UNA EXPERIENCIA COMUNITARIA DE LIBERACIÓN, Evaristo Villar / Comunidad santo Tomás de Aquino

Pedro Casald�liga y Nicolás Castellanos

Éxodo 116 (nov.-dic.) 2012
– Autor: Pedro Casald�liga y Nicolás Castellanos –
Evaristo Villar / Comunidad santo Tomás de Aquino
 
PRESENTACIÓN, PEDRO CASALDÁLIGA

Este libro es una crónica evangélica y evangelizadora, unos “Hechos de apóstoles”, un testimonio de una comunidad viva, adulta, corresponsable, encarnada en la hora y en el lugar, en un proceso a veces conflictivo, pero siempre suficientemente lúcido y esperanzado.

Leer el índice del libro sacude la indiferencia pastoral, la rutina practicante y la renuncia a ser Iglesia adulta y libre; y nos enseña a creer que “otra Iglesia es posible”. No ha sido siempre fácil pero siempre han estado presentes en la comunidad Santo Tomás de Aquino la coherencia de fe y la corresponsabilidad para superar tensiones y desconfianzas. Esa comunidad ha vivido su proceso en búsqueda dentro del momento histórico, más o menos grave, crispado muchas veces, de la iglesia española. Una lección fraterna para muchas comunidades en proceso también de “adultez”, de protagonismo del laicado, de superación de centralismos y clericalismos; pasando lentamente de la crispación al diálogo, o por lo menos a una coexistencia que, más tarde o más temprano, acaba reconociendo el derecho y el deber de ser y ayudar a ser una Iglesia plural. “Iguales y diferentes” es la consigna de cierta pastoral de la migración. Los varios rostros que vienen enriqueciendo la Iglesia y la sociedad, en ese trasiego dolorido de las grandes migraciones, nos urgen también a vivir desde luego el primer “ecumenismo”, dentro de la propia Iglesia, para que sea “católica” y para estimular el ecumenismo de todas las Iglesias y el macroecumenismo de todas las religiones.

Si alguien tiene sus dudas o reticencias frente a esa comunidad, pionera en varios aspectos, le aconsejo que lea el libro desapasionadamente. No se trata de una comunidad que vive solo algunas dimensiones y que podría olvidar dimensiones mayores. El libro recoge los apartados mayores del proceso y reafirma el cultivo diario “de la formación permanente”, “de la dimensión celebrativa”, “de los compromisos colectivos”. Las dos alas del Espíritu de cada uno de nosotros, de cada comunidad eclesial, de todas las Iglesias, que venimos reivindicando, se cultivan en la Comunidad Santo Tomás de Aquino con seriedad y con creatividad.

Hay que leer este libro, esta crónica de hechos apostólicos en hora y lugar bien concretos y desafiadores, con voluntad fraterna de compartir su riqueza espiritual ayudando a tejer “la red de comunidades”, vocación de muchas que están en proceso semejante.

El libro habla de un epílogo como “experiencia de liberación abierta al futuro” que seguirá siendo proceso evangélicamente conflictivo y pascualmente apasionado; cultivando siempre las dos grandes dimensiones de la mística y la militancia. Cada día, si abrimos los ojos y el corazón, encontraremos eco de comunidades semejantes a la de Santo Tomás de Aquino; pero difícilmente encontraremos otras comunidades con la madurez y la fidelidad con que esa comunidad querida está viviendo el Evangelio.

Yo tengo fuertes lazos afectivos y pastorales con esta comunidad y nuestra Prelatura de São Félix do Araguaia debe a esa comunidad madrileña (y mundial) mucho cariño y gratitud. La solidaridad ha sido siempre y seguirá siendo una especie de sacramento a orillas del camino para esta comunidad solidaria y samaritana.

El libro termina apelando a Jesús (el de Nazaret, nuestro Camino, Verdad y Vida). Y si algo ha de crecer en cada uno de nosotros y en nuestras comunidades, es la pasión por el Jesús del Evangelio y por los pobres del Reino. El libro termina con palabras vocacionales de Jesús y de sus primeros seguidores; preguntas abiertas que nosotros todos, todas, hemos de hacer y responder: “Maestro, que vea”, “¿Dónde moras, Maestro?”, “¿Qué he de hacer para ir ganando vida eterna?”.

EPÍLOGO, NICOLÁS CASTELLANOS

Todo epílogo recapitula, resume, confirma intuiciones y propuestas, ratifica caminos abiertos, persuade y mueve a la acción, y, a veces, a la provocación.

Ayer “Parroquia Universitaria”, hoy “Comunidad de Santo Tomás de Aquino”, ha recorrido un largo camino entre la utopía y el conflicto, la profecía y la huella martirial, entre consolaciones y desolaciones.

Pero este relato Una experiencia comunitaria de liberación, nos recrea el perfil gozoso y exigente de la fe, en donde se vislumbra “un tiempo en que todo lo hago nuevo”. Se diseña el rostro de otra manera de ser Iglesia, enamorada, esposa, madre, samaritana, que camina del brazo de Dios en el tiempo y en la historia y se mueve con agilidad en la cultura actual.

“Ser amigos fuertes de Dios” no está reñido con una religiosidad intensa, mística, humilde, abierta, inculturada, encarnada, comprometida.

La fe no suprime nada; añade, multiplica, enriquece, es un plus, una luz, una visión nueva. Dios no prescinde, ni sustituye a nadie y menos a la mujer o al hombre. Dios siempre añade, multiplica, fortalece, pone gracia, se hace don, nos hace agraciados, mujeres y hombres nuevos.

Desde el inicio esta Comunidad siguió el camino por los raí – les del Evangelio y las coordenadas del Concilio Ecuménico Vaticano II.

Y así constituye una buena noticia, que construye y levanta esperanzas precisamente en este mundo desgastado, triste, paralizado por la cultura del miedo, de la insolidaridad, en un norte amenazado, en crisis, insatisfecho, carente del sentido de vida y en el sur, convulso, que se desangra entre pobrezas, drogas, corrupción, injusticias y contrabando.

Un mundo que no termina de encontrar el rumbo, ni vivir a gusto en la casa común, en “la aldea global”, integrado, interdependiente, intercultural, interreligioso, con una visión nueva y plural del mundo, en el marco institucional democrático de la liberación y derechos humanos fundamentales.

La Comunidad de Santo Tomás de Aquino se interroga como nos interrogamos muchos:

¿Cómo ser cristiano en esta sociedad marcada por la pluralidad social, política, moral, cultural, religiosa?

¿Cómo ser creyente en nuestra Iglesia, al decir de gente conspicua, anquilosada en el pasado, carente de un discurso atractivo para la sociedad de hoy, con crisis demoledora, inmersa en un “invierno eclesial”, escasamente valorada entre las demás instituciones, al menos en España, sin conectar con la nueva cultura del diálogo democrático, de la tolerancia y del pluralismo?

La Comunidad de Santo Tomás de Aquino señala algunas constantes en su itinerancia: pasión por el Reino, fe y entrega en el seguimiento de Jesús, encarnación en las culturas, confianza en la presencia de Espíritu Santo, cercanía a los pobres y creatividad.

Parten siempre de aquel postulado, que trazó el Concilio Vaticano II: la necesidad de reformas en la Iglesia. Hoy las reformas tienen que ser profundas, si la Iglesia quiere situarse correcta y evangélicamente en la sociedad moderna y posmoderna.

La eclesiología de comunión del Concilio Vaticano II postula nuevas estructuras y debe despertar en los creyentes un modo nuevo de sentir, pensar y actuar, aplicando medios de hoy, y no de ayer, para resolver los temas y problemas de hoy.

Hace algunos años, un grupo de obispos de mi tiempo emitíamos una opinión preocupante. Existe una sensación difusa de que desde hace algunos años, los documentos romanos, a diversos niveles de autoridad, han reinterpretado sistemáticamente los documentos del Vaticano II, con el fin de presentar la posición conciliar minoritaria, como el verdadero sentido y significado del Concilio Vaticano II. Nadie ignora cómo en el Concilio Vaticano II, los obispos en su conjunto constituían el ala progresista mayoritaria, frente a la minoría de la Curia Romana conservadora.

