencia religiosa de toda persona humana.

En 1969, el Consejo aprobó el proyecto de un encuentro con creyentes de otras tradiciones. En 1970 se celebró el coloquio de Ajaltoun, en Líbano, sobre la necesidad de un apertura de las Iglesias al pluralismo y al diálogo con las otras tradiciones religiosas. A partir de ahí varios teólogos evangélicos profundizaron también una teología positiva y valorativa de otras religiones.

Durante siglos, las Iglesias se proclamaron el único camino de salvación. Este tipo de visión subsiste todavía en algunos grupos cristianos y en ciertas publicaciones, como se sobreentiende en el best-seller norteamericano “Cabana” y se halla claramente explícito en el comentario que se convirtió en un segundo libro sobre el tema: “Encuentro con Dios en Cabana”. Este segundo libro revela un amplio conocimiento bíblico y capacidad de revisar las visiones usuales y tradicionales sobre Dios. Sin embargo, deja clara su posición contra cualquier visión pluralista o que relativice la fe cristiana. Se trata de la teología de grupos baptistas norteamericanos.

A diferencia de este tipo de teología, en la Iglesia católica y en algunas Iglesias históricas, algunos, a partir de Karl Rahner, siguieron la intuición que posteriormente se denominó inclusivista (en Cristo todas las religiones son salvíficas y por lo tanto tienen valor positivo). Teólogos como los católicos Jean Danielou e Yves Congar, así como los evangélicos Jacques Ellul, Paul Tillich y otros fueron elaborando las tesis que superaron el pensamiento eclesiocéntrico de tipo exclusivista. En generaciones posteriores, algunos mostraron que Dios no hizo alianza exclusiva con nadie. Teólogos/as pluralistas han acentuado el papel central y específico del Espíritu de Dios que se revela y da su gracia y salvación a toda la humanidad en las formas más diversas y a través de las más diferentes culturas y religiones. El hecho de que el cristianismo sea en Asia una religión minoritaria y tenga que dialogar con las grandes tradiciones orientales contribuyó a que teólogos como Tissa Balasuriya, Michael Amaladoss, Aloysius Petris, Samuel Rayan y muchos otros pudieran desarrollar una teología de tipo pluralista. En Europa y en América del Norte, Paul Knitter, John Hick, Jacques Depuis, Hans Küng, además de algunas teólogas feministas como Elizabeth Fiorenza y, en Brasil, Ivona Gebara, profundizaron estas intuiciones y desarrollaron una teología nueva y más abierta a otras tradiciones espirituales. Esta Teología del Pluralismo cultural y religioso ha desafiado y exigido una nueva elaboración de la teología cristiana e incluso de la Teología de la Liberación. No obstante ser conscientes de la dimensión inmensa de esta tarea, la Comisión Teológica Latinoamericana de ASETT planeó la organización y coordinación de una colección teológica, hecha de consuno por diversos autores y autoras, con el propósito de poner en marcha una reflexión más directa y sistemática sobre este asunto.

Antes de esta colección, algunos trabajos y artículos procedentes de la teología india, de la teología negra y de la teología feminista ya reflexionaban sobre elementos de una teología de la liberación a partir de los presupuestos de la teología del Pluralismo cultural y religioso. En la misma colección de Teología y Liberación, trabajo fundamental de los teólogos y teólogas de la liberación, en los años 80, el libro sobre Teología India se titulaba “El rostro indio de Dios”. Partía de la referencia de la conferencia episcopal de Puebla sobre los rostros de Cristo en los pobres y excluidos. Entre tanto, por el mismo hecho de traducir como “rostro de Dios” y profundizar sobre elementos de las religiones indígenas como salvíficos, ya preanunciaba una apertura pluralista a las tradiciones religiosas indígenas.

A partir de los años 90, las teologías indias, negras y feministas de liberación elaboraron presupuestos nuevos, que podemos calificar como “caminos para una teología pluralista de la liberación”. Lo hicieron por el hecho de partir siempre de la praxis de las comunidades y los movimientos populares, generalmente más abiertos a cierto pluralismo concreto de convivencia cultural y religiosa. De momento, el objetivo de esas reflexiones era comprender y valorizar la contribución de las culturas y religiones indígenas para la trayectoria liberadora de las comunidades, y no tanto profundizar la relación entre una teología del pluralismo cultural y religioso y los datos de la fe cristiana, en el método de la Teología de la Liberación. Seguía faltando este tipo de trabajo más sistemático y directo. Por eso, la Comisión Teológica Latinoamericana de ASETT tuvo en cuenta contribuciones ofrecidas por los compañeros de estos diversos campos de la teología latino americana, pero resolvió reunir reflexiones y profundizar, lo más sistemáticamente posible, la relación entre la Teología de la Liberación y la Teología del pluralismo cultural y religioso. Planeamos una colección de cinco libros, organizados a partir del método consagrado en América Latina de “ver, juzgar y actuar”. Aun sabiendo que en este camino metodológico las etapas se solapan de algún modo y cada paso incluye algo del siguiente, estamos convencidos de que esta metodología favorece una reflexión más centrada en la realidad. Los títulos y temas de los cinco volúmenes y de cada uno de sus tomos se concibieron y realizaron a partir de muchos diálogos de equipo y también de diversas consultas a compañeros y compañeras de América Latina. El primer inspirador y mayor realizador de esta colección fue José María Vigil, con una tenacidad y una eficacia realmente impresionantes. Todo lo llevó a cabo en constante y cuidadoso diálogo con el resto de los integrantes del equipo, Luiza Tomita (entonces coordinadora de la Comisión Teológica) y Marcelo Barros.

2. LOS CINCO LIBROS DE LA SERIE “POR LOS MUCHOS CAMINOS DE DIOS”

En la línea de partir de la realidad era normal que el primer volumen de la colección tuviese como título y tema los “desafíos del pluralismo religioso para la teología de la liberación”. El segundo volumen es una tentativa de responder a estas cuestiones. En él se elabora una “teología latinoamericana pluralista a partir de la fe cristiana”. El tercer volumen se constituyó ya como una “teología latinoamericana pluralista de la liberación”. El cuarto volumen, “Teología Pluralista Libertadora Intercontinental”, sigue el mismo esquema, pero en un ámbito intercontinental, y no únicamente latinoamericano. El quinto volumen, “Para una Teología Planetaria”, elabora una teología no sólo cristiana, sino multirreligiosa y pluralista de la liberación.

El primer volumen lleva un prefacio de Don Pedro Casaldáliga y una introducción esclarecedora de los organizadores de la colección. Abre luego la reflexión con un texto de Paul Knitter, teólogo norteamericano que ya hace tiempo aboga por un diálogo más profundo entre la tología latinoamericana y la Teología del Pluralismo. Faustino Teixeira, teólogo brasileño, profundiza en el desafío del pluralismo religioso para la teología latinoamericana. Recorremos a continuación los campos concretos de las teologías indias, negras y feministas. Concluimos con un capítulo sobre la Espiritualidad del Pluralismo Religioso (de José María Vigil) y una tentativa de síntesis, por supuesto provisional, del libro y del tema.

El segundo libro contó con un prefacio del obispo metodista argentino Frederico Pagura, expresidente del Consejo Latinoamericano de las Iglesias (CLAI). Luego, José María Vigil nos recuerda que el lugar privilegiado para el diálogo interreligioso es la opción por los pobres. El padre José Comblin nos ofrece un texto de fuerte tenor crítico con relación al cristianismo y a las religiones oficiales (La teología de las religiones a partir de América Latina). Nuevamente Vigil nos introduce en la relación con las religiones indígenas y negras latinoamericanas y caribeñas en un estudio sobre “El macroecumenismo como teología latinoamericana de las religiones”. Luiz Carlos Susin nos ofrece una reflexión sobre “El Absoluto en los fragmentos” (La universalidad de la revelación en las religiones). Despúes de otros sugestivos estudios, el libro se concluye con un epílogo del teólogo Diego Irarrazaval, que fue presidente de ASETT. Él traza una especie de “balance teológico del tema”. La edición italiana del segundo volumen añadió un texto del teólogo italiano Carlo Molari. Como teólogo europeo entró en diálogo con sus colegas latinoamericanos.

El tercer volumen trae un prefacio de Leonardo Boff, y también un epílogo que resume el libro a cargo de Diego Irazaval. La edición italiana añade también un texto del teólogo italiano Maurilio Guasco, que continúa el diálogo entre los hermanos de la teología europea y los de la teología latinoamericana.

El cuarto volumen tiene un prefacio de Paul Knitter y consiguió la colaboración de buenos teólogos y teólogas de los diversos continentes. Así, de América Latina contamos con la colaboración de Faustino Teixeira, Diego Irarrazaval y otros. De Asia colaboraron Tissa Balasuriya, K. C. Abraham y Edmund Chia. De África, Ramatathe Dolamo y Mary Getui. De las minorías indígenas y negras de Estados Unidos hay un buen trabajo de Dwight Hopkins. Además, la participación de Raimon Panikkar une el mundo occidental al mundo hindú.

El quinto volumen no lleva prólogo, pero sí una introducción a cargo de la Comisión Teológica de ASETT. Entre sus trabajos cuenta con textos como la pregunta fundamental: “¿Es posible una teología interreligiosa?” (de Edmund Chia). Dentro de esta perspectiva, el libro presenta diversos ensayos desafiantes: “Ser un cristiano hindú” (de Michael Amaladoss), “Teología para una espiritualidad Trans-religiosa (Marcelo Barros), “Contribución de las tradiciones africanas autóctonas a este debate” (Laurenti Magesa), “Una perspectiva musulmana” (Irfan Omar), “Reflexiones Budistas sobre Teología Inter-religiosa” (David Loy) y, finalmente, una tentativa de síntesis elaborada por la Comisión Teológica de ASETT sobre la construcción de esta posible “teología planetaria”.

Al leer y releer estos textos, más de un interesado en estos temas desearía una mayor profundización. En todo caso, esta colección cumple ya su tarea fundamental de lanzar el reto y de haber dado unos buenos pasos en este camino misterioso y palpitante.

1. Traducido del portugués por Gilberto Canal. Toda la colección se titula “Por los muchos caminos de Dios”, y el primer volumen fue publicado por ed. Verbo Divino, Quito 2003, y el resto, por Abya Yala, Quito 2004, 2006 y 2010.

EDICIONES KHAF

Juan Pedro Castellano

– Autor: Juan Pedro Castellano –
 
Tanto a nivel social como eclesial, vivimos en nuestro país un momento complejo. Se trata de una etapa llena de nuevas realidades (cambios vertiginosos, acceso casi ilimitado a la información, multiculturalidad, crecimiento de las desigualdades sociales, secularización, crisis…) que nos exigen tomar conciencia de dónde estamos y cómo nos posicionamos en la sociedad actual.

Como creyentes estamos llamados a afrontar esta nueva realidad dando “razones de esperanza” y descubriendo a Dios que actúa en medio de nosotros. Superando el pesimismo, debemos convertir la complejidad del momento actual en un tiempo oportuno en el que desplegar todo el potencial que encierra la fe cristiana.

Se hace necesaria una reflexión seria que nos permita discernir e interpretar los signos de los tiempos desde una visión abierta, esperanzada y comprometida que no excluya a nadie y que permita mantener el delicado e irrenunciable equilibrio entre unidad y pluralidad. Asimismo, dicha reflexión debe fundamentar nuestra forma de hacernos presentes en la sociedad como ciudadanos de pleno derecho, sin sentirnos como un “guetto” que se atrinchera en los rasgos que los definen; necesidad de la presencia de la fe en la sociedad actual sin complejos pero también sin imposiciones; con convencimiento pero asumiendo la pluralidad de realidades que encontramos en nuestro entorno; deseosos de proponer, desde la honestidad y el realismo, la carga de esperanza, de vitalidad, de alegría, de apertura y de humanidad que encierra el evangelio.

Hemos descubierto la Buena Noticia que no nos encierra sino que nos moviliza a abrirnos a todos para anunciar lo que gratuitamente se nos ha manifestado.

PRESENTACIÓN

Ediciones Khaf es un sello de publicaciones religiosas que pretende ser un ámbito de encuentro, de diálogo y de reflexión en torno a las grandes cuestiones que preocupan o pueden preocupar a los creyentes actuales, a las comunidades en las que viven su fe y a todas las personas con inquietudes ante el hecho religioso.

QUIÉNES SOMOS

Nuestro sello editorial surge en el seno del Grupo Editorial Luis Vives (EDELVIVES), perteneciente a los Hermanos Maristas. Nos ocupamos de la selección, edición y publicación de obras vinculadas al hecho religioso en general y a la comprensión y estudio del cristianismo en particular.

EL NOMBRE DE NUESTRO SELLO EDITORIAL

El nombre de nuestra editorial está tomado de la undécima letra del alefato hebreo. El pictograma para Khaf en el alefato hebreo parece la palma de una mano y su significado literal es “palma”, que se considera el lugar donde reside el potencial de cada uno; corresponde, por tanto, a la etapa de exteriorización del pensamiento.

En la tradición judía, esa letra expresa la presencia de Dios cuya mano protectora acompaña la vida del creyente y donde se hace visible su preferencia por el ser humano.

“Dios me tendió la mano desde lo alto y con su mano me sacó del mar inmenso” (Sal 16,18).

“De día y de noche tu mano pesaba sobre mí” (Sal 32,4). “Sin embargo, siempre he estado contigo. Me has tomado de la mano derecha” (Sal 73,23).

“Abres tu mano, y con tu buena voluntad satisfaces a todos los seres vivos” (Sal 145,16).

“Me rodeas por detrás y por delante y tienes puesta tu mano sobre mí” (Sal 139,5).

“Aun allí me alcanzaría tu mano; ¡tu mano derecha no me soltaría” (Sal 139,10).

“Yo te llevo grabada en mis manos” (Is 49,16).

OBJETIVOS

_ Expresar la fe cristiana en el seno de la cultura contemporánea de manera inteligible y accesible con un espíritu de apertura a la modernidad. _ Desarrollar un nuevo estilo en la forma de tratar los temas religiosos tanto en la forma (diseño, cubiertas, soporte narrativo) como en el contenido (opción por un lenguaje divulgativo comprensible tanto para creyentes como no creyentes). _ Divulgar los saberes sobre el Hecho religioso, con el objetivo de ayudar a la credibilidad de éste en general y del cristianismo en particular. _ Profundizar en el empeño de diálogo que la Iglesia católica viene realizando con otras grandes religiones. _ Aportar materiales que permitan a los creyentes comprender mejor su fe e integrarla en la vida cotidiana.