Pero sigamos con el relato de nuestra comunidad. Un relato humano y humanizador, teológico, teologal y pastoral, liberador y transformador. Después de la caída de muchas utopías, se empeña en diseñar y proyectar algunas constantes de la utopía de Jesús, la parábola del reino y la presencia multiplicada del Espíritu Santo, que “hace nuevas todas las cosas”.

En esta comunidad corre la vida a borbotones, se hace praxis el núcleo fundamental cristiano. Se plasma en el seguimiento y discipulado de Jesús, que expresa la cercanía de Dios Padre, Madre, Ternura, Misericordia, Amor; se experimenta la pasión por el reino, se vive la opción evangélica; se expresa la profecía y se vive en parresia.

Está atenta y escucha a la mujer y al hombre de hoy, situado en otros contextos psicosociales, culturales, plurales, a la sombra de los nuevos signos de los tiempos.

En contraste con la realidad eclesial empobrecida, aquí surgen los levantes de la aurora de nuevos horizontes y sueños. Dime lo que sueñas y te diré lo que eres.

Rompiendo con los esquemas preconciliares, de “cristiandad”, sin renunciar a la identidad cristiana, tienen el coraje de plantearse ser creyente hoy, inspirados en la Palabra, subidos en la utopía de Jesús, alentados por el Espíritu, que nos invita a interpretar la realidad a la luz del Evangelio y de los nuevos signos de los tiempos y del espíritu, letra y música del Concilio Vaticano II.

En este contexto plural la Comunidad de Santo Tomás de Aquino hace una lectura significativa de revalorización de la comunidad cristiana, como espacio de humanización, de personalización, de experiencia de “amigos fuertes de Dios”, de interioridad, de fuente de solidaridad, de búsqueda colegial, comunitaria, de solución a los problemas graves de hoy, en donde el esfuerzo, la creatividad de todos y la presencia del Espíritu Santo son necesarios.

Su comunidad, como revelación trinitaria, se convierte en un lugar de acogida y compasión, comunión de comunidades, modelo de la nueva sociedad, en la que ejerce de “samaritana”, de “experta en humanidad” y suplemento y alma del grupo.

He podido verificar que se trata de una comunidad inmersa en el pluralismo y desde ahí hace presente la oferta gratuita de Jesús y el Reino, que anunció a los pobres, sin excluir a nadie.

Esta comunidad refleja que somos el pueblo del Espíritu y de la profecía. Encarna esa tradición profética: moverse en ejercicio activo de profecía, entre la resistencia y la utopía, y haciendo caminos y andaduras de frontera. Se traduce en cuestionar más que en responder y siempre hacerlo desde la sabiduría de la Palabra y desde la verdadera tradición, entendida no como que los vivos están muertos, sino que los muertos están vivos.

En este relato queda claro que el diálogo exige una escucha valiente, sin miedos ni complejos, con esa postura pedagógica de proponer más que imponer.

Y en el más puro estilo franciscano esta comunidad vive en camino: Jesús convierte el despojo en gracia, a los despojados en agraciados, porque ya tienen padre, madre, hermanos ya tienen familia, ya tienen mesa para compartir y, sobre todo, ya tienen camino para anunciar que Dios nos ama locamente y, además, empezamos a practicar la justicia. Esta para San Mateo es la misericordia, la capacidad de compasión (cumpatere = sufrir con el otro). Este es el gran aporte y sacramento actual de la Iglesia, tanto en el mundo secularizado, como empobrecido. Y eso es tener entrañas de padre, de madre para reunirnos todos en el hogar común, en la mesa de la fraternidad, de la Eucaristía, en la que en el centro está Jesús y a su alrededor los pobres y todos los demás. Entonces lo último, la centralidad de Jesús es Dios en su relación con las personas, con la historia, la que acontece y se explicita como Reino. La intención última de Jesús se resume en dos palabras: “Abba” y Reino.

Después de la lectura de esta “experiencia comunitaria de liberación” describiría así el itinerario recorrido por los hermanos: ligeros de equipaje, alforjas rebosantes de experiencia de Dios, subidos en la utopía del Reino, contemplativos y absortos en la verdad, hecha sabiduría, el corazón ardiendo en la llama del Espíritu Santo, las manos bañadas de solidaridad para meterlas en la harina de la historia, para recrearla y hacerla Reino, que anule el antirreino, en medio de la antehistoria.

Y en la marcha del camino, no han faltado nunca las huellas martiriales. Ya lo decía Peguy: “Tener la verdad es empezar a sufrir; defenderla es empezar a morir”.

Por otra parte, el itinerario recorrido por la comunidad de Santo Tomás de Aquino coincide con la voz denunciadora de un profeta de ayer, el teólogo Ratzinger. Hace unas décadas escribía:

Después de las actuales crisis, la Iglesia que surgirá mañana tendrá que ser despojada de muchas cosas que ahora todavía mantiene. Será una Iglesia más bien pequeña. Y tendrá que recomenzar, como lo hizo en sus principios. Ya no tendrá condiciones de llenar los edificios que han sido construidos en sus periodos de gran esplendor.

Con un número menor de seguidores, perderá muchos de los privilegios que ha acumulado en la sociedad. Al contrario de lo que viene aconteciendo hasta el presente momento, ella surgirá mucho más como una comunidad de libre opción… Siendo entonces una Iglesia menor, va a exigir una mayor participación y creatividad de cada uno de sus miembros.

Ciertamente aprobará formas nuevas de ministerio; convocará al presbiterio a cristianos probados que ejercen simultáneamente otras profesiones… Todo esto va a tornarla más pobre, será una Iglesia de gente común. Claro está que todo eso no va a acontecer de un momento a otro. Va a ser un proceso lento y doloroso.

Estas palabras proféticas de Josef Ratzinger han sido publicadas por el New York Times, con la colaboración de la CNN, en la última semana de mayo de 2010 (tomado de la revista Alternativas, n. 41).

Y con la Comunidad de Santo Tomás de Aquino – Una Experiencia Comunitaria de Liberación, seguimos mar adentro, subidos en la utopía. Y desde lejos, desde la otra orilla, el PUEBLO canta:

Habrá un día en que todos, _ Al levantar la vista, _ Veremos una tierra, ¨Que ponga LIBERTAD.

EL OBISPO PEDRO CASALDÁLIGA, AMENAZADO DE MUERTE

Benjamín Forcano

Éxodo 116 (nov.-dic.) 2012
– Autor: Benjamín Forcano –
 
En el año 1993, Amnistía Internacional denunció: “Los terratenientes locales han contratado a un pistolero para matar al obispo Pedro Casaldáliga como venganza por su defensa de los derechos sobre la tierra de los indígenas xavantes que habitan la región”.

En Brasil son 500.000 los indios que vivirían actualmente en unos 225 pueblos. Sus expectativas de vida son de 42,6 años frente a los 67 de un brasileño no indio. En la Prelatura de la que fue obispo Pedro Casaldáliga viven los indios Xavantes, además de los Karajás, Tapirapés y otros.

Acaba de saltar ahora la noticia de que Casaldáliga, obispo desde 1971 en el Mato Grosso (Brasil), en la Prelatura de Sao Félix do Araguaia, ya jubilado y con 84 años, que no regresó a España ni siquiera cuando murió su madre, ha sido amenazado de muerte.

Pedro Casaldáliga llegó a la región del Araguaia en julio de 1968. Eran tiempos de la dictadura militar en Brasil, en que grandes empresas agropecuarias se adentraban en la región, invadían territorios y expulsaban a posseiros e indígenas.

Pedro se identificó desde el principio con los más pobres, porque ellos están en el centro de su vivencia cristiana. El 23 de octubre de 1971 fue ordenado obispo y lanza su primera carta pastoral: “Una iglesia de la Amazonia en conflicto con el latifundio y la marginación social”. Fue secuestrada. Llegaba inoportuna, pero valiente, la voz de Pedro en aquel momento en que la dictadura intensificaba su control e intentaba silenciar todas las voces críticas.

“Los pueblos indígenas, le decía en una entrevista a Téofilo Cabestrero, son en mi sensibilidad pastoral una prioridad, porque es la prioridad más evangélica. Por dos motivos: Primero porque son los más pobres, como personas y como pueblo. No digo que sean los menos felices. Como personas y como pueblo tienen sobre sí la sentencia de muerte más inmediata, la muerte más lógica a partir del sistema. Y en segundo lugar, son también los seres más evangélicos, porque siendo los más pobres, los menores, los más desamparados, son también los más libres de espíritu, los más comunitarios y los que viven más armónicamente con la naturaleza”.