SEÑAS DE IDENTIDAD

_ Partimos de una clara identificación con el humanismo cristiano. – Apuesta decidida por lo ecuménico, lo interreligioso, lo plural y lo solidario. _ La edición como una forma de evangelización, entendida esta como la propuesta de señales del Reino presentes en medio de nosotros. _ Reflexión realizada desde una Iglesia renovada, plural y abierta. _ Esfuerzo por superar el etnocentrismo que aqueja a la teología europea apostando por otras perspectivas teológicas. _ Tratar temas de actualidad que respondan al interés de los posibles lectores. _ Propone libros monográficos de divulgación. _ Alternamos la producción de autores consagrados en las publicaciones religiosas con autores noveles.

Opciones de estilo de las obras:

• Libros de lectura sencilla y agradable (es decir, un estilo ágil de redacción y unos contenidos serios y rigurosos pero con la mirada puesta en la divulgación).

• Diseño atractivo (en cubiertas y, en caso de ser necesario, en interiores con cierto aparato de fotografía o ilustraciones).

• Apéndices o materiales complementarios que permita un uso pedagógico de las distintas obras (CD con fotos comentadas, con actividades, ampliación de textos, etcétera), entendiendo que, por tradición, nuestro público va a ser mayoritariamente del mundo educativo.

COLECCIONES

Expresar teológico: Se dedica a monografías sobre temas diversos relacionados con la fe, la experiencia de Dios y la teología cristiana. Son estudios rigurosos pero con una intención divulgativa. Sus títulos constituyen, además, una invitación a la novedad, la creatividad y a la utilización de nuevos planteamientos. Los títulos de esta colección están abiertos al diálogo con otras disciplinas científicas.

Expresar religioso: Recoge presentaciones didácticas sobre las distintas religiones y obras fundamentales para su conocimiento. Aunque se parte de una perspectiva cristiana se hace un esfuerzo por mantener una sensibilidad ecuménica y de diálogo con el resto de creencias. Se busca hacer presentaciones didácticas de las principales señas de identidad de las principales corrientes religiosas de manera que puedan ser a la vez instrumentos de apoyo para educadores (en la fe o en el hecho religioso) y canales de conocimiento para aquellos interesados en acercarse a las grandes tradiciones.

ExpresArte: En esta colección se publican álbumes ilustrados o fotográficos con los que se busca establecer un diálogo con la sociedad actual, mostrar la fuerza creativa de la fe o aportar posibles recursos para el trabajo con grupos o en el aula. También se ofrecen obras de narrativa religiosa.

Expresiones: Ofrecemos diversas obras con recursos didácticos para el área de religión, propuestas y recursos pastorales y obras en torno al mundo de la educación religiosa.

Dentro de esta colección desarrollaremos una serie de libros que, enraizados en el humanismo cristiano, proponen monografías sobre cuestiones de solidaridad que nacen como concreción práctica de la fe. Se tratará de reflexiones sobre cuestiones relacionadas con el mundo de la solidaridad o materiales didácticos y prácticos para trabajar en grupos cristianos o en el aula.

EL PERIODISMO ES NOTICIA

Evaristo Villar

Exodo 108 (marz.-abr.) 2011
– Autor: Evaristo Villar –
Tendencias sobre comunicación en el siglo xxi
 
Por los temas que toca, su actualidad y la solvencia con que lo hace, este pequeño libro, de no más de 142 páginas, merece especial reconocimiento y consideración. Su autor, Pascual Serrano, cofundador de www.rebelion.org, es suficientemente conocido por los lectores de Éxodo. Ha participado en reiteradas ocasiones (en número 84 de 2006, Una nueva forma de informarse, y en el 100 de 2009, La Red, ¿libres o enredados?) en temas de gran calado y hemos presentado en la sección de libros alguna de sus más importantes producciones sobre la información (Desinformación. Cómo los medios ocultan el mundo, Península 2009). Este mismo número lo abrimos con una colaboración suya desde el “Punto de mira”.

El interés de este librito no se merma por el hecho de tratarse de una recopilación de artículos previamente publicados (alguno en esta misma revista). Pascual Serrano ha tenido el cuidado de ajustarlos de nuevo al momento actual que estamos atravesando. Aunque los planteamientos puedan ser los mismos (los títulos son bien reveladores al respecto), los datos que va generando la realidad son siempre cambiantes. Vale la pena hacer una lectura reposada de este breve texto, confrontándolo con esas cuestiones mayores que afectan al ámbito de la comunicación y que generalmente son silenciadas por los medios comerciales, como por ejemplo el papel de los medios en la actual crisis y la propia crisis de los medios, o la eclosión del periodismo alternativo y su relación con los movimientos sociales, o el siempre polémico tema de la objetividad y el compromiso del periodista, o la dicotomía entre medios públicos y privados, etc.

¿Por qué, más en concreto, me parece interesante este librito? Sin ir más lejos, su mismo título lo señala: “el periodismo es noticia”. Siendo por definición un medio de comunicación, de información, resulta que el periodismo se está convirtiendo él mismo en noticia; es decir, la herramienta sustituye el objeto por el que existe. Quizás venga a cuento a este propósito aquel proverbio chino que dice que “cuando el sabio apunta a la luna, el necio se queda mirando al dedo”. Pero entendiendo que la necedad o cortedad de miras no son achacables en este caso a quien mira, sino al poderoso dedo informativo que no permite ir más arriba ni más al fondo de lo que él es y representa. Su pretensión no parece ser otra que ésta: “así es la realidad como os la estoy contando”. Y aquí está su novedad: el comunicador se transmuta en creador, el mensajero se impone sobre el mensaje, el medio oculta, transmuta y hasta falsea la realidad que debiera comunicar (pp. 13-17). El periodismo deja así de ser una herramienta para la comunicación y la información, y se convierte en apologista de lo que él mismo se inventa. La apreciación de Campoamor (“en este mundo traidor, nada es verdad ni mentira; todo es según el color del cristal con que se mira”) parece en este caso acertada.

Pero han llegado los analistas críticos e independientes, los Observatorios de medios (39-53), ha llegado también internet y ese omnipotente “cuarto poder” ha empezado a tambalearse, le ha nacido inesperadamente un contrapoder formidable y con futuro. Hasta hace bien poco el imperio de las pocas y poderosísimas agencias de noticias y de los medios generalistas era único, absoluto e incuestionable. Según el Instituto Gutenberg lo fiscalizaban todo menos a sí mismas (p. 43). Pero con la llegada de las redes sociales y la telefonía móvil este imperio se está debilitando, quizás de forma imparable. La cercanía y frescura de las nuevas herramientas, su rapidez y libertad de toda censura está desenmascarando la dependencia y complicidad del autoproclamado periodismo independiente y profesional, su sometimiento a los grandes holdings de la información, a las multinacionales financieras y bancarias, su obediencia y servilismo a los grandes lobbies ideológico-políticos, sus verdaderos y secretos intereses privados. La consecuencia es evidente: la enorme crisis de autoridad que están atravesando, dada su falta de objetividad, neutralidad e imparcialidad. Por más que se afanen en silenciar a las voces heterodoxas y disidentes (p. 13), el periodismo de los medios generalistas se está desmoronando (pp. 22-24).

Desde una posición crítica y de compromiso, nunca desde la neutralidad, Pascual Serrano apuesta decididamente por la información alternativa (pp. 73-80). Su presencia “ha revolucionado” el periodismo actual hasta el punto de estar despertando a los pueblos del determinismo y del interminable letargo estratégicamente programado. Gracias a su presencia el pueblo y los movimientos sociales están rompiendo el “corsé democrático” que ampara ese periodismo meramente formal y comercial. Ya no se puede poner la suerte de la democracia bajo su protección, ni ligarla a lo que ellos entienden por “libertad de expresión”. Precisamente el gran acierto de los medios alternativos no está solo en haber desenmascarado los grandes intereses ocultos de la prensa comercial, sino también el estar recuperando la frescura de una realidad que late bajo el espeso manto ideologizado que le han echado encima. Un paradigma evidente de esta revolución mediática está emergiendo en el panorama informativo de los países latinoamericanos antegradas en el ALBA (121-123).

IFORO SOCIAL MUNDIAL DE MADRID TEMÁTICO

Carlos Pereda

Exodo 108 (marz.-abr.) 2011
– Autor: Carlos Pereda –
 
La Asamblea que convocó las ediciones del Foro Social Mundial de Madrid en 2008, 2009 y 2010 nos llama ahora a celebrar, durante los días 6 y 7 de mayo de 2011, el I Foro Temático “Alternativas a los mercados”. El objetivo común es compartir las resistencias y planes de acción alternativos frente a la crisis global actual. Creemos que otro mundo es posible y que hay que construirlo desde abajo, con la participación de todos y todas. Porque son los “mercados” los que nos han llevado a esta crisis –que no sólo es económica, sino también política, ambiental y humanitaria– y, si nos plegamos a sus dictados, se seguirán sucediendo las catástrofes sociales y ecológicas.

“Los pueblos de todos los continentes libramos luchas donde nos oponemos con gran energía a la dominación del capital, que se oculta detrás de la promesa de progreso económico… Y denunciamos a los agentes del sistema (bancos, transnacionales, conglomerados mediáticos e instituciones internacionales) que, en búsqueda del máximo lucro, mantienen con diversos rostros la explotación de los pueblos y la manipulación ideológica” (Declaración de la Asamblea de Movimientos Sociales al término del FSM de Dakar, febrero de 2011).

Muchas personas estamos convencidas de que para abordar la crisis, que ya lleva tres años, hay que incidir en las causas que la han provocado. Causas que ponen en cuestión el modelo social en su conjunto: un capitalismo que en aras del beneficio de unos pocos explota a la clase trabajadora, manipula las conciencias y destruye el medio ambiente; una cultura patriarcal y autoritaria, que jerarquiza las relaciones entre pueblos, sexos y etnias; y una política dominada por los mercados financieros que, con la colaboración activa de los gobiernos y los agentes sociales que les apoyan, hace recaer sobre la población trabajadora la mayor parte de los costes.

Madrid no escapa a esta crisis: 540.000 parados; 20.000 embargos y desahucios en los últimos tres años; más de 7.000 millones de euros de endeudamiento del Ayuntamiento debido a proyectos megalómanos; privatizaciones de la Sanidad, de los polideportivos, de Caja Madrid y hasta del Canal de Isabel II; ley de dependencia congelada y suspensión de otras ayudas sociales; redadas de inmigrantes a pesar del reciente mandato de la ONU; especulación del suelo y chanchullos tipo Gurtel…

La preparación del Foro Temático de Madrid se ha llevado a cabo de forma abierta y asamblearia, a partir de las aportaciones de los 120 movimientos que han querido participar en los diez ejes previstos, tal como recoge el presente Programa, y seguirá transcurriendo de forma democrática y participativa en cada una de sus sesiones y debates, hasta culminar en la Asamblea prevista para el sábado 7 de mayo, en la que podéis participar, hacer propuestas y aportar ideas todas y todos cuantos queráis. En el Foro queremos llegar a consensos de acción para construir otra sociedad y otro Madrid posibles, que se base en la justicia, la participación y la solidaridad.

LA CRISIS DE LAS HIPOTECAS BASURA

Carlos Pereda

Exodo 107 (ener.-febr) 2011
– Autor: Carlos Pereda –
¿POR QUÉ SE CAYÓ TODO Y NO SE HA HUNDIDO NADA? Ed. Sequitur/Attac, Madrid, 1010
 
El libro ofrece un análisis preciso y claro –lo que es muy de agradecer- de la compleja crisis financiera y social en la que estamos inmersos. En primer lugar, se presentan los protagonistas: el dinero bancario, las hipotecas basura y los paraísos fiscales –“desagües y vertederos”-; las burbujas financiera e inmobiliaria; los famosos mercados –“carroñeros del parqué”–, los organismos financieros internacionales, los bancos centrales y las cumbres del G-20; la deuda soberana de los estados y las políticas antisociales de muchos gobiernos; y también las propuestas alternativas para salir de la crisis, entre ellas las de bastantes economistas críticos, las del ALBA o las del Foro Social Mundial, etc. (a modo de anexo se presenta y comenta una amplia bibliografía en torno a la crisis).

En segundo lugar, se recogen los efectos sociales de la crisis: recesión económica y sequía del crédito; desempleo creciente; mayor desigualdad en el reparto de la renta y la riqueza; más pobreza y menos salud para los grupos frágiles (mujeres, jóvenes, minorías, inmigrantes); especulación sobre el petróleo y los alimentos; relegación a un segundo plano de la crisis ecológica y el cambio climático…

Se plantea también una explicación sobre el origen de la crisis, que no es otro que la lógica de un capitalismo y un sistema de valores que generan de forma permanente desigualdad económica y política, jerarquización (entre culturas, sexos y etnias), individualismo, confrontación y guerras, pero también crisis periódicas que contribuyen a frenar la carrera desbocada del capital. A grandes trazos se repasa la historia del dinero bancario, las principales crisis del capitalismo y la desregulación financiera de las últimas décadas. La explicación de estos procesos se acompaña de datos y ejemplos concretos de gran interés. Por ejemplo, para mostrar el poder del dinero se alude al proceso judicial por irregularidades y estafas contra el primer banquero de España, Emilio Botín, en 1996, por el que el fiscal pedía 170 años de prisión pero que fue abortado antes de empezar por el propio ministro de Economía Rodrigo Rato con la complicidad de María Teresa de la Vega, a la sazón secretaria de Estado de Justicia. O el dato increíble, esta vez para mostrar la amplitud de los movimientos especulativos, de que las transacciones financieras en el mercado de divisas suman 60 veces más que el comercio mundial.