El año1978 fue considerado en Brasil el “Año de los Mártires” de la causa indígena, se celebraban 350 años desde la muerte de millares de indios, sacrificados por los imperios cristianos de España y Portugal. Visitando las ruinas de San Miguel, en el río Grande del Sur -“ese monumento- herida en desafío”-, Pedro escribió:

Proclama Indígena

_ Mártires indefensos _ por el Reino de Dios hecho _ Imperio, _ por el Evangelio hecho decreto _ de conquista. _ Víctimas de las masacres que _ quedaron con nombre glorioso _ en la mal contada Historia, _ en la mal vivida Iglesia…

He estado con Pedro Casaldáliga y he estado con él coincidiendo con indios Xavantes, en una de las romerías o caminhada al Santuario de los Mártires en Riberao Bonito. Siempre, en Guatemala, Nicaragua, Perú, Brasil, etc., los indios suscitan en mí respeto sino veneración, veneración que pude comprobar aún más en Pedro, cuando supe de él, misionero y obispo, que no ha bautizado en su larga vida evangelizadora a ningún indio. Y sé cómo estos indios quieren, veneran y defienden a Pedro.

El nombre de Pedro es referencia y bandera de lucha en América Latina, lo es junto a otros obispos, como Óscar Arnulfo Romero, Helder Cámara, Leónidas Proaño, Sergio Méndez Arceo y el poeta sacerdote Ernesto Cardenal. No es casualidad que en 1987, el Gobierno del estado de Mato Grosso le confiriese la “Orden del Mérito del Mato Grosso”. Pedro, agradecido, afirmó que él y los otros dos misioneros premiados recibían aquella orden “como un presente de luto”, “como brasa de holocausto”, “como herencia de sangre” y como tal transferían aquellas medallas a los tres misioneros asesinados en el estado de Mato Grosso: Vicente Cañas, Rodolfo Lukenbain y Joao Bosco Penido.

A nadie, pues, que siga un poco la trayectoria de este obispo poeta y profeta le resultará una novedad esta amenaza de muerte. La llevaba encima desde que en la navidad de 1973 Pedro, con otros obispos, lanzó el documento: Y-Juca Pirama: “El indio que debe morir”. En él hacen una descripción de la situación dramática vivida por los pueblos indígenas, provocada por la política del gobierno y del modelo brasileño: “Hacemos nuestra la voluntad de nuestros hermanos indios de vivir y luchar por la preservación de su cultura. No trabajamos por una causa perdida, porque se trata de una causa profundamente humana, por la que vale la pena incluso morir, si fuera preciso… En consecuencia, no aceptaremos ser instrumentos del sistema capitalista brasileño… Si tuviéramos la humildad intrépida de aprender de los indios, tal vez nos sintiéramos llevados a transformar nuestra mentalidad individualista y las correspondientes estructuras económicas, políticas, sociales y religiosas”.

¿Sorprenderá ahora saber que, en la visita de 1978 a las ruinas de San Miguel, le nació al obispo Pedro la Misa de la Tierra sin Males? ¿Misa que se celebró por primera vez el día 22 de abril de 1979, en la catedral de la Seo, de Sao Paulo, con asistencia de 30 obispos y 10.000 fieles? Misa escrita a la par con Pedro Tierra, ex preso político y ex miembro de una organización armada de Brasil; musicalizada por Martín Coplas, argentino de origen indígena, quéchua y aymara; que denuncia el proceso colonizador, que hace unas autocrítica de la práctica misionera, que habla del pasado y también de la opresión actual, que convoca a la solidaridad y ofrece salidas, que está siendo instrumento de concientización y compromiso en España en las ciudades en que se ha estrenado: Soria, Salamanca, Palencia, Santander, etc. ¿Misa prohibida?

Es agitada la historia de las invasiones, compra y venta, intentos de devolución de las tierras de los Xavantes desde que la hacienda Suiá- Missú se apoderó de ella. Hoy la sentencia judicial, hecha pública el 6 de noviembre, es a favor de los indios Xavantes. Los ocupantes deberán salir de ellas y dejarlas en manos de quienes por generaciones vivieron en ellas, aun cuando no tuvieran títulos formales de propiedad.

Los obispos brasileños han apoyado las tesis de Pedro Casaldáliga y de Helder Cámara que redactaron y entregaron al Gobierno brasileño un proyecto sobre el “Estatuto de los Pueblos Indígenas”, reivindicando como prioridad la lucha por la tierra como patrimonio cultural y referencia básica de sus valores, mitos y campo de su historia.

La Constitución brasileña, vigente desde 1988, es sin duda una de las más avanzadas del mundo, en lo que se refiere a los derechos de los pueblos aborígenes. Fue aplaudida y puesta como modelo a seguir por la Organización de las Naciones Unidas.

Esperamos que esta vez el veredicto se cumpla y se haga verdad que la ley del Derecho está sobre la ley de la Fuerza.

PROCESO DE PAZ EN COLOMBIA. ¿SALIDOS DEL GUIÓN?

Juan Diego García

Éxodo 116 (nov.-dic.) 2012
– Autor: Juan Diego García –
 
Se afirma en algunos medios de comunicación que con su discurso el representante de las FARC-EP en Oslo “se salió del guión acordado”; otros indican con igual énfasis que tal “salida” se produjo igualmente por parte del jefe de la delegación gubernamental.

En realidad, lo ocurrido debería asumirse como algo normal en este tipo de procesos sin dar mayor crédito a las voces pesimistas (o interesadas) que ven en el incidente el anuncio de un fracaso inevitable.

Aún es temprano para saber qué puede ocurrir en las próximas semanas en La Habana y sobre todo en Colombia misma, pues a pesar de los esfuerzos gubernamentales por mantener las negociaciones casi en secreto se produce la reacción de diferentes sectores ciudadanos mayoritariamente en favor del proceso de paz, pero sin que falte la reacción airada de la extrema derecha, por ahora minoritaria-.

El incidente en realidad no hace más que poner de manifiesto las divergencias existentes, tanto en el alcance como en los contenidos mismos del proceso. El gobierno mantiene en lo fundamental la misma posición oficial sostenida en los anteriores procesos de paz, que en pocas palabras pretende alcanzar la desmovilización de los alzados en armas sin concesiones mayores que afecten al actual sistema. Seguramente se desea un proceso de paz similar al conseguido con el M-19 que fuera de cambios cosméticos no aportó nada sustantivo. En la práctica solo se permitió una cierta apertura del espacio político (pero muy controlado y compatible con el sistema) y una constitución cuyos avances en términos democráticos apenas si tienen traducción en los derechos reales de la ciudadanía (además de ciertas ventajas jurídicas y materiales para los desmovilizados). Por el contrario, los procesos de paz con las FARC-EP y el ELN han fracasado precisamente por la negativa de estas agrupaciones guerrilleras a pactar el abandono de las armas si no se acuerdan reformas que afecten las relaciones sociales básicas de propiedad y poder.

Cabe anotar sin embargo que las reformas propuestas por los guerrilleros no han supuesto nunca la implantación de un régimen socialista o comunista. Puede discutirse la pertinencia o realismo de sus propuestas pero no su plena compatibilidad con un orden capitalista en lo económico y con la democracia burguesa en lo político. ¿Acaso el discurso de Iván Márquez en Oslo no lo demuestra de manera fehaciente? Su diagnóstico ¿no corresponde acaso con la realidad del país y con las mismas cifras oficiales sobre la problemática nacional? Sorprende escuchar al portavoz del gobierno afirmando que es posible dar satis facción al punto primero de la agenda (la cuestión agraria) sin tocar para nada el modelo económico vigente que tiene en la política minera, la agroindustria y los planes de masivas inversiones en infraestructuras su eje principal (todos ellos a realizar fundamentalmente en las zonas rurales).