El libro concluye con un breve apartado en el que se aborda el subtítulo del libro: ¿por qué se cayó todo y no se ha hundido nada? Según los autores, los agentes determinantes de las decisiones políticas para salir de la crisis han sido, hasta ahora, la banca y los especuladores, es decir, los mismos que la han provocado. Esto supone que no se resolverán los problemas de fondo, que los desequilibrios se mantendrán y sobrevendrán nuevas crisis, todavía más graves. La razón no estaría en la falta de ideas sino en el fracaso de la izquierda y de los movimientos sociales críticos de todo el planeta para transmitir sus planteamientos a la población e influir en los cambios políticos de fondo que se requieren. Autocrítica que se vuelve propuesta y proyecto al plantear la necesidad de “un gran proyecto de convergencia muy sincero y fraternal, con gran lucidez y, sobre todo, sin un ápice de sectarismo sino anteponiendo a cualquier otra cosa los elementos transversales que permitan hacer mallas y construir redes para religar y coordinar lo local y lo disperso y para traducir a una única lengua las diferentes voces y discursos de la transformación social” (pág. 262).

COMUNICADO DEL CCRI-CG DEL EZLN SOBRE LA MUERTE DEL OBISPO DON SAMUEL RUIZ

Subcomandante Marcos

Exodo 107 (ener.-febr) 2011
– Autor: Subcomandante Marcos –
 
AL PUEBLO DE MÉXICO: El Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional manifiesta su pesar por la muerte del obispo emérito Don Samuel Ruiz García.

En el EZLN militan personas con diferentes credos y sin creencia religiosa alguna, pero la estatura humana de este hombre (y la de quienes, como él, caminan del lado de los oprimidos, los despojados, los reprimidos, los despreciados), llama a nuestra palabra. Aunque no fueron pocas ni superficiales las diferencias, desacuerdos y distancias, hoy queremos remarcar un compromiso y una trayectoria que no son sólo de un individuo, sino de toda una corriente dentro de la Iglesia católica.

Don Samuel Ruiz García no sólo destacó en un catolicismo practicado en y con los desposeídos, con su equipo también formó toda una generación de cristianos comprometidos con esa práctica de la religión católica. No sólo se preocupó por la grave situación de miseria y marginación de los pueblos originarios de Chiapas, también trabajó, junto con su heroico equipo de pastoral, por mejorar esas indignas condiciones de vida y muerte.

Lo que los gobiernos olvidaron propositivamente para cultivar la muerte, se hizo memoria de vida en la diócesis de San Cristóbal de las Casas.

Don Samuel Ruiz García y su equipo no sólo se empeñaron en alcanzar la paz con justicia y dignidad para los indígenas de Chiapas, también arriesgaron y arriesgan su vida, libertad y bienes en ese camino truncado por la soberbia del poder político. Incluso desde mucho antes de nuestro alzamiento en 1994, la diócesis de San Cristóbal padeció el hostigamiento, los ataques y las calumnias del Ejército Federal y de los gobiernos estatales en turno.

Al menos desde Juan Sabines Gutiérrez (recordado por la masacre de Wolonchan en 1980) y pasando por el general Absalón Castellanos Domínguez, Patrocinio González Garrido, Elmar Setzer M., Eduardo Robledo Rincón, Julio César Ruiz Ferro (uno de los autores de la matanza de Acteal en 1997) y Roberto Albores Guillén (más conocido como “el croquetas”), los gobernadores de Chiapas hostigaron a quienes en la diócesis de San Cristóbal se opusieron a sus matanzas y al manejo del Estado como si fuera una hacienda porfirista.

Desde 1994, durante su trabajo en la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI), en compañía de las mujeres y hombres que formaron esa instancia de paz, don Samuel recibió presiones, hostigamientos y amenazas, incluyendo atentados contra su vida por parte del grupo paramilitar mal llamado “Paz y Justicia”.Y siendo presidente de la CONAI don Samuel sufrió también, en febrero de 1995, un amago de encarcelamiento.

Ernesto Zedillo Ponce de León, como parte de una estrategia de distracción (tal y como se hace ahora) para ocultar la grave crisis económica en la que él y Carlos Salinas de Gortari habían sumido al país, reactivó la guerra contra las comunidades indígenas zapatistas. Al mismo tiempo que lanzaba una gran ofensiva militar en contra del EZLN (misma que fracasó), Zedillo atacó a la Comisión Nacional de Intermediación.

Obsesionado con la idea de acabar con don Samuel, el entonces presidente de México, y ahora empleado de trasnacionales, aprovechó la alianza que, bajo la tutela de Carlos Salinas de Gortari y Diego Fernández de Cevallos, se había forjado entre el PRI y el PAN. En esas fechas, en una reunión con la cúpula eclesial católica, el entonces procurador general de la República, el panista y fanático del espiritismo y la brujería más chambones, Antonio Lozano Gracia, blandió frente a don Samuel Ruiz García un documento con la orden de aprehensión en su contra. Y cuentan que el procurador graduado en ciencias ocultas fue confrontado por los demás obispos, entre ellos Norberto Rivera, quienes salieron en la defensa del titular de la diócesis de San Cristóbal.

La alianza PRI-PAN (a la que luego se unirían en Chiapas el PRD y el PT) en contra de la Iglesia católica progresista no se detuvo ahí. Desde los gobiernos federal y estatal se apadrinaron ataques, calumnias y atentados en contra de los miembros de la diócesis. El Ejército Federal no se quedó atrás. Al mismo tiempo que financiaba, entrenaba y pertrechaba a grupos paramilitares, se promovía la especie de que la diócesis sembraba la violencia. La tesis de entonces (y que hoy es repetida por idiotas de la izquierda de escritorio) era que la diócesis había formado a las bases y a los cuadros de dirección del EZLN.

Un botón de la amplia muestra de estos argumentos ridículos se dio cuando un general mostraba un libro como prueba de la liga de la diócesis con los “transgresores de la ley”. El título del libro incriminatorio es “El Evangelio según San Marcos”.

Hoy en día esos ataques no han cesado. El Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de las Casas” recibe continuamente amenazas y hostigamientos. Además de haber sido fundado por don Samuel Ruiz García y de tener una inspiración cristiana, el “Frayba” tiene como “delitos agravantes” el creer en la Integralidad e Indivisibilidad de los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad cultural y al derecho a la Libre Determinación, la justicia integral como requisito para la paz, y el desarrollo de una cultura de diálogo, tolerancia y reconciliación, con respeto a la pluralidad cultural y religiosa.

Nada más molesto que esos principios. Y esta molestia llega hasta el Vaticano, donde se maniobra para partir la diócesis de San Cristóbal de las Casas en dos, un modo de diluir la alternativa en, por y con los pobres, en la acomodaticia que lava conciencias en dinero. Aprovechando el deceso de don Samuel, se reactiva ese proyecto de control y división. Porque allá arriba entienden que la opción por los pobres no muere con don Samuel. Vive y actúa en todo ese sector de la Iglesia católica que decidió ser consecuente con lo que se predica.

Mientras tanto, el equipo de pastoral, y especialmente los diáconos, ministros y catequistas (indígenas católicos de las comunidades) sufren las calumnias, insultos y ataques de los neo-amantes de la guerra. El poder sigue añorando sus días de señorío y ven en el trabajo de la diócesis un obstáculo para reinstaurar su régimen de horca y cuchillo. El grotesco desfile de personajes de la vida política local y nacional frente al féretro de Don Samuel no es para honrarlo, sino para comprobar, con alivio, que ha muerto; y los medios de comunicación locales simulan lamentar lo que en realidad festejan.