Y lo que resulta válido para la cuestión agraria lo es igualmente para el segundo punto relativo a los cambios en los sistemas de participación política. Es legítimo que los insurgentes no depongan las armas mientras no se reforme el sistema de participación política, empezando por lo más elemental: la garantía de la vida. El asunto no es de menor cuantía habida cuenta de los nefastos antecedentes -el exterminio de la UP, para no ir más lejos (más de cinco mil asesinatos)-, en los cuales toda la responsabilidad cabe a las autoridades, por acción u omisión. En este contexto, la declaración del portavoz oficial según la cual nada se tocará de la “doctrina militar” podría entenderse como otro torpedo dirigido a la línea de flotación del barco de la paz, pues para cualquiera que conozca así sea de forma somera la realidad colombiana resulta obvio que sin una renuncia creíble del gobierno a la guerra sucia nadie en su sano juicio va a salir a la plaza pública a sabiendas de estar bajo la amenaza cierta de la acción criminal de los paramilitares, los militares, la policía y los organismos de seguridad, todo ello en abierta complicidad con las autoridades locales.

Transformar radicalmente esta situación supone precisamente un cambio profundo en la doctrina militar, en la función de las fuerzas armadas, en la manera como se ejerce el “monopolio legal de la violencia” por parte del Estado. Y es así porque el paramilitarismo y la guerra sucia no han sido nunca ruedas sueltas, hechos aislados como se quiere hacer creer, sino parte importante de la estrategia contrainsurgente del gobierno.

Aún es pronto para evaluar un proceso que apenas comienza. De todas maneras, sería muy positivo que las autoridades otorgaran a las organizaciones sociales medios adecuados para que participen en las negociaciones, limitando a lo estrictamente indispensable aquello que exige reserva y discreción.

Tampoco parece muy positivo poner al proceso límites temporales demasiado estrechos que generen coincidencias inapropiadas con la posible reelección del presidente Santos, ni el empecinamiento oficial negándose en redondo a cualquier tregua con la guerrilla. Podría acogerse la propuesta de humanización del conflicto hecha por el ex presidente Ernesto Samper si es que resulta demasiado embarazoso para las autoridades aceptar la realizada esta misma semana por el dirigente máximo de las FARC-EP, Timoleón Jiménez. Se trataría de rebajarle el tono a lo estrictamente militar y favorecer el de – sarrollo de otra atmósfera para no hacerle el juego a los envenenadores de oficio que encabeza el ex presidente Uribe Vélez, seguido tan de cerca por casi todos los creadores de opinión de los medios quienes continúan en su labor tradicional de intoxicar, un esfuerzo que bien po – drían dedicar a causas mejores. La paz, por ejemplo.

No parece entonces que los portavoces del gobierno y de la insurgencia se hayan “salido del guión”. Quitando dramatismos innecesarios al asunto, en realidad puede afirmarse que las cosas discurren dentro de la normalidad. Seguramente que en Oslo Márquez salió más favorecido que La Calle, quien se limitó a un discurso plano, retórico, puramente formal, para desahogarse después en diálogo con los periodistas.

El portavoz oficial del gobierno debió prever que las FARC-EP no desaprovecharían la ocasión para lanzar al mundo su mensaje. No estaban precisamente en Bogotá en donde los medios de comunicación filtraron convenientemente las intervenciones de manera que solo a través de medios alternativos ha sido posible a su ciudadanía escuchar completamente los planteamientos de los guerrilleros. La delegación del gobierno debió prepararse mejor y no dar la impresión de que tenían poco o nada que decir, pues si se lee con detenimiento el acuerdo firmado entre las partes en La Habana se concluiría que las autoridades están dispuestas a propiciar cambios nada desdeñables en muchos órdenes. Márquez adelantó en grandes líneas qué quieren las FARC-EP. Aún no se sabe qué desea el gobierno de Santos, hasta dónde está dispuesto a llegar. Pero ese será precisamente el tema central de las conversaciones que se inauguran dentro de pocos días en la capital de Cuba.

10 COSAS QUE DEBO SABER COMO PACIENTE DE LA SANIDAD

Varios Autores

Éxodo 116 (nov.-dic.) 2012
– Autor: Varios Autores –
Comunidad de Madrid
 
1 El Gobierno de la Comunidad de Madrid pretende que empresas privadas sean las que ofrezcan los servicios sanitarios a la población. También empresas privadas podrán comenzar a gestionar los Centros de Salud.

2 Será la Comunidad de Madrid la que pague a las empresas para que ofrezcan esos servicios, en vez de ofrecerlos ella misma, cuando su trabajo es gestionar los bienes públicos y no traspasarle esa responsabilidad a terceros, y menos a empresas privadas.

3 ¿Cuánto le pagará la Comunidad de Madrid a las empresas? No se sabe aún, pero probablemente una cantidad que oscila en torno a los 600 euros al año por cada paciente que tenga como referencia el hospital en cuestión. Es decir, que la empresa cobra al año de la Comunidad igual por un paciente que gaste 50 euros que por uno que gaste 450. Esto tendría sentido si la empresa atendiera a los pacientes que salen caros también, y por ejemplo una persona mayor que gastara 900 euros se compensara con una persona joven que gasta 300.

Pero resulta que las personas en nuestro último año de existencia generamos al sistema sanitario el 50 de gasto de toda nuestra vida. Los ancianos son los que generan el grueso del gasto. Por eso la Comunidad de Madrid quiere desmantelar el Hospital de La Princesa tal y como lo conocemos hoy. Para hacer un gran hospital que atienda a los pacientes que no salen rentables a la empresa privada. Así la empresa se quedará con los pacientes que generan menos de 600 euros de gasto al año y ganará mucho dinero, mientras que será la Comunidad (es decir, el dinero de todos) la que sustentará a los que más gasto generan. Es un negocio redondo para las empresas a costa del contribuyente.

4 Cuando usted vaya al hospital no tendrá que pagar y puede que no note muchas diferencias en la atención que recibe, lo cual no quiere decir que no las haya. La empresa intentará ganar lo máximo posible de esos 600 euros y lo hará de la siguiente manera: pagará menos a los profesionales y gastará menos dinero en pruebas o tratamientos que necesitan los pacientes. Ya no será lo primero tratarle con lo que sea mejor para usted, sino que habrá que contar con el coste, lo que provocará que en algunas ocasiones usted no pueda recibir el mejor tratamiento, para poder maximizar el beneficio de la empresa.

5 Este modelo ha sido puesto en práctica en otros países y aquí en España, en Valencia, y ha fracasado en todos los casos. El Estado ha tenido que recurrir al rescate de las empresas y al final se ha gastado más dinero que si hubiera hecho directamente una gestión racional de la Sanidad él mismo. Meternos en estos momentos de crisis en un proceso como éste sería un error más que empeoraría la ya maltrecha economía.

6 El modelo empresarial no solamente es más caro sino que además no es mejor para la salud de la población. No ha demostrado que genere mejor calidad de salud ni que la gente viva más. Paradójicamente, se ha observado que la mortalidad es mayor en hospitales privados que en públicos y que gastar más dinero en hospitales públicos reduce la mortalidad más que gastarlo en privados.

7 Las decisiones en política sanitaria no se toman con las opiniones y con las visiones de cada uno, sino con estudios científicos que demuestren que lo que se quiere implantar es beneficioso. No hay ningún estudio que demuestre que este nuevo modelo sanitario sea más beneficioso que el que hay ahora.

8 El modelo que tenemos es más que sostenible, solamente hay que hacerle unas reformas (los profesionales las llevamos proponiendo mucho tiempo y la Consejería no nos ha hecho ni caso) para ajustar un poco el gasto.

9 ¿Por qué estamos en huelga los profesionales de la Sanidad madrileña? Porque los políticos (como Ignacio González y Javier Fernández Lasquetty) se empeñan en que lo que os acabamos de contar es mentira a pesar de que todos los médicos y demás profesionales sanitarios sabemos que no lo es. Tienen intereses con las empresas que se repartirán el jugoso pastel de su salud.

A los trabajadores de la sanidad pública madrileña se les bajó el sueldo un 5 y no hicieron huelga…, se les aumentó el horario laboral y no hicieron huelga…, se les recortó la paga “extra” (de extra nada, el salario se divide en 14 pagas y quitaron una) y no hicieron huelga… llevan años firmando contratos cada 3-6 meses (siendo ilegal) y no hicieron huelga… Que nadie se confunda. ¡¡¡La huelga es para defender el sistema público de sanidad !!! ¡¡¡Y se hace por y para los pacientes! ! ! ¡ ¡ ¡Porque todos somos pacientes!!!

10 ¿Usted de quién se fía más? ¿De los médicos o de los políticos?

ESPIRITUALIDAD Y POLÍTICA

Benjamín Forcano

Éxodo 115 (sept.-oct.) 2012
– Autor: Benjamín Forcano –
20 autores, Edición a cargo de C. Cervantes, Kairos, 2011
 
Se trata de cómo aunar el arte de vivir (espiritualidad) con el arte de convivir (política), con un claro mensaje de pacifismo y no violencia. Son nada menos que 350 páginas, con la aportación singular de 20 cabezas pensantes y desde un análisis propio de la sociedad en que vivimos.

El libro representa una novedad si alcanzamos a seguirlo en lo que están hoy expresando las mentes más despiertas y solidarias. Los autores ofrecen claves que ayudan a entender la profundidad de la crisis y ofrecen soluciones para un nuevo rumbo.

Hay un punto de partida innegable: el paradigma que ha regido nuestra convivencia ha llegado a su agotamiento.

Venimos de culturas milenarias y, en especial nosotros, de la cultura occidental cristiana. La experiencia y la sabiduría acumuladas arrojan luz sobre el momento presente y demandan un paso nuevo:

“La economía contemporánea, escribe Jordi Pigem, es la primera religión verdaderamente universal. El ora et labora dejó paso a otra forma de ganarse el paraíso: producir y consumir” (p. 73).

Según Ervin Laszlo, “No podemos albergar la menor duda: si queremos vivir de un modo sostenible y en paz con los demás, debemos dar los pasos que conducen desde la conciencia tribal hasta la conciencia planetaria” (p. 119).

Encuentro especialmente interesante el análisis que hace María Corbí. Nuestra sociedad ya no vive de creencias intocables: “La nueva conciencia está en que todo debemos construírnoslo nosotros mismos, nada nos baja del cielo, ni nos es dado por la naturaleza de las cosas” (p. 82).

Esta nueva conciencia se ha extendido a todos los rincones de la tierra y es consciente de moverse en una sociedad de riesgo. Dentro de estas sociedades, las nuevas generaciones se desentienden del patrón de comprensión y valoración heredado de las religiones, dando lugar a un desmantelamiento total, como condición para asegurar que los nuevos postulados y valores broten directamente del protagonismo y responsabilidad de los ciudadanos: “En este contexto, la oferta de las tradiciones es libertad, paz y mansedumbre, distanciamiento del poder y todos sus atributos y distanciamiento de la riqueza. La espiritualidad no necesita para nada de príncipes de la Iglesia, sino de maestros del espíritu. Eso es lo que la espiritualidad puede ofrecer: cualidad humana, cualidad humana profunda. Vuelve a haber una relación entre la espiritualidad y la política, pero esta vez la espiritualidad sólo ofrece espíritu, sin el cual las nuevas sociedades no pueden funcionar correctamente” (p. 91).

En el pensamiento de unos y otros autores va apareciendo una doble constante de denuncia y propuestas. Así, por ejemplo, Joan Melé: “Hemos llegado al punto máximo de ruptura con lo espiritual, la visión materialista del ser humano y de la vida casi se ha constituido como un dogma que se impone desde una supuesta clase inteligente, que ante cualquier tipo de planteamiento espiritual exige demostraciones científicas. Como si fuera posible reducir al ámbito material algo que no lo es. Lo espiritual no se puede demostrar, sólo se puede mostrar, y luego, si se quiere, experimentarse” (pp. 167-168).

Antonio Gutiérrez-Rubí escribe: “Lo cierto es que nos sentimos perdidos. La política formal ha perdido el timón de mando de lo público. Incapaz de dirigir la voracidad de los mercados e insuficiente para representar el hambre de más democracia latente en nuestra sociedad, parece un notario de las injusticias y un administrador de las contradicciones sociales y económicas… La rebelión en estas circunstancias no es un motín contra la autoridad. Es una exigencia moral” (pp. 98-99).

Koldo Aldai y Leonardo Boff señalan como base, condición y proyecto para poder impulsar una nueva conciencia el descubrimiento de que a todos nos es intrínseca la condición de la ciudadanía universal y, con ella, la condición también universal de la dignidad humana, nos está haciendo como absurdos todos los intentos de ordenar el mundo en base a dualismos de dominación y exclusión. Nuestra cultura occidental -valiosa en muchos de sus principios y valores- está corroída por el cáncer de prácticas político-religiosas, imperialistas y colonizadoras, marcadamente eurocéntricas. “Espiritualidad y política se irán acercando más y más, pues la humanidad está dando importantes pasos en su evolución hacia la plena instauración del ideal supremos de la fraternidad humana, sentimiento que lleva implícito el otro gran ideal de la filiación divina. Somos hijos e hijas, no ya de éste o aquel Dios, del tuyo o del mío, somos hijos del Origen, de la Fuente de todo amor y de toda vida, y no importa el hombre que apliquemos a ese Alfa innombrable” (p. 199).

Para Leonardo Boff está surgiendo una nueva era humana, una nueva conciencia, marcada por el inagotable capital espiritual, que logrará que la economía sirva a la vida:“ He aquí que después de más trescientos años de exaltación de la razón asistimos a la locura de la razón, pues sólo una razón enloquecida organiza una sociedad en la cual el 20

MENSAJE DEL XXXII CONGRESO DE TEOLOGÍA

Varios Autores

Éxodo 115 (sept.-oct.) 2012
– Autor: Varios Autores –
 
Del 6 al 9 de septiembre de 2012 nos hemos reunido en Madrid cristianos y cristianas de las diferentes tradiciones eclesiales y de todos los continentes para reflexionar sobre Cristianismo, mercado y movimientos sociales, intercambiar experiencias y buscar alternativas. Queremos compartir el siguiente mensaje:

1El mercado-centrismo es la institución suprema del neoliberalismo que convierte a los seres humanos en mercancía y en piezas subalternas del sistema, identifica la justicia con el cumplimiento de la legalidad, dictada por el mercado, y reduce los derechos humanos al derecho de propiedad. El mercado genera situaciones de muerte para millones de seres humanos y para la naturaleza.

2Vemos con especial preocupación y nos provocan indignación las consecuencias de la crisis, provocada por los poderes financieros, que castiga injustamente a los sectores más vulnerables de la sociedad en todo el mundo, y de manera especial en algunos países de Europa como Grecia, Portugal y España, donde se está produciendo un espectacular incremento de la pobreza en una sociedad con recursos suficientes para satisfacer las necesidades de la población.

3En medio de esta situación valoramos positivamente los gestos de solidaridad de algunos miembros del clero y de la jerarquía eclesiástica, pero expresamos nuestro malestar e indignación ante el silencio de la Conferencia Episcopal Española, tan locuaz en otras ocasiones y ante otras cuestiones. La sociedad percibe dicho silencio como escándalo y complicidad con quienes han provocado la crisis. Nosotros lo consideramos insensibilidad ante la injusticia, alejamiento del mensaje liberador del Evangelio y falta de compasión con las víctimas. Creemos que tal actitud se debe a la cómoda instalación de la Iglesia institucional en una situación de privilegio. Lo que contrasta con los recortes en todos los terrenos.

4Nosotros mismos, los participantes en este Congreso, no estamos exentos de contradicciones e incoherencias entre nuestro modo de pensar alternativo y nuestra forma de vivir acomodaticia, nuestra actitud crítica y nuestra práctica conformista; la crítica al consumo y nuestro consumismo; la opción por los pobres y nuestra falta de testimonio de pobreza.

5La respuesta a la crisis requiere un nuevo paradigma que se traduzca en transformaciones estructurales, revolución de la subjetividad y de las conciencias, de los hábitos de vida y de las relaciones personales, bajo la guía y la prioridad de los valores éticos, presentes en todas las tradiciones religiosas, morales y espirituales, si bien con frecuencia incumplidos. Entre ellos cabe destacar: la dignidad humana frente al trato inhumano que reciben millones de seres humanos; el respeto a la vida, contra la violencia en sus diversas formas; la justicia global; la verdad, la honradez y la igualdad de género.

6Reconocemos la importancia de los movimientos sociales, que constituyen mediaciones necesarias para transformar la realidad; son alternativa al pensamiento único y a la globalización neoliberal; recuperan valores que parecían en vías de extinción y se rebelan contra una realidad caracterizada por la explotación, la dominación y la tendencia a reducir la razón a mero cálculo.