Por encima de todos esos ataques y conspiraciones eclesiales, don Samuel Ruiz García y l@s cristian@ s como él, tuvieron, tienen y tendrán un lugar especial en el moreno corazón de las comunidades indígenas zapatistas. Ahora que está de moda condenar a toda la Iglesia católica por los crímenes, desmanes, comisiones y omisiones de algunos de sus prelados… Ahora que el sector autodenominado “progresista” se solaza en hacer burla y escarnio de la Iglesia católica toda… Ahora que se alienta el ver en todo sacerdote a un pederasta en potencia o en activo… Ahora sería bueno volver a mirar hacia abajo y encontrar ahí a quienes, como antes don Samuel, desafiaron y desafían al poder. Porque est@s cristianos creen firmemente en que la justicia debe reinar también en este mundo.

Y así lo viven, y mueren, en pensamiento, palabra y obra. Porque si bien es cierto que hay Marciales y Onésimos en la Iglesia católica, también hubo y hay Roncos, Ernestos, Samueles, Arturos, Raúles, Sergios, Bartolomés, Joeles, Heribertos, Raymundos, Salvadores, Santiagos, Diegos, Estelas, Victorias, y miles de religios@ s y seglares que, estando del lado de la justicia y la libertad, están del lado de la vida. En el EZLN, católicos y no católicos, creyentes y no creyentes, hoy no sólo honramos la memoria de don Samuel Ruiz García. También, y sobre todo, saludamos el compromiso consecuente de l@s cristian@ s y creyentes que en Chiapas, en México y en el mundo, no guardan un silencio cómplice frente a la injusticia, ni permanecen inmóviles frente a la guerra.

Se va don Samuel, pero quedan muchas otras, muchos otros que, en y por la fe católica cristiana, luchan por un mundo terrenal más justo, más libre, más democrático, es decir, por un mundo mejor. Salud a ellas y ellos, porque de sus desvelos también nacerá el mañana.

¡LIBERTAD! ¡JUSTICIA! ¡DEMOCRACIA!

Desde las montañas del Sureste Mexicano

Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena- Comandancia General del EZLN:

Teniente Coronel Insurgente Moisés.

Subcomandante Insurgente Marcos.

FORO SOCIAL MUNDIAL 2011 EN DAKAR

Varios Autores

Exodo 107 (ener.-febr) 2011
– Autor: Varios Autores –
Y en eso… llegó Evo Morales
 
De la lluvia amazónica al ardiente y noble sol de África; el Foro Social Mundial cambia de continente ocupando la merecidamente ganada centralidad que le corresponde, gracias entre otras cosas a las revueltas sociales de Egipto y especialmente de Túnez.

Los protagonistas de esta Marcha han sido sin lugar a duda los negros centroafricanos, los árabes y bereberes del norte del continente, sin olvidar los movimientos protagonizados por mujeres y la contribución latinoamerica, juntos y en pie frente al neoliberalismo y la dictadura de los mercados.

Las revueltas de Egipto y Túnez han estado muy presentes en el ánimo de los marchadores y marchadoras africanos, reconociendo el éxito más rápido y con mayor implicación social de esta última.

Las personas autoras de esta crónica, miembros todos de la delegación de ATTAC España, se han sentido especialmente emocionadas ante la presencia de los numerosos grupos y movimientos sociales presentes, la mayor parte africanos, en los cuales el protagonismo de la mujer africana queda patente. Especialmente llamativas fueron las senegalesas, que con sus ropajes, coloridos, decorados, aguantaron durante más de tres horas cantando, danzando y repitiendo consignas reivindicativas expresadas con cadencia africana. Otro hecho a destacar ha sido la numerosísima presencia de jóvenes a lo largo de la Marcha.

Y cuando se iba acercando el fin y comenzaban las intervenciones públicas de inicio del Foro Social Mundial, hemos podido comprobar la gran imbricación de los movimientos sociales con la política. Los encargados de inaugurarlo y por tanto iniciar las primeras reflexiones han sido el ministro de la Presidencia de Brasil y el antiguo líder cocalero y actual Presidente de la República de Bolivia Evo Morales.

Evo Morales ha hecho un discurso políticamente muy comprometido y con su peculiar estilo ha conseguido que africanos, latinoamericanos, asiáticos y europeos compartamos como propia la ilusión, en base a un programa de ideas muy concretas:

_ Identificar al enemigo tanto interno como externo. _ El adversario fundamental es el neoliberalismo, que genera hambrunas, hace que los pobres paguen las crisis del capitalismo y destruye a la Madre Tierra. _ Ha logrado que el agua sea considerada como un Derecho Humano por la ONU, atacando a renglón seguido las privatizaciones tanto de los servicios públicos como de la apropiación por las transnacionales de los recursos naturales

_ Dejar bien claro que el calentamiento de la tierra y la destrucción del medio ambiente es culpa del capitalismo, en sus propias palabras: hay que enfriar la tierra.

Evo ha demostrado con datos que el empoderamiento ciudadano, si logra democráticamente hacerse con el poder político en una nación, puede mejorar la distribución de los recursos naturales, con lo que ha defendido el papel clave del estado en la distribución de la riqueza.

No podía irse Morales, siendo boliviano y estando en África, sin hablar de la inmigración, criticando la política europea de arrojar a los inmigrantes. Evo ha manifestado muy gráficamente cómo se están haciendo planes para expulsar a los pobres pero no se está haciendo nada para expulsar a los ricos.

Finalmente nos hemos retirado esperanzados y con ganas de empezar un programa cargado de conferencias, asambleas, ponencias y reflexiones, que nos conduzcan hacia lo que ha sido el grito más repetido durante toda la Marcha: “OTRO MUNDO ES POSIBLE”.

LA MIRADA CRÍTICA Y NECESARIA DE HANS KÜNG

Manuel Fraijó

Exodo 107 (ener.-febr) 2011
– Autor: Manuel Fraijó –
Doctorado Honoris Causa por la UNED
 
Han pasado 15 años desde que 1.300 personas, emocionadas y puestas en pie, aplaudían la última clase magistral de Hans Küng. No menos emocionado que su auditorio, el gran teólogo enfilaba la salida del abarrotado salón de actos musitando un apenas perceptible “me gustaría seguir contando con su afecto”. Era el día de su jubilación.

España, país que tantas veces ha visitado y donde sus libros alcanzan una extraordinaria difusión, siempre le ha honrado con su afecto; pero estaba pendiente la tarea de plasmarlo en imágenes, de otorgarle relieve y solemnidad. Es lo que se propone hacer la UNED el próximo 27 de enero, a propuesta de su Facultad de Filosofía. Lo hicieron, antes que ella, otras 14 universidades de diferentes países. Hans Küng, además de ser uno de los más destacados teólogos actuales, ha prestado notables servicios a la filosofía, especialmente a la Filosofía de la Religión. Es más: pertenece a una tradición, la alemana, que no separa la teología de la filosofía. Casi todos los grandes teólogos alemanes crearon apasionantes teologías filosóficas. Es posible incluso que el paso del tiempo, tan inmisericorde con las creaciones humanas, solo respete aquellos proyectos teológicos hondamente enraizados en una rigurosa y exigente reflexión filosófica. Es, sin duda, el caso de Hans Küng (Sursee, Lucerna, 1928).