Especial significación ha reconocido el Congreso al feminismo como teoría de la emancipación y de la igualdad no clónica entre hombres y mujeres; práctica de la sororidad internacional y defensa de las reivindicaciones de las mujeres, que, con frecuencia, se ven relegadas en nombre de “intereses generales superiores”, incluso en los propios movimientos sociales.

7No podemos instalarnos en el pesimismo y el fatalismo históricos. Existen alternativas. Por eso apoyamos y hacemos nuestras las iniciativas siguientes para salir de la crisis: creación de una asamblea constituyente, desobediencia civil, banca ética, tasa Tobin, reparto del trabajo, universalización de los servicios sociales, reconocimiento de la ciudadanía a todos los residentes en nuestro territorio, pactos de ayuda mutua sin subordinación, soberanía alimentaria, cambio en los modelos de producción, etc.

8Como cristianas y cristianos nos comprometemos a:

• Recuperar la herencia de Jesús, que se caracteriza por la opción por los excluidos y marginados, la compasión como principio de actuación y la afirmación de la autoridad de los que sufren.

• Seguir el espíritu y la práctica de Jesús, que consiste en humanizar el mundo comenzando por los últimos, luchar contra el olvido de las víctimas y ponernos de su lado.

• Afirmar la incompatibilidad entre Dios y el Dinero y luchar contra el Imperio del Dinero.

• Practicar la resistencia al sistema desde la no violencia activa.

• Participar activamente en los movimientos sociales, los antiguos y los nuevos, y de manera especial en los diferentes Foros Sociales, que trabajan por “Otro Mundo Posible”, y en el movimiento de los Indignados, en cuyo horizonte se sitúa Jesús de Nazaret, Indignado con las autoridades religiosas, el patriarcado y los poderes políticos y económicos de su tiempo.

Madrid, 9 de septiembre de 2012.

EL CUIDADO NECESARIO

Benjamín Forcano

Éxodo 114 (may.-jun.) 2012
– Autor: Benjamín Forcano –
 
Leonardo Boff nos tiene acostumbrados a verle caminar por delante de quienes descifran y dirigen los destinos de las personas y de los pueblos. Hace tiempo que, contra viento y marea, agarrado a los mástiles de la antropología, de la ciencia y de la espiritualidad, viene denunciando el rumbo equivocado de nuestra nave Tierra, quien habría tocado límite, entrando en la ensenada de una crisis estructural y terminal. Estructural, porque afecta a la totalidad y terminal porque no parece que el sistema disponga ya de mecanismos internos para restañar sus contradicciones y superarlas.

La crisis acecha socialmente porque el proceso productivo está guiado por una lógica de apropiación de los bienes que acumula riqueza por una parte y aumenta la pobreza por otra, ecológicamente porque la crisis aparece devorada por el ansia de un consumo ilimitado que supone explotación y degradación constantes de la naturaleza.

Si el lector observa simplemente el índice del libro, se dará cuenta enseguida de que el autor nos sirve un nuevo paradigma de civilización para superar la crisis que nos domina: Tierra y Humanidad forman una unidad, de modo que todo lo que suponga agresión y maltrato de la Tierra repercute negativamente en la Humanidad. Cuidar de la Madre Tierra es cuidar de nosotros mismos y es lo que imbuidos por un viejo paradigma conquistador y depredatorio, no hemos hecho.

Dar la vuelta a los falsos presupuestos que han inspirado nuestra relación con la naturaleza, los otros y la última realidad es la urgente tarea que a todos nos desafía, asumida precisamente desde la categoría fundamental del cuidado: o cuidamos unos de otros y de la Tierra o corremos el riesgo de autodestruirnos y destruir la diversidad de la vida.

Todo se reduce a medidas muy distintas de las dictadas por el mercado y las ganancias. Primero, usar racionalmente los escasos recursos de la naturaleza (sostenibilidad); y segundo, establecer una relación amorosa (cuidado) con la realidad propia, social, ecológica y espiritual: ninguna nación es autosuficiente, todos nos beneficiamos con la sostenibilidad y todos estaremos amenazados si no lo conseguimos.

Leonardo Boff avanza destapando fase por fase –y de ello vamos a gozar–, aclarando en qué consiste el cuidado, cómo está presente en todo el proceso evolutivo, cuáles son sus fundamentos filosóficos, sus nuevas exigencias y la responsabilidad y tareas a que nos convoca si de verdad nos dejamos poseer por él.

DUERME CON LAS LEALTADES, AMANECE CON LOS COMPROMISOS

Koldo Alday

Éxodo 114 (may.-jun.) 2012
– Autor: Koldo Alday –
 
1. CANTOS QUE NUNCA OÍMOS

Si no hubieran resonado aquellas melodías sublimes, si no hubiéramos compartido esos instantes únicos, si no hubieran asomado las lágrimas con los abrazos. Si no hubieran hablado esas miradas claras, esas sonrisas tocadas de infinito…

Si no hubiéramos orado con el imán y el judío, si no hubiéramos callado con el budista y el sufí, si no hubiéramos danzado con el cristiano y el hindú… Si no se hubieran acercado esas monjas, con sus pies ancianos y desnudos entre el rocío de la mañana, hasta la llama ardiente de la unidad, podríamos olvidarnos de este empeño.

Si no hubieran partido aquellos héroes y conminado al relevo. Si no hubiéramos apurado juntos en puro gozo el último mendrugo. Si no hubiéramos compartido noches sobre el asfalto, sobre la hojarasca, bajo cielos infinitos. Si no nos hubiéramos agolpado en la misma proa tras una Itaca siempre invisible…, podría haber otro anhelo. Pero ahora es tarde. Ya no hay otro norte, otra divisa, que el sol de la hermandad allí donde nos encontremos.

El susurro nos alcanzó cuando el horizonte tragaba el último rayo. Vendrán caídas y golpes, pero seguiremos sembrando. Vendrán borrascas que no buscamos y seguiremos cantando. La culpa es de esos hermanos que lo dieron todo, la culpa es de esa Sangre que no dudó en derramarse por el bien ajeno. La culpa es de ese Cielo que se desplomó cuando alcanzábamos el acantilado.

La culpa es de cuando corrimos y caímos juntos, de cuando nos metieron en las mismas mazmorras, de cuando compartimos los mismos versos y tragos, de cuando nos pillaron con los mismos papeles prohibidos. La culpa es del mismo éxtasis, de los mismos océanos, de los mismos atardeceres que empañaron nuestras miradas. Ahora ya no hay otra salida, otro destino. No hay otra luminaria, que reconstruir la tierra de hermanos.

Ya no hay sucedáneo, ya no hay engaño desde que las flores perfumaron las trincheras. No hay engaño desde que los brazos apretaron las espaldas y las mejillas unieron destinos. Apenas sabemos nada, apenas de dónde venimos, apenas nos han confesado a dónde vamos. Olvida las emboscadas y borrascas. Olvida el eco de los silencios cómplices. Olvida las úlceras y sus aledaños. Pero jamás olvides la palabra dada. Duerme con las lealtades, amanece con los compromisos. Vamos hacia la tierra pura, hacia la tierra de nadie, hacia la tierra de hermanos. Vamos hacia esos círculos, hacia esos cantos que vibrarán eternamente, hacia esa dicha, hacia esa unión diversa que no conocerá nunca fin.

Por más que quisiéramos, ya no conspiramos en contra de nada. No acampamos a la espera de nuevas promesas. Ya no hay ninguna carga policial que nos salve. El adversario sobre todo mora y medra dentro. Ya no tumbamos gobiernos, ni asaltamos palacios. Nuestras células, nuestras redes no vuelan octavillas. La misma Luz que nos ciega, nos impide descansar en ese asfalto.

Estamos a las órdenes de Lo que no tiene nombre, de Quien apenas nos susurró sus Planes. Los Guías apenas abren los labios. Vamos tras una gloria que no aparece en ningún mapa. Vamos tras una tierra que nunca nos mostraron, tras otros colores que no fulgieron, tras una piel que no acariciamos. Vamos tras cantos que nunca oímos, tras una fraternidad que ni siquiera soñamos. Pero lo último que se nos ocurriría, es la entrega de esas botas gastadas, la deserción de esas filas, la baja de esa alianza de eternidad…

2. EL SOL DE LA HERMANDAD

Dice la tradición oculta hasta nuestros días que hay una Hermandad interna que guía a la humanidad hacia una hermandad externa. Los vínculos establecidos entre esos grandes seres serían mucho más fuertes que los que conocemos como de hermandad de sangre. Para comenzar a formar parte de esa primera y selecta comunidad es preciso sacrificar la identidad, estar dispuestos a trabajar de incógnito, “sin recibir recompensa alguna, excepto la recompensa de las almas salvadas, de las vidas reconstruidas y de la humanidad que ha sido llevada adelante en el Sendero de Retorno”.

El Maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov plantea así ese reto inexcusable: “La fraternidad debe ser formada por el impulso espontáneo de las almas que se unen… La vida individual debe preparar las condiciones para la vida colectiva, para la vida cósmica, universal”.

Pocas dudas hay de que el espíritu de división es el responsable de las desgracias humanas. Añade el mismo Maestro: “Nunca se transformará el mundo si cada uno permanece aislado, en su rincón”. Seguidamente nos insta a crear una alianza ancha y poderosa capaz de manifestar los reinos superiores de armonía y de paz en la Tierra.

No caminamos solos hacia el sol de la hermandad. “No hay prisa ni apremio. Sin embargo, no hay tiempo que perder”. El ideal de la fraternidad humana, indisolublemente ligado al de filiación divina, no es un sueño de los místicos, es el destino evolutivo humano. Acudimos de nuevo al Maestro búlgaro para aclarar que, en realidad, la conciencia humana se despierta cuando se manifiesta en nosotros/as la sensibilidad a las nociones de universalidad. “Esta facultad le permite al humano sentir que los demás y él mismo están estrechamente conectados, como las diferentes partes de un organismo”.

Hubo momentos en nuestra historia en los que el fuego de la hermandad por encima de los credos, las razas y las clases casi se apaga, convertido en apenas un rescoldo. Hombres y mujeres en grupos minoritarios y perseguidos lo mantuvieron vivo en todas las latitudes. Sin embargo ese ideal supremo, susurrado hasta nuestros días de boca a oído, ha encontrado en Internet y las nuevas tecnologías la herramienta prometida, imprescindible para su expansión.

Creemos profundamente en este ideal que da sentido a nuestras vidas y que ahora con todos los adelantos en la comunicación y el transporte, con los vínculos que posibilita la era digital, progresa como nunca hasta el presente. Bajo las acampadas de hace un año, tras las redes que aquí y allí, en uno y otro ámbito de la actividad humana, tratamos de desplegar, está ese alto ideal. Los slogans y consignas del 15 M, de los “indignados” y de la reciente “spanish revolution”, acariciaron, no hace mucho, en realidad este mismo y eterno principio cósmico.

ECONOMÍA. MENTIRAS Y TRAMPAS

Evaristo Villar

Éxodo 113 (marz. abr.) 2012
– Autor: Evaristo Villar –
 
Economía. Mentiras y trampas, de Juan Francisco Martín Seco, es un gran libro didáctico sobre ese tsunami que está barriendo las confiadas playas de las sociedades occidentales, la economía.

Aparece esta obra en un contexto rabiosamente neoliberal, cuando la economía se ha impuesto abiertamente sobre la política, la libre circulación de capitales y mercados sobre los Estados, las especulación sobre la producción, la estabilidad presupuestaria y la reducción del déficit sobre el crecimiento y la generación de empleo, los recortes y la privatización de los servicios básicos (sanidad y la salud) sobre los bienes y servicios comunes y el incipiente estado de bienestar. Es pues un libro sobre las mentiras de la economía en el neoliberalismo.

En un abrir y cerrar de ojos, bajo la cobertura de la crisis que justifica todos los tijeretazos, nos hemos despertado con una clase política agresivamente decidida a hacer de capataz de unos mercaderes y banqueros sin entrañas que actúan de forma despiadada contra las mayorías sociales y el mundo laboral.

En este contexto deprimido y cada día más enrabietado, Martín Seco nos advierte que el dogma que nos están vendiendo es una “mentira y una trampa” porque, según él, “quizás en ningún otro ámbito como en el de la Economía el lenguaje se ha convertido en un medio para camuflar e incluso distorsionar la realidad, construyendo un mundo artificial, irreal y falaz, alejado de las reglas de la lógica y orientado exclusivamente a garantizar y potenciar los intereses de las clases dominantes” (p. 12). Más que nunca, hoy día, piensa el autor, la Economía ha dejado de ser una ciencia para convertirse en una idolología o “juego de leguaje”. Esta trampa, sin ir más lejos, se advierte fácilmente en la intencionada confusión que introduce la presidenta de la Comunidad de Madrid entre lo público y lo privado para justificar las privatizaciones, en concreto, la del Canal de Isabel II. Se trata, según la Sra. Aguirre, de privatizar el canal para “devolverlo –hasta ahora empresa pública, y bien rentable por cierto- a los madrileños”. Se trata del mismo engaño que ese prócer del neoliberalismo más duro que es Aznar, cuando, después de haber privatizado todas las grandes empresas públicas, no tuvo ningún rubor en decir públicamente desde Menorca en 2001: “Ya no hay empresas públicas que manejar porque las hemos devuelto a la sociedad. Ya no hay monopolios que proteger, porque los hemos abierto a la competencia. Ya no hay muchas de las reglamentaciones que hace unos años hacían de los gobernantes verdaderos señores de los sectores económicos” (p. 205). Verdadera y descarada ceremonia de la confusión.

Tampoco la UE, construida a espaldas de la ciudadanía, se escapa al juicio crítico del autor: no se puede hablar románticamente de Europa sin advertir que, de lo que en realidad se trata, es de la unión de los mercaderes. Desde el Acta Única de 1989 que introdujo la libre circulación de capitales sin armonización en materia fiscal, social o laboral hasta Maastricht, que proyectó la Unión Monetaria con un banco central cercenado en competencias y sin armonización fiscal y presupuestaria, la Unión es más una ensalada de contradicciones y carencias que de la ciudadanía y de los pueblos. Y el engaño se continuó con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, donde ambos elementos han fallado estrepitosamente, y con el Sistema Monetario Europeo y la Unión Monetaria que ha entrampado gravemente a los países de la eurozona (p.152). En todo este proceso, fundamentalmente mercantil, con un Banco Central Europeo independiente del poder político, son los países centrales, la metrópoli, los que están empujando al resto, a las colonias, a la división y al desastre: “La canciller Merkel, afirma Martín Seco, pretende entronizar en Europa la dictadura alemana, y está imponiendo en todos los países de la Unión Monetaria una política económica radicalmente conservadora, solo comparable a la que defienden los neocom o el Tea Party en Estados Unidos” (p. 25). La actual Unión Monetaria es inviable y necesita un nuevo planteamiento.

En este contexto, Economía. Mentiras y trampas es un libro escrito en forma de diccionario. Mediante treinta y dos términos, relativos a otras tantas realidades de la disciplina económica, pretende desenmascarar “el discurso tramposo que domina hoy la economía, y que intenta dar gato por liebre” (p. 26). En un lenguaje sencillo y accesible, pero sin perder rigor, el autor quiere introducir en la economía, y a mi juicio lo consigue plenamente, aquella rara cortesía que Ortega exigía a la filosofía, la claridad.

La simple numeración de los conceptos económicos que se describen, de forma crítica, en esta obra puede darnos ya una idea de su actualidad y utilidad pedagógica. Son estos: agencias de calificación crediticia, balanzas fiscales, Banco Central Europeo, competitividad, copago sanitario, coste de oportunidad, Curva de Laffer, déficit público, empresa pública, entidades de tenencia de valores extranjeros, fondo privado de pensiones, gestión privada de la sanidad, globalización, impuesto sobre el Patrimonio, Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, inflación, Keynes, libre circulación de capitales, mercado de trabajo, Pacto de Estabilidad y Crecimiento, Pacto de Toledo, privatizaciones, Producto Interior Bruto, Sistema Monetario Europeo, Sistema Nacional de Salud, sistema público de pensiones, sociedad de inversión de capital variable, Tasa Tobin, tipo de cambio, Unión Europea, Unión Monetaria Europea.