Todo comenzó en 1957 con una fascinante tesis doctoral. Llevaba por título La justificación. Doctrina de Kart Barth y una interpretación católica. Küng se atrevió con un tema que, desde los inicios de la Reforma, había dividido a católicos y protestantes. Con coraje y juventud, tendió puentes de diálogo y comprensión. Barth dio un simpático visto bueno a la obra, calificando a su autor de “israelita sin dolo” y deseándole que viniera sobre él el Espíritu.

En la década de los sesenta suscitaron gran entusiasmo y esperanza obras como Estructuras de la Iglesia (1962) y La Iglesia (1967). Küng dibujaba el perfil de una Iglesia humilde, fiel al mensaje de Jesús, atenta a las necesidades del mundo y siempre dispuesta a reformarse. Ni en los momentos más conflictivos de su relación con la Iglesia pensó Küng en abandonarla. El suyo es un servicio crítico, vigilante, incómodo y arriesgado, pero necesario. En 1965, en el transcurso de una entrevista privada, Pablo VI le hizo una “oferta de trabajo” que hubiera podido cambiar su biografía: lo cuenta, con envidiable maestría literaria, en el primer volumen de sus memorias, Libertad conquistada (p. 553 ss.). “Cuánto bien podría hacer usted (…) si pusiera sus grandes dotes al servicio de la Iglesia”, le dice el Papa. Küng le responde: “¿Al servicio de la Iglesia? Santidad, yo ya estoy al servicio de la Iglesia”. Pero el Papa se refería a la Iglesia específicamente romana y añadió: “debe confiar en mí”. De nuevo Küng: “yo tengo confianza en Su Santidad, pero no en cuantos están en su entorno”. La oferta no fue aceptada y Küng continuó su camino de profesor universitario.

Un camino que le condujo, si seguimos la secuencia cronológica, a un estudio intenso, guiado por el método histórico crítico, de la figura de Jesús. En 1974 vio la luz uno de sus libros más geniales, Ser cristiano. Era, sigue siendo, una obra repleta de información histórica y pasión creyente. Se afirmaba la fe cristiana de siempre, pero se expresaba de forma diferente. Küng no partía de fórmulas abstractas. Su punto de arranque era el gran protagonista de la aventura cristiana: Jesús de Nazaret.

Pero el teólogo sabe que tiene siempre una cita con lo último de lo último. San Pablo dice que Cristo es de Dios. Dios es, en efecto, el asunto final de la teología, su noche y su día, su prueba máxima.

Küng afrontó este reto en su monumental obra ¿Existe Dios? Respuesta al problema de Dios en nuestro tiempo (1978). A sus páginas se asoman todas las sacudidas experimentadas por el tema “Dios” desde que Descartes dio carta de ciudadanía a la duda. Küng responde afirmativamente a la pregunta por la existencia de Dios. Sin Dios, afirma, el ser humano quedaría sin suelo firme bajo los pies. En el horizonte aparecería el sinsentido. Sinsentido al que hacen frente algunas religiones con la promesa de la resurrección. Küng se atrevió también con este tema en su libro ¿Vida eterna? (1982).

Pero el final, la resurrección, conduce al origen, a la creación, al comienzo de todo. Es el tema que aborda en El principio de todas las cosas. Ciencia y religión (2007). Las últi- mas páginas constituyen un rotundo “no” a la “nada”, una apuesta por “la otra vida” que, incluso si al final se pierde, habrá ayudado a vivir esta con más ilusión y esperanza.

Sobre sus ilusiones y esperanzas vuelve, en tono personal, casi confidencial, en el libro Lo que yo creo (2011).

Desde que, incomprensiblemente, un 15 de diciembre de 1979, el papa Juan Pablo II “premió” esta hoja de servicios a la Iglesia retirando a este brillante defensor de la fe cristiana la venia docendi y declarándolo “teólogo no católico”, Küng se adentró en terrenos por los que no suele transitar el teólogo.

Nacieron así sus voluminosos estudios sobre las religiones: El judaísmo (1991), El cristianismo (1994) y El islam (2004). Previamente, en 1984, había visto la luz el volumen El cristianismo y las grandes religiones, en el que se sienta al cristianismo a dialogar con el islam, el hinduismo y el budismo. Küng no olvida que la secularización es un fenómeno casi exclusivamente occidental; en el resto del mundo, las religiones siguen configurando la realidad. Es, pues, necesario contar con su impulso.

Desembocamos, por último, en su más reciente aportación, la dedicada a la ética. H. Küng es fundador y presidente de la Fundación Ética Mundial, con sede en Tubinga y Zúrich, pero con representación en numerosos países. Representantes de la educación, la cultura, la religión y la política acuden a esta fundación en demanda de orientación en valores y compromiso educativo. El sustrato teórico de esta fundación se encuentra en su libro Proyecto de una ética mundial (1990). Su autor está convencido de que, sin un consenso ético básico sobre determinados valores, normas y actitudes, resulta imposible una convivencia humana digna, tanto en pequeñas como en grandes sociedades. Un consenso que solo es alcanzable mediante el diálogo y el mutuo reconocimiento y aprecio. La ética mundial debe partir de un principio tan básico como antiguo: “todo ser humano debe recibir un trato humano”.

Finalmente: dejó escrito Hegel que los grandes hombres no son solo los grandes inventores, “sino aquellos que cobraron conciencia de lo que era necesario”. A tales hombres pertenece, creo, el pensador al que estos días se propone honrar la UNED. Acabamos de enumerar algunos de sus méritos.

Desde luego, Küng nunca podría ser el destinatario del exabrupto que su gran amigo, el antiguo canciller socialdemócrata Helmut Schmidt, espetó a un grupo de periodistas. Cansado de que le reprocharan su realpolitik y su falta de espíritu utópico (gobernó Alemania después del carismático Willy Brandt), les obsequió, medio en broma, medio en serio, con un “el que tenga visiones que vaya al médico”.

Evidentemente la UNED no ha invitado al profesor Küng para “enviarlo al médico”, sino para añadirle a nuestro claustro de profesores y agradecerle su espíritu visionario, sus utopías y sus esperanzas de días buenos, mejores que los actuales, para el futuro de todos los seres humanos.

EN DEFENSA DE DIOS… ANTE EL ATEÍSMO

Juanjo Sánchez

Exodo 105 (sept.-Oct. 20101)
– Autor: Juanjo Sánchez –
 
G. Vattimo/M. Onfray/P. Flores d’Arcais, ¿Ateos o creyentes?, Paidós, Barcelona, 2009; K. Amstrong, En defensa de Dios. El sentido de la religión, Paidós, Barcelona, 2009; V. Camps/A. Valcárcel, Hablemos de Dios, Taurus, Madrid, 2007; I. Sotelo/J. I. González Faus, ¿Sin Dios o con Dios? Razones del agnóstico y del creyente, Ed HOAC, Madrid, 2006; Varios, ¿Hay lugar para Dios hoy?, ed. de J. M. Mardones, PPC, Madrid, 2007; J. B. Metz/J. Ratzinger/J. Moltmann, La provocación del discurso sobre Dios, Trotta, Madrid, 2001.

El desafío del denominado “nuevo ateísmo” es ciertamente provocador. Pero su provocación se debe no tanto a su contenido y planteamientos, a la hondura e interpelación de sus interrogantes, cuanto a su estrategia y sus formas, su estilo directo y desenfadado y, sobre todo, a su legítima reivindicación del derecho de existencia y de reconocimiento en nuestras avanzadas sociedades democráticas, laicas y pluralistas. Aunque sus argumentos no son precisamente nuevos ni especialmente lúcidos, su crítica implacable a la fe en Dios y a la religión en tanto que superstición, creación humana para someter y manipular a los hombres, refugio de seres incapaces de afrontar su finitud y libertad, el conocimiento desnudo de la realidad, también es vigorosamente provocadora.

Sin embargo, esa provocación produce una profunda desazón en quien se siente tocado por la cuestión de Dios y se debate con ella seriamente, no de espaldas a la ciencia ni a los dramas humanos, al hambre, al paro, a la exclusión, al sufrimiento, la enfermedad y la muerte, sino de cara y a fondo perdido. Los textos básicos de los principales representantes de esta nueva ola atea, de R. Dawking, M. Onfray, Sam Harris, Ch. Hitchens, D. Dennett o, en diferente medida, P. Flores D’Arcais suscitan, en efecto, un profundo desaliento: en ellos no hay noticia más que del Dios del teísmo tradicional o, peor aún, del fundamentalismo intolerante de las religiones.

Para contrarrestar la pobreza de esa visión y abrir el horizonte más allá del estrecho horizonte de la polémica entre uno y otro, entre teísmo tradicional/fundamentalismo y nuevo ateísmo, hacemos aquí una reseña especial, presentando brevemente una serie de textos, aparecidos en diversas fechas pero todos de gran actualidad, sobre las cuestiones que aborda este número de ÉXODO: Dios, ateísmo, fundamentalismo, laicismo…

Aceptamos el envite del nuevo ateísmo dedicando la primera mención al libro ¿Ateos o creyentes?, que recoge las conversaciones mantenidas en 2007 entre dos ateos (M. Onfray y Flores d’Arcais) y un filósofo posmoderno y creyente poscristiano (G. Vattimo). El debate que mantienen es vivo y directo y se hace más rico especialmente por la participación de Vattimo que, con un bagaje filosófico y (sobre todo) teológico más amplio, interpela a sus interlocutores más allá de las estrechas posiciones del racionalismo cientificista (“lo sabemos todo”) o del hedonismo ateo. Él logra que se hable (finalmente) de un Dios y de un ateísmo diferentes, del Dios desconcertante del gran testigo y teólogo Bonhoeffer y del ateísmo radical frente a todo ídolo al que la fe en ese Dios compromete.

Otra cosa es si el relato de este Dios ha llevado más allá de las posiciones de partida. Parece que no. Como dice Onfray al final de su postdata, el debate y el diálogo son siempre debate y diálogo de sordos, “colisiones de idiosincrasias”. Desde luego, él mismo lo confirma, pues después de tanta conversación y tanto diálogo la religión sigue siendo para él “patología irracional” (pág. 160). Pero no tengo la menor duda de que la mayor parte del mundo creyente lo confirma también, y con tanta o mayor rotundidad: la fe en Dios y la religión no se dejan cuestionar tan fácilmente por los otros. Es más seguro el fundamentalismo que la fe desnuda.

Se percibe por eso como una bocanada de aire fresco encontrar conversaciones y diálogos como los mantenidos por el agnóstico Ignacio Sotelo y el teólogo cristiano J. I. González Faus sobre las razones de la fe y de la increencia y recogidos en el libro ¿Sin Dios o con Dios? Razones del agnóstico y del creyente, donde las interpelaciones de uno y otro llegan a convertirse en cuestionamiento de la propia posición hacia una mayor autenticidad y donde se abre el horizonte de un Dios liberador y compasivo y una existencia religiosa, cristiana, comprometida y feliz, en coherencia con la fe en él.

Produce la misma sensación de frescura, de riqueza y hondura la conversación mantenida, por vía epistolar, entre Victoria Camps y Amelia Valcárcel, dos mujeres agnósticas, de gran talla intelectual y libres de toda sospecha de veleidades religiosas, sobre Dios y sobre cuanto suscita la relación con él: la existencia religiosa, la secularización y sus consecuencias: la ausencia de Dios, el problema del sufrimiento y el mal en el mundo, el pluralismo religioso, el fundamentalismo y el laicismo, la felicidad. Llama la atención cómo conjugan la crítica más severa de las patologías de la religión con la defensa lúcida de una espiritualidad laica contra el materialismo ciego o de una tolerancia sabia ante las religiones, con tal de que éstas, como escribe Amelia, “se hagan suaves y no crueles” y “nuestros dioses nos ayuden a ser mejores prójimos”.

Estas conversaciones dan idea, en todo caso, de la enorme complejidad de las razones de la fe y no menos de las razones de la increencia, del agnosticismo y del ateísmo más militante. Por ello, un libro como el último de la excelente estudiosa de las religiones, Karen Amstrong, En defensa de Dios. El sentido de la religión, pone en nuestras manos la oportunidad de bucear sosegadamente en esa densa, rica, pero tortuosa y casi siempre difícil y escabrosa historia de encuentros y desencuentros entre la fe y la increencia, la religión y el ateísmo, para liberar de prejuicios y hacer más auténticas nuestras posiciones, de fe o de increencia, y más “pacífica y compasiva” nuestra existencia en coherencia con ellas. Una fundada y limpia “defensa de Dios”, tomando en serio la crítica, las razones y los interrogantes del ateísmo y a la vez mostrando a éste sus debilidades y límites.

Los dos últimos libros que deseábamos presentar, aunque sólo sea ya con tan solo una mención, recogen las reflexiones de destacados especialistas, filósofos y teólogos, sobre la crisis del discurso cristiano de Dios, mejor, del relato sobre el Dios cristiano en nuestro mundo de la modernidad tardía, profundamente secularizado donde parece que, como anunció lúcidamente el teólogo y testigo Bonhoeffer, “Dios es expulsado” de él. ¿Hay lugar para Dios hoy?, uno de los últimos libros preparados por nuestro inolvidable amigo Mardones, afronta esa inquietante experiencia de ausencia y la urgencia de un replanteamiento profundo de la cuestión y de la imagen de Dios en estos tiempos. Un replanteamiento que, bien logrado, recuperará todo el sentido y la luz que tiene, que debería poder tener el relato de Dios, del Dios vivo de la (mejor) tradición bíblica, el Dios de Jesús y su Reinado (su voluntad) de bien, de vida, de justicia y de paz para los seres humanos y para la entera creación. Es la inquietante, pero salvífica provocación que suscita el Dios de Jesús, sobre la que escribe Pagola en este mismo número y Metz y Ratzinger en el último libro que reseñamos: La provocación del discurso sobre Dios. Una buena defensa de Dios ante la voz crítica y los interrogantes del ateísmo, pero defensa de un Dios nuevo y desconcertante, diferente del dios negado, una defensa que es anuncio, oferta y promesa de vida para los seres humanos.