Señalo, finalmente, dos impresiones que me han ido creciendo durante la lectura detenida de este libro que, en su conjunto, puede considerarse como el reverso o el “anticredo neoliberal”:

Me ha ido creciendo la indignación, en primer lugar, al ir avanzando en la lectura e ir constatando cómo, detrás de cada verdad, se esconde siempre una mentira. En esta especie de ansiedad depresiva, resulta alentador escuchar el consejo que, sobre la Economía, daba el economista keynesiano Galbraith: “si alguna vez un economista le pide a usted que acepte su punto de vista como si fuera el evangelio con el pretexto de que se basa en la erudición, no le crea una palabra” (p. 27). Cada una de las treinta y dos palabras que se recogen en este diccionario destapa una trampa; no puede usted seguir creyendo a pie juntillas lo que dicen los especialistas en ocultar la verdad con palabras esotéricas.

Y en segundo lugar, también me ha ido creciendo la gratitud hacia estos verdaderos profetas de la economía real que, como el autor de este libro, han asumido el compromiso ético de abrir los ojos a los ciegos en estas materias y de advertirnos de las trampas que nos van poniendo en el camino. Saben que se enfrentan con las solas armas de la palabra a toda la presión mediática que dominan quienes se están apoderando de los bienes y de la conciencia de unas masas anestesiadas bajo la trampa de las grandes y apocalípticas palabras. Estos alternativos en economía merecen todo nuestro reconocimiento. Pero como los profanos necesitamos también herramientas para mover los pies, esperamos y deseamos que los Martín Seco del momento completen su obra escribiendo otro diccionario para una economía alternativa.

CARTA ABIERTA DE MILIS THEODORAKIS Y MANOLIS GLEZOS EN DEFENSA DE GRECIA, LA DEMOCRACIA Y EUROPA

Varios Autores

Éxodo 112 (en.-feb) 2012
– Autor: Varios Autores –
 
En la acrópolis de Atenas se erigió en 1982 una lápida de bronce recordando el gesto de Manolis. El texto dice: “En la noche del 30 de mayo de 1941 los patriotas Manolis Glezos y Apostolos Sanda arrancaron la bandera de la ocupación nazi de la roca sagrada de la Acrópolis. Colocada por la Resistencia Nacional Unida 1941–1944 en 1982. Ahora, Manolis Glezos y Mikis Theodorakis, con el mismo espíritu de resistencia, han escrito la siguiente CARTA ABIERTA:

“En tiempos antiguos, la condonación por Solón de las deudas que obligaban a los pobres a ser esclavos de los ricos –la llamada reforma Seisachtheia– sentó las bases para la aparición, en la antigua Grecia, de las ideas de democracia, ciudadanía, política y Europa: los fundamentos de la cultura europea y mundial.

Luchando contra la clase de la riqueza, los ciudadanos de Atenas señalaron el camino para la constitución de Pericles y la filosofía política de Protágoras, quien dijo: “El hombre está muy por encima de todo el dinero”.

Hoy en día, los ricos están tratando de tomarse la venganza en la mentalidad humana: “Los mercados están muy por encima de todos los hombres” es el lema que nuestros líderes políticos abrazan gustosamente, aliados al demonio dinero como nuevos Faustos.

Un puñado de bancos internacionales, agencias de información, fondos de inversión, en una concentración mundial del capital financiero sin precedentes históricos, reivindican el poder en Europa y en todo el mundo y preparan la abolición de nuestros estados y nuestra democracia, con el arma de la deuda, para esclavizar la población de Europa, poniendo en el lugar de las imperfectas democracias que tenemos la dictadura del dinero y la banca, el poder del imperio totalitario de la globalización, cuyo centro político está fuera de la Europa continental a pesar de la presencia de poderosos bancos europeos en el corazón del imperio.

Comenzaron con Grecia, utilizados como cobayas para trasladarse a otros países de la periferia europea, y poco a poco hacia el centro. La esperanza de algunos países europeos para escapar eventualmente demuestra que los líderes europeos se enfrentan a un nuevo “fascismo financiero”, no haciéndolo mejor que cuando se enfrentaron a la amenaza de Hitler en el período de entreguerras.

No es una casualidad que una gran parte de los medios de comunicación controlados por el banco trate a los países de la periferia de Europa como “cerdos – pigs” y su campaña mediática, sádica y racista, vaya teñida de desprecio. Sus medios de comunicación no se dirigen sólo contra los griegos, sino también contra la herencia griega y la antigua civilización griega. Esta opción muestra los objetivos profundos y ocultos de la ideología y de los valores del capital financiero, promotor de un capitalismo de destrucción.

El intento de los medios de comunicación alemanes de humillar símbolos, como la Acrópolis o la Venus de Milo, monumentos que fueron respetados incluso por los oficiales de Hitler, no es sino una expresión del profundo desprecio de los banqueros que controlan los medios de comunicación, ya no tanto contra los griegos, sino sobre todo contra las ideas de libertad y democracia que nacieron en este país.

El monstruo financiero ha producido cuatro décadas de exención de impuestos para el capital, todo tipo de “liberalización del mercado”, una desregulación amplia, la abolición de todas las barreras a los flujos financieros y las especulaciones, los constantes ataques contra el Estado, la compra de partidos y medios de comunicación, la apropiación del excedente por un puñado de vampiros: los bancos mundiales de Wall Street. Ahora bien, este monstruo, un verdadero “Estado tras los Estados”, parece preparado para asestar un “golpe de Estado permanente” financiero y político, y para más de cuatro décadas.

Frente al ataque, las fuerzas políticas de derecha política y la socialdemocracia parecen comprometidas después de décadas de entreguismo al capitalismo financiero, cuyos centros más grandes están fuera de Europa. Por otro lado, los sindicatos y los movimientos sociales aún no están lo suficientemente fuertes como para bloquear el ataque de manera decisiva como lo hicieron muchas veces en el pasado. El nuevo totalitarismo financiero busca aprovechar esta situación para imponer condiciones irreversibles en toda Europa.

Hoy, es tan necesario como urgente la coordinación inmediata y transfronteriza de los intelectuales, las gentes de las artes y las letras, los movimientos espontáneos, las fuerzas sociales y las personalidades que comprenden la importancia del reto; necesitamos crear un frente de resistencia potente contra “el imperio totalitario de la mundialización” que está en marcha, antes de que sea demasiado tarde.

Europa solo puede sobrevivir si presenta una respuesta unida contra los mercados, un reto mayor que el de ellos, un nuevo “New Deal” europeo.

Debemos detener de inmediato el ataque contra Grecia y los otros países de la UE en la periferia, hay que poner fin a esta política irresponsable y criminal de austeridad y privatización, que condujo directamente a una crisis peor que la de 1929.

Las deudas públicas deben ser reestructuradas de forma radical en la Eurozona, especialmente a expensas de los gigantes de la banca privada. Los bancos deben volver a ser evaluados y la financiación de la economía europea debe estar bajo control social, nacional y europeo. No es posible dejar la llave financiera de Europa en manos de los bancos, como Goldman Sachs, JP Morgan, UBS, Deutsche Bank, etc. Hay que prohibir los excesos incontrolados financieros que son la columna vertebral de capitalismo financiero destructivo y crear un verdadero desarrollo económico en lugar de ganancias especulativas.

La arquitectura actual, basada en el Tratado de Maastricht y las reglas de la OMC, ha instalado una máquina en Europa para fabricar deuda. Necesitamos un cambio radical de todos los tratados, la sumisión del BCE al control político de la población europea, una “regla de oro” para un mínimo del nivel social, fiscal y medioambiental de Europa. Necesitamos urgentemente un cambio de paradigma, un retorno al estímulo de crecimiento a través de la demanda de nuevos programas de inversión europeos, las nuevas regulaciones, los impuestos y el control del capital internacional e instalación de flujos, una nueva forma de proteccionismo suave y razonable en una Europa independiente sería protagonista en la lucha por un mundo multipolar, democrático, ecológico y social.

Llamamos a las fuerzas y personas que comparten estas ideas a convergir en un amplio frente de acción europea lo antes posible, para producir un programa de transición de Europa, para coordinar nuestra acción internacional, con el fin de movilizar a las fuerzas del movimiento popular, para revertir el actual equilibrio de fuerzas y derrotar a los líderes actuales históricamente irresponsables de nuestros países, con el fin de salvar a nuestro pueblo y a nuestra sociedad antes de que sea demasiado tarde para Europa.”